Una anotación

0
437

La iniciativa con proyecto de decreto que reforma la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal presentada por el diputado Mario Delgado de Morena (Gaceta Parlamentaria, jueves 18 de octubre de 2018, en https://tinyurl.com/yadxzwvj propone algunos cambios en seguridad, pero en los que parece sigue persistiendo una confusión conceptual.

Estos cambios institucionales en materia de seguridad consisten en, la separación de las funciones de seguridad de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), la creación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SEPROCI) y la redistribucion de facultades de seguridad en la nueva SEPROCI.

No solo esto, las letras chiquitas de la exposición de motivos señalan que se propone confiar también las funciones relativas a la seguridad nacional y la protección civil de la población en casos de desastres naturales.

Dice esta iniciativa que «La seguridad pública es un componente fundamental, esencial, de la seguridad nacional; sin la primera, la segunda se debilita y la nación se ve expuesta por la ineficacia, parálisis o ausencia de sus instituciones. En la situación por la que estamos atravesando, la mayor amenaza a la seguridad nacional es la inseguridad pública, las acciones del crimen organizado y la debilidad o franca inoperancia, por incapacidad o por corrupción, de los cuerpos de policía». No cabe separar seguridad nacional y seguridad pública, sin restablecer, en todo el territorio nacional, la segunda, el Estado mexicano no podrá garantizar la primera, que finalmente no es sino la existencia y funcionamiento normales del Estado y sus instituciones y la preservación de la integridad del territorio nacional.

Finalmente la propuesta del presidente electo es, separar funciones y tareas para asegurar la unidad de propósitos y la eficacia de las acciones para su consecución. Política interior y política de seguridad son las dos caras de una misma moneda, y en esa moneda se juega el destino inmediato de la nación y la tranquilidad de sus habitantes.

Conceptualmente, la seguridad nacional son las acciones destinadas de manera inmediata y directa a mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado Mexicano, para la protección de la nación mexicana frente a las amenazas y riesgos, la preservación de la soberanía e independencia nacionales y la defensa del territorio,el mantenimiento del orden constitucional y el fortalecimiento de las instituciones democráticas de gobierno, la unidad de las partes integrantes de la Federación, la defensa del Estado Mexicano y la preservación de la democracia, según se desprende de la Ley de Seguridad Nacional.

Mientras que la seguridad pública es, conforme lo dispone el texto del artículo 21 constitucional, una función a cargo de la Federación, las entidades federativas y los Municipios, que comprende la prevención de los delitos; la investigación y persecución para hacerla efectiva, así como la sanción de las infracciones administrativas.

Quizás el error lo constituya que desde 1994 en que se elevó a rango constitucional la seguridad pública, nunca se diferenció de la seguridad nacional que había sido implementada en el Plan Nacional de Desarrollo 1982 – 1988 otorgándosele sus facultades a las Fuerzas Armadas, o bien, que parte de los elementos conceptuales de la seguridad pública, se encuentran contenidos en la seguridad nacional, pero son dos cosas distintas.

Hoy veinticuatro años después, la contradicción conceptual es elevada a rango de Ley secundaria, porque la seguridad nacional persigue objetivos de Estado, su nivel de análisis es estratégico y su función es federal, porque compete a los órganos del Estado su ministración.

Mientras que la seguridad pública persigue objetivos tácticos, de orden y paz públicos, su nivel de análisis es táctico dado a que su aplicación es en las calles y su función es general, porque distribuye funciones a los órganos de seguridad de la federación, de las entidades federativas y los municipios.

El autor es Maestro en Seguridad Nacional por la Armada de México

Correo electrónico: racevesj@gmail.com

Twitter: @racevesj