Tabasco de cabeza

0
221

Una decena de bloqueos en puntos neurálgicos de Villahermosa provocaron la mayor anarquía que se recuerde en Tabasco. La jornada de miedo que se respiró este jueves no empezó con el día, pues desde una noche antes en grupos de Whatsapp se estuvo repartiendo una fake news sobre la paralización del servicio de agua potable en todo el estado, por una protesta de trabajadores del área.

Moría el miércoles cuando comenzaron a circular mensajes que advertían que al día siguiente prácticamente ardería Tabasco: maestros y trabajadores de la Secretaría de Salud iban a sitiar todas las entradas a la capital.

Acaso el mensaje que más miedo causó fue el que aseguraba que agentes de la Fiscalía General y de la Secretaría de Seguridad Pública se iban a unir a la movilización en demanda de pagos atrasados.

Ya en las primeras horas de ayer se estaba diciendo en redes sociales que si no se tenía nada qué hacer en las calles, se evitarás salir porque la capital sería un infierno.

La toma de Villahermosa no se dio, pero sí se registraron ocho cierres de calles y avenidas que trastocaron la paz navideña.

La logística de los inconformes fue precisa: los lugares que asfixiaron se escogieron matemáticamente para potencializar la protesta.

El cierre del puente Los Monos, en la salida hacia Veracruz, le dio alcance nacional al movimiento contra el gobernador Arturo Núñez Jiménez.

Y para que los automovilistas no pudieran burlar ese punto, se mandó a taponar el entronque hacia La Isla, de tal manera la circulación hacia el centro del país prácticamente quedó detenida.

Con la obstrucción en el cruce del malecón Carlos A. Madrazo y la avenida Ruiz Cortines, por arriba y por abajo, se afectó a quienes iban al aeropuerto internacional y a Macuspana.

A la quinta Grijalva, la residencia oficial del gobernador, también la alcanzó la manifestación, pues fue bloqueada la calle Plutarco Elías Calles.

Un ruidoso contingente de maestros de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) atascó la confluencia de las avenidas Universidad y Ruiz Cortines,  estrangulando la salida hacia Nacajuca y Frontera.

Para estorbar la llegada al primer cuadro de la ciudad, se atrancó la confluencia de Paseo Tabasco con la avenida Javier Mina.

Pero fue el tapón del Centro Administrativo de Tabasco 2000 donde se puso más interés: ahí la protesta estaba a cargo de jubilados y pensionados del ISSET, que con su caminar lerdo, como perdonando el tiempo, llamaban la atención por sacar juventud de su pasado.

La anarquía de ayer fue acompaña con una jornada de desinformación provocada por mensajes en redes sociales que aseguraban que el mandatario y su esposa Martha Lilia López Aguilera habían huido en un vuelo privado a la Ciudad de México.

La fake news incluso era editorializada por gente de medios que consideraban que era “una cobardía” abandonar el barco antes de que se hundiera.

Periodistas y políticos compartieron el texto con fotos de un avión supuestamente despegando del aeropuerto de Villahermosa.

Los mismos actores difundieron imágenes de camiones de empresas de valores estacionados en la Secretaría de Finanzas para llevarse el efectivo a un lugar que solo conocían el encargado de la dependencia, Amet Ramos, y Núñez.

Otros mensajes más por Facebook y Twitter hacían un llamado a los tabasqueños para que, si sabían, dijeran dónde estaba el jefe del Ejecutivo y su tesorero para que los ciudadanos fueran a buscarlo.

@RodulfoReyes

Compartir