Reportan desaparición de presidente de Interpol en China

0
462
  • Las autoridades judiciales francesas han abierto una investigación dirigida por la fiscalía de Lyon, Francia
  • el diario Le Monde plantea que no se trataría de un asunto criminal sino de carácter político y que estaría incomunicado por el régimen comunista chino

El presidente de Interpol, Meng Hongwei, fue reportado como desaparecido este viernes, durante un viaje a China. Su esposa indicó que desconoce su paradero, por lo que lanzó la alerta.

El jefe de la Interpol salió de Francia, sede de la organización policial y llegó a China a finales de septiembre. Desde entonces, su familia desconoce su paradero.  Hongwei, de 64 años, fue elegido para el cargo en noviembre de 2016. Su mandato termina en 2020. Fue viceministro de seguridad pública en China y antes fungió como vicepresidente de la Comisión Nacional de Control de Narcóticos y como director de la Oficina Nacional contra el Terrorismo del país.

Las autoridades judiciales francesas han abierto una investigación dirigida por la fiscalía de Lyon, la sección criminal de la división interregional de la policía judicial de esta ciudad, donde Interpol tiene su sede.

Al respecto, el diario Le Monde plantea que no se trataría de un asunto criminal sino de carácter político y que estaría incomunicado por el régimen comunista chino, como un ajuste de cuentas internas, por su gestión al mando de la Policía y los servicios de espionaje de ese país.

Desde la llegada al poder del presidente Xi Jinping, hace seis años, China se ha visto inmersa en una dura campaña contra la corrupción, que ha costado la caída en desgracia de millones de funcionarios. El más prominente de ellos es el antiguo jefe Meng, el ex ministro de Seguridad Pública y otrora uno de los nueve hombres más poderosos del país, Zhou Yongkang, condenado a cadena perpetua por abuso de poder.

Sin embargo, se dice que es una campaña encabezada por el presidente chino para deshacerse de sus posibles rivales políticos.

Meng Hongwei, de 65 años, lleva dos como presidente de Interpol, donde sustituyó a la francesa Mireille Ballestrazzi. Su mandato concluye en 2020. En su día, su nombramiento -el primero de un ciudadano chino al frente de la organización policial- generó numerosas protestas de las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, que alertaban sobre la posibilidad de que Pekín pudiera aprovechar el cargo para intentar localizar a disidentes y fugitivos en el extranjero.

La función principal de Interpol, creada en 1914 y que cuenta con más de 190 miembros, es proporcionar a las fuerzas policiales una plataforma internacional para que los Estados puedan notificar información relativa a sospechosos de haber cometido diferentes delitos.