Pemex es de los mexicanos

0
132

¿Cómo es posible concebir que una joven reportera, Ana Lilia Pérez, haya escrito cinco libros acerca del fenómeno del huachicoleo en México y que las autoridades no hayan hecho ni lo más mínimo por combatir y erradicar este atroz daño a la nación? Créanme que no importa mi preferencia partidista, yo me asumo en la urgencia de que quienes han incurrido en delitos tan graves contra los bienes de los mexicanos, no importa si se trata de altos funcionarios o del conductor de la pipa de huachicol, todos deben enfrentar y pagar por sus crímenes. Aquí lo grave es cómo el ejecutivo encabezado por Andrés Manuel López Obrador ha realizado una estrategia fallida a este mal, y ha abierto las puertas a males peores tras el operativo.

Se calcula, de acuerdo a las cifras que la propia escritora da, que el robo a PEMEX es de doscientos millones de pesos diarios, lo que suma 73 mil millones de pesosal año. Esta aberrante corrupción dentro de PEMEX y de los implicados, incluso los expresidentes de México merece un justo castigo, de eso no hay duda, lo que se vuelve vergonzante es que AMLO hubiera aplicado este operativo con tantas deficiencias, con lo que a una semana del desabasto de gasolina, se tengan consecuencias millonarias y afectaciones a toda la industria empresarial y a la vida diaria de millones de mexicanos.

Sin duda López Obrador con esta estrategia mal planeada se ha disparado a los propios píes y hoy sus índices de popularidad se han revertido y peor aún, se ésta viviendo una polarización entre quienes defienden la estrategia y su aplicación, versus quienes nos volvemos en indeseables o apatridas por manifestar nuestra inconformidad o porque hemos ido señalando las claras faltas de orden y estrategia para acompañar la vida diaria de los ciudadanos ante la falta de gasolina para las industrias y para todas as personas. Me apena decir: ¡se los dije! advertí de cómo hemos creado un ídolo del ejecutivo actual, y de cómo esta estrategia contra el huachicol es ya una muestra incluso internacional, del apocalipsis que viviremos ante la escasez de energéticos en un futuro nada lejano. Es triste constatarlo pero lo dije y lo repito: “lo que mal inicia, mal acaba” y esta estrategia de detención al robo de combustibles indigna porque no la llevaron a cabo desde hace veinte años, pero aterra que este sea un tigre que mal contenido está generando que la cura dañe más que la propia enfermedad! ¿a dónde nos llevará todo esto? ¿Usted ya lo vio? yo no,¡dejémoslo al tiempo! ¿Cómo es posible concebir que una joven reportera, Ana Lilia Pérez, haya escrito cinco libros acerca del fenómeno del huachicoleo en México y que las autoridades no hayan hecho ni lo más mínimo por combatir y erradicar este atroz daño a la nación? Créanme que no importa mi preferencia partidista, yo me asumo en la urgencia de que quienes han incurrido en delitos tan graves contra los bienes de los mexicanos, no importa si se trata de altos funcionarios o del conductor de la pipa de huachicol, todos deben enfrentar y pagar por sus crímenes. Aquí lo grave es cómo el ejecutivo encabezado por Andrés Manuel López Obrador ha realizado una estrategia fallida a este mal, y ha abierto las puertas a males peores tras el operativo.  Se calcula, de acuerdo a las cifras que la propia escritora da, que el robo a PEMEX es de doscientos millones de pesos diarios, lo que suma 73 mil millones de pesosal año. Esta aberrante corrupción dentro de PEMEX y de los implicados, incluso los expresidentes de México merece un justo castigo, de eso no hay duda, lo que se vuelve vergonzante es que AMLO hubiera aplicado este operativo con tantas deficiencias, con lo que a una semana del desabasto de gasolina, se tengan consecuencias millonarias y afectaciones a toda la industria empresarial y a la vida diaria de millones de mexicanos.