AMLO no logra disminuir la turbulencia política y financiera

0
277

A 3 días de asumir el poder, a Andrés Manuel López Obrador le brotan por todos lados los problemas y las inconformidades.

No es ya sólo el derrumbe de la Bolsa de Valores por anuncios suyos como lo del Aeropuerto, sino por las iniciativas de sus aliados en el Congreso.

A eso ya se suman voces y análisis del exterior como los de las más influyentes calificadoras y los diarios financieros más importantes como The Wall Street Journal y The Financial Times, quienes hablan de la reorientación de inversiones fuera de México debido a la pérdida de confianza en el gobierno entrante.

En lo interno López Obrador ve crecer la rebeldía de los gobernadores, algunos de los cuales ya anunciaron que podrían salirse de la Coordinación Fiscal y que rechazarán a los superdelegados.

A esto se suma la decisión de los partidos de oposición -PAN, PRI, PVEM y MC-, cuyas dirigencias han adelantado que junto con sus gobernadores van a interponer recursos de inconstitucionalidad contra la creación de la figura de superdelegados.

Y por si todo lo anterior no fuese suficiente, los alcaldes de todo el país sumados a la Conferencia Nacional de Municipios de México, han denunciado que por más que han pedido ser recibidos y escuchados por el presidente electo, este atiende y dialoga a todos los que se le acercan, menos con ellos.

No entienden por qué AMLO simplemente los ha ignorado durante 5 meses cuando son la primera línea de contacto del Gobierno con los ciudadanos a los que el tabasqueño dice amar y por quienes dice morir.

A la cadena de inconformidades se suma la de los empresarios y dueños del capital que representa el combativo Gustavo de Hoyos presidente de Coparmex, quien ayer salió de nuevo a pedirle a AMLO dejar de hacer anuncios y declaraciones que sólo provocan distorsiones.

Duro, sin matices, De Hoyos acusa a López Obrador de traicionar a quienes votaron por él por tomar decisiones contra el desarrollo de México.

Ayer, en conferencia de prensa, el dirigente empresarial le pidió a AMLO que se contenga y acote a los suyos porque decisiones como cancelar la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional, o lo de presentar iniciativas como la de cancelar comisiones bancarias, o la que pretende regresarle el control de las Afores al Gobierno, provocan incendios que luego requieren de bomberazos innecesarios.

MAGISTRADOS Y JUECES EN LA PELEA

En este contexto de confrontación e incertidumbre, el diario Milenio rescató ayer una información de hace ya varias semanas atrás en la que se advierte que la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federaciónprepara un recurso de Garantías a fin de que el propio Poder Judicial actúe contra reformas inconstitucionales que apruebe la mayoría de Morena en el Senado y la Cámara de Diputados.

Por supuesto que la primera revisión judicial sería sobre la constitucionalidad de la malhecha Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos. Como se recordará esta Ley fue aprobada al vapor luego de rescatar una iniciativa aprobada 10 años atrás por el Senado y que se había mantenido en los archivos de la Cámara de Diputados.

Informaciones surgidas del Poder Judicial, indican que el propio presidente de la Suprema Corte de Justicia, el ministro Luis María Aguilar Morales, sería quien está detrás del movimiento de magistrados y jueces en contra de las acciones de AMLO y sus aliados.

El tema es simple: López Obrador no solo será un presidente muy poderoso sino que domina absolutamente al poder legislativo.

Eso deja al poder judicial absolutamente acorralado.

Si los ministros y jueces no dan la pelea, estarían rindiéndose se antemano ante el poder absoluto de un solo hombre. México estaría regresando a la época del presidencialismo de los 50.

Quienes saben del movimiento interno, indican que el Poder Judicial no busca defender salarios altos, sino su independencia.

Por lo pronto ya han elaborado una “demanda de amparo modelo” para anular reformas del Congreso que puedan afectar la autonomía del Poder Judicial.

La contienda inicial será contra la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos que es contraria a la Constitución y a varios tratados y convenciones internacionales firmados por México.

“Éste es el inicio de una defensa integral que se desarrollará estrictamente dentro de los cauces legales que ofrece nuestro orden jurídico, frente a un conjunto de iniciativas que desconocen la autonomía constitucional del Poder Judicial de la Federación, que pretende establecer una intromisión indebida y sistemática en el funcionamiento de un órgano independiente en franca contravención al principio de división de poderes.

“Estas leyes e iniciativas se han acompañado de una corriente generalizada de descrédito al Poder Judicial de la Federación y a todos los juzgadores que no corresponde a la realidad y podría afectar la confianza y credibilidad ciudadanas en la administración de justicia con graves daños a la estabilidad social”, se señala en un documento interno.

En esta misma línea la Comisión Nacional de Derechos Humanos que preside Luis Raúl González Pérez ya presentó su propio recurso ante la Suprema Corte, por considerar que la mencionada ley es inconstitucional.

Todo lo anterior se suma a una demanda presentada por la magistrada del Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Décimo Segundo Circuito, Sonia Rojas Castro, en contra del recorte de su salario.

Esta demanda fue aceptada por un juez federal el pasado 22 de noviembre junto con una sentencia provisional para que no se le reduzca el sueldo. El asunto ya está en manos de los ministros de la Suprema Corte quienes el lunes pasado aceptaron a trámite un recurso de anticonstitucionalidad en contra de la ley que impide que los funcionarios ganen más que el presidente

El ministro Alberto Pérez Dayán será el encargado de analizar el caso y presentará un proyecto de sentencia que será votado en el pleno de la Suprema Corte.

Es decir, el pleito entre poderes va.

AMLO Y MONREAL PIDEN CALMA

En este contexto, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador salió a decir que ni promoverá expropiaciones ni dictará aumentos de impuestos.

A su vez el coordinador de los senadores de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política Ricardo Monreal, desechó la amenaza de su compañero Félix Salgado Macedonioquien insiste en querer desconocer poderes en estados donde los gobernadores no acepten a los llamados superdelegados.

Y convocó a los inversionistas y analistas financieros a esperar a que llegue el nuevo gobierno para que se den cuenta que no habrá decisiones que vayan contra la macroeconomía.

Consideró que las inquietudes expresadas por algunos son naturales frente a un nuevo régimen, pero no determinantes.

“… que no los asusten con el petate del muerto, porque de lo contrario, entonces no haríamos nada para no molestar ni perturbar la acumulación de riqueza de estos grupos económicos.

“Tendríamos que estar callados totalmente para que no se molesten y para que no influya en sus ganancias ningún acto de autoridad o propuesta que hagamos.

“Sería la inacción permanente del Grupo Parlamentario y de la Cámara de Senadores o del Congreso de la Unión y en eso no estamos dispuestos a ceder”, indicó.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa