Escasez de gasolina dejó pérdida de 24 mmdp; descartan alza en inflación

0
215
  • El grupo financiero CitiBanamex calificó la situación como la “primera gran crisis” del gobierno de López Obrador
  • Pese a la situación, la calificadora Merrill Lynch descartó que la situación provocara afectaciones mayores a la economía nacional o a la inflación

La escasez de gasolinas en México de las últimas semanas es la “la primera gran crisis” del  gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues como consecuencia ha generado pérdidas por casi 24 mil millones de pesos, estimó el banco CitiBanamex.

Los analistas de esta institución financiera opinan que los costos de cambiar a una forma menos eficiente de transporte de combustible exceden los beneficios que destaca el Gobierno federal en sus estimaciones sobre los ahorros que aportará a la economía nacional el evitar el robo de combustible.

Desde la perspectiva de los expertos de CitiBanamex, la medida representa un choque de oferta a escala macroeconómica, con impacto en la actividad productiva. Incluso, aunque en los próximos días se normalice el abasto de combustible en el país, estiman que habrá una pérdida bruta de 39 mil millones de pesos en el Producto Interno Bruto (PIB).

A cambio, calculan que a fines de este mes habrá recuperación de recursos por 13 mil millones y otros 3 mil millones para el mes de febrero, como parte del efecto de rebote. En total, la pérdida neta en la economía mexicana será por 23 mil 600 millones de pesos, equivalentes al 0.1 por ciento del PIB, señaló la institución en un comunicado titulado «México, interrumpido”.

Estos recursos equivalen casi la totalidad del presupuesto aprobado para instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que fue de 24 mil 765 millones de pesos para 2019; o para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), por 22 mil 576 millones para 2019.

Finalmente, advierten que los costos de eficiencia y los impactos macroeconómicos se intensificarán si tarda en reestablecerse la normalidad en el abasto de combustible hasta alcanzar un 0.3 por ciento del PIB si la situación se prolongara a 45 días, es decir, la pérdida sería de más de 60 mil millones de pesos.

“Aun cuando elogiamos la resolución del gobierno para combatir el problema de robo de combustibles, los efectos secundarios de su estrategia pueden ser sustanciales”, concluye el documento.

Descartan mayor inflación por el desabasto

Por su parte, el Banco de América-Merrill Lynch descartó afectaciones mayores a la economía nacional o en la inflación, por lo que celebró las medidas implementadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá de la institución internacional, aseguró que esta medida no provocará cambios negativos en la calificación crediticia del país y aplaudió el combate al hurto de hidrocarburos, porque es un paso en la dirección correcta para fortalecer el estado de derecho.

“Parece que están mejorando las condiciones de abasto de gasolinas. Entonces, el impacto económico será menor. A lo mejor veremos que los precios de unos bienes agrícolas podrían subir un poco, y por ahí una desaceleración en el consumo en los estados que se vieron afectados, pero no estimamos una afectación mayor ni a la economía ni a la inflación”, mencionó.

Lo mismo declaró Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y respaldó la estrategia del gobierno contra el robo de combustible.

“El desabasto de gasolina es una de las consecuencias de un acto todavía más profundo: el robo de combustible a gran escala que se estaba produciendo en México. No es robo pequeño. Estamos hablando de que el hurto se estaba dando en refinerías, en centrales productivas. El robo de combustible en el país es muy profundo, muy grave y ha atendado seriamente contra una de las empresas del país, Pemex”, explicó.

Por su parte, José Manuel López, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), aseguró que el sector tiene registradas pérdidas por 5 mil millones de pesos por esta situación y que las entidades más afectadas son: Estado de México, Guanajuato, Michoacán, Querétaro y Ciudad de México.

Sin embargo, aseguró que no tienen reportes de alza de precios ni falta de mercancías, comentó que por todo el tiempo que dure el desabasto de gasolinas la economía del país lo resentirá con una baja de una décima del producto interno bruto (PIB) o 18 mil millones de pesos por costos indirectos, de acuerdo a estimaciones del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) descartó que este mes se registre un crecimiento económico negativo en el país, como consecuencia del desabasto de gasolinas.

“Para que en enero se diera una cifra negativa en la actividad económica, en los siguientes 15 días tendríamos que ver una crisis muy generalizada, pero eso no lo observamos. Si bien el Bajío está muy afectado, estados del norte y sur del país no han tenido problemas. En la inflación puede haber impactos temporales, pero no críticos, aseveró Federico Rubli Kaiser, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.