México ya vivía una amnistía de facto, no es algo nuevo: ONG

0
114
  • Asociación critica discurso de López Obrador y asegura que representa sólo la continuidad de una línea de impunidad.
  • La falta de recursos para la fiscalía y déficit en procesos han sido los principales problemas para enfrentar la corrupción.

Ante el discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, sobre el “borrón y cuenta nueva” sobre los delitos de corrupción en el pasado, dicha política no sólo es hiriente a la sociedad, sino representa la continuidad al ineficaz trabajo judicial para castigar este delito, como se ha visto por décadas. En otras palabras, en México ya se vive una amnistía de facto.

De acuerdo a Adriana Greaves, cofundadora de TOJIL, una asociación civil de combate a la impunidad, “se necesita que se castigue y se repare el daño que causan los actos de corrupción en el país”, mismos que son un triste referente.

De ahí que México ocupa el lugar 135 de 180 países en temas de corrupción, con una puntuación de 29 de 100 posibles. Es decir, es el peor país del grupo de los G20, por debajo de Brasil y Argentina.

“(Por eso) Nosotros no estamos de acuerdo con el pronunciamiento del Presidente, porque se nos hace contradictorio que diga que quiere erradicar la impunidad y corrupción, pero fija este planteamiento”, mencionó.

“Él está diciendo a quién le va a aplicar la ley; arbitrariamente está decidiendo a quién va a perseguir y sancionar, pero no le corresponde decidir el perdón. Eso le corresponde a sistema de justicia”, arremetió Greaves Muñoz, quien en 2015 colaboró en la implementación del sistema procesal penal acusatorio y oral dentro de la Procuraduría General de la República.

“Hemos vivido una ‘amnistía’ de facto. Ya se mostró que no ha funcionado, ese borrón y cuenta es lo que hemos vivido por años, donde no se ha castigado a nadie. Hay que trabajar en algo nuevo. Ante delitos complejos, hay que dotar a la fiscalía de herramientas para desmantelar las redes de corrupción”, sentenció.

Pese a la crítica, Adriana Greaves subraya que organizaciones como TOFIL están listas para dar batalla en el plano legal, pero también fortalecer las herramientas judiciales para combatir grandes actos de corrupción, como el de Javier Duarte durante su gobierno en Veracruz.

De ahí que el primer paso para ayudar al combate a la corrupción es lograr la representación de la sociedad para juicios por este delito, es decir, en calidad de víctima, papel que el próximo 20 de diciembre un Juez Federal determinará.

“Aunque tenemos la esperanza de una resolución favorable, si se nos negara, sólo sería un paso más en este camino contra la corrupción, incluso, buscaríamos llegar hasta al Suprema Corte”, sentenció.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here