El agandalle de Ernestina y Lalo

0
183

Aunque se venden como demócratas e incluyentes, los diputados de Morena —sobre todo las cabezas— movieron todas sus piezas para quedarse con los puestos más jugosos en el flamante Congreso de la CDMX.

Un asunto que levantó polémica y que hasta la fecha no está muy claro es la nominación de varios titulares de las Unidades Administrativas en Donceles, que manejarán mucho presupuesto y estructura.

Casualmente, dos de esas unidades recayeron en colaboradores íntimos de la coordinadora de la bancada de Morena, Ernestina Godoy, y del vicecoordinador, Eduardo Santillán, que colocaron en la Tesorería y en Servicios Parlamentarios a sus más cercanos.

Se trata de la tesorera del Congreso, Laura Ángeles Gómez, y de la coordinadora de Servicios Parlamentarios, Carina Piceno, con quien los une algo más que una relación de amistad.

Resulta que al arrancar la Primera Legislatura en Donceles, el Poder Legislativo dio a conocer el directorio completo de sus 66 integrantes, en los que incluyó nombre y datos de sus respectivos secretarios particulares.

Revisando ese listado, saltan varios nombres, en especial dos, pues se trata de gente cercanísima a los números uno y dos de la Cámara Local: adivinaron, de Ernestina y de Lalito.

Como secretaria particular de Godoy, llegó Laura Ángeles, que apenas la semana pasada fue investida como la nueva tesorera; o sea, la que firma los cheques del millonario presupuesto de ese órgano legislativo.

Como secretaria particular de Santillán llegó Carina Piceno, que es la que se encargará de darle entrada al Pleno a iniciativas y puntos de acuerdo, y de mandar leyes al Gobierno de la CDMX para su publicación, entre otras cosas.

Si el argumento que dio Ernestina para correr a Ángelo Cerda de Servicios Parlamentarios es su cercanía con el PRD, y que eso era impedimento para que pudiera ejercer un trabajo imparcial en el Congreso, pues ni Ángeles ni Carinatendrían que estar.

En el caso de Carina, quien se firma como “maestra”, aún se siguen buscando en la SEP los registros sobre sus credenciales académicas.

¿Qué mayor cercanía puede tener un diputado que su secretario particular, que se supone le conoce hasta el modo de andar? Y ni modo que siendo tan cercanos vayan a actuar en contra de lo que se les ordene, ¿o sí?

No es que esté mal que cercanos ocupen los puestos importantes, pues con su aplastante mayoría los pueden imponer; lo malo es que se den baños de pureza diciendo que se acabaron los dedazos y los agandalles, cuando son evidentes.

O sea, mismas caras y mañas; diferentes camisetas.

Por cierto, otros morenos como Alejandro Encinas y Valentina Batres Guadarrama se llevaron a la nómina como secretarios particulares a Gilberto Encinas y Rubén Carrillo Guadarrama, que tienen sus mismos apellidos, lo cual no es pecado… quizá sí nepotismo.

Llama la atención que, por los panistas, la diputada Ana Báez haya registrado como secretario particular a Carlos Gelista. Si se trata del expresidente local del PAN, pues vaya que ha caído el muchacho.

CENTAVITOS…  La propuesta de la diputada de Morena María de Lourdes Paz Reyes para que tanto la Semovi como el Invea y la Secretaría de Seguridad Pública paren los operativos contra la Ruta 10 de microbuses, podría enmarcarse en la defensa de los derechos laborales de los concesionarios, lo cual no estaría mal. El caso es que la diputada hace énfasis a la Ruta 10 y no a las otras que también han padecido operativos y eso despierta sospechas en más de uno de sus colegas, que se preguntan si no habrá algún conflicto de interés.