Análisis semanal: 10 de diciembre

0
305

La declaración que resume la primera semana del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es la que señala “ya tengo las riendas del poder”.

Luego de la toma de posesión, los temas que marcaron los primeros 7 días de la nueva administración tienen que ver con la manera en que busca hacer realidad algunos puntos de su programa, aunque con esto se genere una polémica que consideramos innecesaria: la designación de Paco Ignacio Taibo II como encargado de despacho, el rechazo de parte de los tenedores de bonos del aeropuerto a la recompra propuesto por la nueva administración y la negociación con los gobernadores para que los superdelegados no tengan que ver con los temas de inseguridad.

A pesar de lo anterior, con nuevos estilos a la hora de gobernar, López Obrador busca concretar una agenda que se apoya más en sus deseos y la fuerza de la propaganda que lo impulsa, que en una racionalidad que le permita sacar adelante sus propuestas.

El tema del aeropuerto ilustra muy bien este punto. Denunciado durante la campaña como una obra contaminada por la corrupción, la promesa fue cancelar la obra, a pesar de la contradicción de evadir limpiar al proyecto de irregularidades y de una de las principales promesas rumbo a las elecciones de julio pasado: acabar con la corrupción.

Pero en lugar de analizar el proyecto, de denunciar con nombre y apellido a los contratistas que se vieron involucrados en actos de corrupción –a quienes, en realidad, se les prometió que ocuparán un lugar en el proyecto de Santa Lucia–, se procedió a una consulta en la que participaron un millón de personas para validar la cancelación de la obra, la cual no ha parado pues se tiene el problema de los bonos que se colocaron en mercados internacionales para financiarla y ante los cuales se puede enfrentar un problema legal si se cancela el proyecto.

Es decir, el camino sencillo era limpiar todo lo relacionado con el aeropuerto en Texcoco, como muestra del combate a la corrupción, en lugar de llevar a cabo una consulta ampliamente cuestionada y de dudosa legalidad, para meterse en un problema financiero y legal para impulsar una opción que los especialistas ven como poco viable y que no resolverá el problema, así seguiremos con la saturación del espacio aéreo en la capital del país.

El tema de los superdelegados va por la misma vía y promete más enfrentamientos con los titulares de los gobiernos estatales, sin mencionar las demandas que ha provocado la ley de remuneraciones.

En resumen, el nuevo gobierno empieza con polémicas y enfrentamientos que podrían marcar su destino final.

El meme de la semana

La imagen de la semana

Por orden del INAI, la PGR da a conocer el video sin edición del momento del asesinato de Luis Donaldo Colosio.

El curioso caso de los bots lopezobradoristas

Si durante la campaña electoral fue llamativa la presencia de usuarios en redes sociales que buscaban enfrentar a los críticos del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, ahora que empieza el gobierno de López Obrador sigue la tendencia.

De nueva cuenta surgen usuarios que insultan a quienes publican algo negativo del presidente de la república. Se trata de cuentas con pocos seguidores, creadas –en muchos casos– hace 5 o 10 años y que no han tenido mucha actividad, las que repentinamente vuelven a la vida y empiezan a calificar de chayoteros a los críticos del lopezobradorismo, además de seguir una línea de discurso común: aseguran que el autor no criticó igual a Peña Nieto, al PAN o al PRI, lo que demuestra que se trata de la reedición de un movimiento en defensa del actual titular del ejecutivo.

La pregunta es si ya se les acabó la imaginación a quienes están detrás de esta estrategia, pues repetir las acciones realizadas en la campaña no parece ser buena idea, a menos que vean que existe el riesgo de que el tabasqueño pierda puntos en la aceptación ciudadana y por eso la necesidad de acallar las voces contrarias, magnificando el discurso oficial.

@LosPinos_mx