Gobierno saliente dejará 5 megaobras sin terminar en la CDMX

0
525
  • Las más relevantes son la ampliación de la línea 12 del Metro y concluir el Tren Interurbano México-Toluca
  • Los principales motivos de los retrasos son el incumplimiento del gobierno federal en la transferencia de recursos y las protestas vecinales ante las obras

Al menos cinco obras que inició la actual administración y para las cuales se estipuló una inversión de 29 mil 512.4 millones de pesos, quedarán inconclusas por falta de recursos federales o la oposición vecinal a su ejecución.

Dichas obras son: Las ampliaciones de las líneas 12 del Metro y 5 del Metrobús, la construcción del Tramo III del Tren Interurbano México-Toluca, el Hospital de Cuajimalpa, así como el Museo Interactivo Infantil de Iztapalapa.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) de la Ciudad, para la ampliación de la Línea 12 que irá de Mixcoac a Observatorio, se estipularon 9 mil 469 millones 821 mil 266 pesos. Los recursos federales para ejecutar la obra debieron transferirse en diferentes partidas desde el 2013. Sin embargo, solo se han recibido 5 mil 527 millones. Mientras que en 2018 sólo llegaron 2 mil 200 millones de pesos se reintegraron a la Federación.

Al respecto, el titular de la Sobse, Gerardo Báez, explicó en entrevista con El Universal que se han avanzado casi 2 mil metros de túneles de 3 mil que considera la ampliación, en la primera etapa que contempla el proyecto y que comunicará Observatorio  con la nueva estación, Álvaro Obregón.

Además del retraso en la entrega de recursos también hubo problemas para la liberación del derecho de vía, pues se deben adquirir 54 inmuebles. Además, la rehabilitación de la Línea 12 por errores en la ejecución del proyecto obligó a la autoridad a reasignar los recursos.

En cuanto a la construcción del Tramo III del Tren Interurbano, que va de la autopista México-Toluca a Observatorio, con una inversión de 16 mil 781 millones 651 mil 74 pesos, ya tiene una aportación de 12 mil 961 millones 977 mil 044 pesos. Sin embargo, se devolvió a la Federación una cantidad de mil 600 millones de pesos, por motivos ajenos a la obra.

Otro motivo del retraso fue el constante cambios de trazo en la ruta y la falta de liberación de derechos de vía y distintos predios. Además está pendiente la ampliación de la Línea 5 del Metrobús. Sin embargo, los avances en ambas obras se dejarán los elementos necesarios para que la próxima administración pueda inaugurarla en sus primeros 100 días.

El paso de ductos de Pemex a lo largo del tramo San Lázaro-Viaducto y la oposición vecinal para un cambio de trazo a la altura de Las Bombas, han retrasado la obra. La ampliación de la Línea 5 del Metrobús irá de San Lázaro a Vaqueritos a lo largo de 20 kilómetros en los que se ubicarán 35 estaciones.

En este caso la inversión asciende a 2 mil 233 millones de pesos del Banco Mundial; para este año se cuenta con aproximadamente mil 100 millones, el monto restante se tendrá que cubrir el siguiente año.

Otra obra es la reedificación del Hospital de Cuajimalpa. Luego de la explosión del 29 de enero de 2015, a consecuencia de una pipa de gas. Para reedificarlo, se construiría un hospital general con mayor capacidad de atención y nivel de especialidad.

La promesa era que entraría en funcionamiento hacia mediados de 2017. El primer argumento que dio el Gobierno de la Ciudad de México por el retraso en su construcción fue que el gobierno federal no había cumplido con las transferencias de los recursos en tiempo y forma, pues al tratarse de dinero proveniente del Seguro Popular el trámite se vuelve burocrático.

Además hay seis amparos de grupos vecinales de Cuajimalpa, de los cuales uno derivó, hace unos días, en la suspensión indefinida de la obra.

Finalmente se queda pendiente  el Museo Interactivo Infantil de Iztapalapa que construye el Gobierno capitalino con el Papalote Museo del Niño, con una inversión de 528 millones de pesos. El avance de la obra es del 40% y se espera que esté concluido hacia finales del próximo año. En este caso una de las dificultades corresponde al diseño arquitectónico, aunque el proyecto proviene desde 2013.