El robo de combustible desde el Gobierno

0
110

El nuevo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio en el clavo: “El robo de gasolinas se permitía desde el gobierno y con complicidad al interior de Pemex.”

Aunque no descubrió el hilo negro. Tal robo prácticamente institucionalizado era un secreto a voces. Ninguna modalidad de crimen organizado crece desmesuradamente sin la complicidad del gobierno, de las propias instituciones.

¿O ha sido imaginación de los mexicanos? ¿O AMLO lo dice porque emana de un partido distinto al PRI y al PAN? ¿O lo dice porque siendo de origen priista sabe cómo se mueven las mafias internas? ¿O su equipo en el Gobierno Federal que ahora encabeza está dando prontos resultados?

Y no faltará quien considere que la existencia de dos bandas (o más) en la lucha contra el huachicol interno; una batalla similar a la vista sexenio tras sexenio a nivel de grupos organizados en la siembra y compra de estupefacientes.

En fin, sabrá Dios, los involucrados y quienes investigan.

Pero el presidente López Obrador afirma lo siguiente: “Cómo va a ser huachicoleo si estamos hablando que hace 30 días se robaban más de mil pipas diarias de 15 mil litros, había una actitud de complicidad plena al interior de Pemex y eso es lo que estamos corrigiendo”.

Claro, no es ordeña en tomas clandestinas, sino robo de combustible en pipas. Y este robo, dijo “se permitía desde el gobierno” y “se contabilizaba en Hacienda”. Ups.

Para más precisión, puntualizó que es sentido común: «En el gobierno se manejaba todo el sistema de conducción y transportación de las gasolinas, ahí es donde se ven los monitores y cómo van los ductos, se advierte su flujo y la presión, cuando no hay es porque lo están desviando a redes paralelas que se crearon con ese propósito…”

Vaya. Entonces, no solamente estarían involucrados funcionarios y trabajadores de Pemex, ¿sino también de otras dependencias del Gobierno Federal? ¿Y lo sabía el Presidente de México en turno?

Dudas: ¿Y cómo y cuándo empezó el robo “institucional” de combustibles, digamos el huachicol interno? ¿En algún sexenio priista o panista? ¿Y el PAN le tuvo que entrar al negocio del PRI? ¿O el PRI al del PAN? ¿Y ahora Morena no quiere entrarle?

Más dudas: ¿Y a dónde va a parar el dinero producto del robo de combustibles que “se permitía desde el gobierno y con complicidad al interior de Pemex”? ¿Solamente al bolsillo de los integrantes de las bandas? ¿O también al bolsillo de los cómplices internos?

Una duda deriva en otras: Funcionarios y trabajadores de Pemex y aquellos que desde el gobierno se hacían de la vista gorda, ¿eran simplemente cómplices? ¿Y los peces gordos de dónde proviene; es decir, los jefes de las bandas?

El robo a la Nación vía combustibles y demás, ¿será el verdadero motivo de las cruentas contiendas electorales en el país?  Por cierto, ¿cuántas campañas electorales han sido financiadas con las ganancias generadas con el robo de combustibles?

El Instituto Nacional Electoral (INE) solamente fiscaliza los recursos provenientes del financiamiento público y privado reportado. Pero, con sus excepciones, los partidos políticos y candidatos gastan a manos llenas sin que la autoridad electoral pueda hacer algo por frenarlo.

¿De dónde sacarán tanto dinero? ¿Ha sido la excepción Morena?

En fin, retomando el tema, es probable que en la crisis de combustible vista la última semana en una región del país, se centre la presión al presidente López Obrador para desanimarlo en su propósito de combatir el robo de hidrocarburo desde las mismas entrañas de Pemex y del gobierno.

Y debe ser un combate total, no solamente de reducción. Porque la reducción tiende a expandirse con la complicidad interna, y los morenistas tampoco son clones de la Madre Teresa de Calculta para mantenerse al margen de las tentaciones.

Lo que también sería interesante saber es ¿cuántos políticos han amasado fortunas con el robo de hidrocarburos desde Pemex y permitiéndolo el mismo gobierno? ¿Cuántos estados registran la mayor incidencia? ¿Hay ex gobernadores y gobernadores involucrados? ¿Ex Secretarios de Hacienda?

En fin, a ver en qué termina esta lucha de AMLO, que si es verdadera puede llegar al fondo del problema, antes de que esta modalidad del crimen organizado compre su silencio o haga callar a políticos y funcionarios de la “Cuarta Transformación”.

¿Tendrá infiltrados? Pues debería revisar quiénes son sus servidores públicos y quiénes son los representantes populares emanados de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Correo: rosyrama@hotmail.com