¿Mando civil?

1
253

Los miedos de la militarización del país son acallados por los propios militares. A diferencia de otros servidores públicos, los solados de tierra, mar y aire comprenden objetivamente lo que es la lealtad institucional, y lo comprenden porque lo viven y sin ella este país sería un caos; sin embargo, los riesgos son muchos.

El país necesita un frente contra la delincuencia que el proyecto de Guardia Nacional puede dar. La controversia siempre es el poder que los militares pueden obtener si se les da manga ancha. La realidad es que el poder existe, pero siempre ha sido en favor de la gente y eso es precisamente lo que algunos no quieren comprender.

México no necesita más encono y eso los militares lo tienen claro. Este país lo que necesita son soluciones y no serán las fuerzas armadas quienes las frenen; al contrario, ahora se requiere encontrar la forma de responder a las amenazas que México enfrenta y la creación de una respuesta a la seguridad intermedia encontró obstáculos por la anacrónica idea de que el país se puede militarizar.

Se insiste en que un mando militar en la Guardia Nacional no produce un riesgo para el país. La responsabilidad que el presidente López Obrador les da a los militares es directamente proporcional al nivel de confianza que les brinda y de ello se desprende que sí es necesario para efectos políticos que sea un civil el que esté al frente, entonces que así sea.

Todos quienes conforman las fuerzas armadas saben que sus mandos no se equivocan. Los militares tienen claro cuáles son las amenazas que este país enfrenta. Lo que sigue es que verdaderamente haya una respuesta para la gente no importando quien tenga el mando, en este caso de la Guardia Nacional.

Todo lo anterior calla la voces que insisten en el riesgo de darle todo el poder a los militares. Lo que sigue son las acciones efectivas. Para el Presidente de México y comandante supremo de las fuerzas armadas el reto es mayor, ya que la seguridad sigue y seguirá siendo la principal demanda ciudadana, aun y a pesar de algunos insistan que el camino no es con la tutela militar.

Lo que sigue llamando la atención es que quienes insisten en que el camino para encontrar las garantías para que la gente pueda estar tranquila no proponen absolutamente nada para que suceda y su única demanda es que los militares no estén involucrados.

En este espacio hemos insistido sobre lo que pasaría en México si solamente un día nuestro país no tuviera soldados resolviendo tantas necesidades. Cada vez más sectores en este país se suman a la realidad de que los militares no van a rehuir de sus responsabilidades. En la realidad, el problema es que los grupos criminales podrán seguir viviendo las mieles que la impunidad les brinda si no se les responde de una manera diferente. La Guardia Nacional, bajo una tutela militar, por supuesto que es el mejor escenario.

Quizá lo que vale la pena es permitir que quien propone algo diferente a la acción militar pruebe que funciona. Si no es así, entonces que sean los militares quienes lo resuelvan.

jibarrolas@hotmail.com 

@elibarrola

www.cadenademando.com

1 COMENTARIO

  1. Estimado Juan, muy interesante su planteamiento. Ayudaría mucho que nos pudiera explicar específicamente cuál es la diferencia entre un mando civil y un mando militar para la Guardia Nacional, porqué los anti Amlo insisten en rechazar la Guardia Nacional, y sobre todo que tenga un mando militar. Todos la rechazan pero no dicen específicamente porqué.
    Saludos!