Burócratas especializados dejan administración pública por sueldos topados

0
347
  • Pertenecen a comisiones reguladoras del sistema financiero, encargadas de supervisar a las empresas más poderosas del país
  • En el Banco de México han salido entre 100 y 150 funcionarios

Funcionarios de áreas técnicas altamente especializadas de las comisiones reguladoras del sistema financiero, cuya labor es supervisar a varias de las empresas con mayor poderío económico del país, comenzaron a dejar sus puestos este mes.

El principal motivo es la Ley aprobada por los diputados de Morena para topar las ganancias de los empleados públicos a 108 mil pesos mensuales, lo cual se tradujo en una disminución de sus ingresos y pérdida en las prestaciones, incluso para los empleados de menor salario.

Al respecto, Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), encargada de la regulación de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) escribió en Twitter: “Preocupante y triste el éxodo de talento que están sufriendo las comisiones reguladoras del sistema financiero”.

Estos movimientos se han dado en semanas recientes entre los organismos reguladores del sistema financiero y el Banco de México con la salida de decenas de funcionarios con varios años de experiencia en la supervisión de bancos, casas de bolsa, aseguradoras, Afore y otro tipo de intermediarios financieros, de acuerdo con testimonios de varias fuentes recabados por La Jornada.

En la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), se han ido vicepresidentes de las áreas de política regulatoria (a cargo de Anselmo Moctezuma), normatividad (Arcelia Olea) y supervisión bursátil (Gloria Fragoso) y uno más de una de las cinco vicepresidencias de supervisión, en un plazo de cuatro días.

Además, han renunciado varios responsables de las direcciones generales, en las áreas jurídica, de prevención de lavado de dinero, de riesgo operativo, inclusión financiera y de emisoras.

En la CNBV, el salario bruto mensual de un vicepresidente es de 175 mil pesos y el de un director general de 171 mil pesos, superiores al límite máximo aprobado en la nueva ley de remuneraciones.

Mientras, en la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro se dieron renuncias en la vicepresidencia de supervisión y la de otros tres funcionarios del equipo que armó la estrategia de ahorro voluntario en las Afore.

En el Banco de México han salido entre 100 y 150 funcionarios. Además, también de acuerdo con información recabada por este diario, fue solicitada la renuncia a los vicepresidente de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, un regulador que registraba 20 años de continuidad en los altos mandos.

La Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, impulsada por Morena y que entró en vigor el 5 de noviembre, señala que ningún funcionario podrá ganar más de 108 mil pesos mensuales – salario que se asignó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador–, además de que cancela varias prestaciones.

Al aplicar esa ley, por ejemplo, los trabajadores de la Consar ya no recibieron vales de despensa en la quincena que cobraron esta semana. La medida afectó a todo el personal, incluida la parte más baja del tabulador, para quienes esa prestación representaba entre 25 y 30 por ciento de su ingreso total.