¿Bancarrota?

0
423

Un afán perene del ser humano es la posibilidad de trascendencia y si fuera factible asegurar la vida eterna se aspira a que la misma sea en términos positivos; casi todos desean que nos recuerden, como un  buen pagador, una persona culta, un ser humano generoso, misericordioso, impoluto, exitoso, sabio y hasta buen presidente. Quedar para la eternidad como el que habla con dificultades –por el corto vocabulario, la dislalia o simplemente la incultura- el incapaz de tomar decisiones ya no digamos sanas simplemente de sentido común o de plano el perverso que optó por los negocios ilícitos y la ausencia de respeto por el otro, no es un anhelo que edifique o convierta nuestra existencia –mortal y/o inmortal- en algo deseable.

Un elemento común a varios de los dirigentes del planeta son los obstáculos, para ir forjando ese anhelo, en Francia por ejemplo el anterior presidente – Hollande- fue avasallado por una imagen de trivial y hasta fútil, mientras que al actual ya lo tachan de “presidente de los ricos”, con la molestia de los pensionados, los desempleados y los estudiantes. Por su parte el dirigente del país considerado como el más rico del planeta lleva ya, el sello de autoritario [1], abusador, ambicioso en grado sumo y hasta impotente; en tanto que México, ante la menguante presencia del que se va, viendo arribar al que llega, expresando sentencias lapidarias que nos ubican como un país en bancarrota. ¿Cómo nos afecta el colgar a nuestra nación un calificativo propio de los bancos mal administrados? ¿Qué haremos para evitar que los capitales no deseen arriesgarse con nosotros? ¿Se puede producir riqueza solo con trabajo y sin recursos materiales?

El elemento común, en los tres ejemplos que he compartido se llama: pobreza. En Francia tercer país de mayor PIB en Europa- 21% de sus ciudadanos no está en posibilidad de asegurar tres comidas saludables al día. Si no fuera por los programas sociales –que cada día sufren más recortes gubernamentales- 20%  vivirá por debajo del nivel de pobreza, por eso y como resultado de las protestas, el señor Macron ha ofrecido invertir ocho mil millones de euros, para aliviar esta deficiencia alimentaria, asegurando que ha bajado el índice de 23% de pobres a 14%. Tal cual hicimos en el sexenio priísta presidido por López Mateos, hoy el mandatario Francés ofrece treinta mil opciones de desayunos gratuitos en guarderías de zonas más marginadas, a fin de evitar que crezca, el 15% de infantes que llegan al colegio con el estómago vacío. Evitar que la comida en el espacio escolar de años superiores [2] cueste más de un euro, es otra de las metas del Joven Macron, que busca adjudicarse un mejor calificativo como hombre preocupado por garantizar un umbral mínimo de dignidad para la gente que lo eligió gobernante, con lo cual  podría modificar el mote de ser el presidente de los ricos.

Detrás de Finlandia, Bélgica y Dinamarca, Francia es uno de los países europeos con más amplio gasto en prestaciones sociales; el problema sin embargo es la intrincada burocracia para acceder a tales ventajas, lo cual es similar en los Estados Unidos, donde se bien el apoyo a personas de la tercera edad es una prestación universal y obligatoria, con frecuencia es negada por el criterio subjetivo de afro-americanos resentidos, que discriminan a inmigrantes hijos de combatientes –de la segunda guerra, de Corea o de Vietnam- que han asimilado como propio el discurso de un presidente que parece odiar a quienes no han nacido en su territorio o son absolutamente “blancos”.

Si presidentes como el de Argentina, Nicaragua, o los Estados Unidos, logran implementar como lo pretende Francia una disminución de la complejidad burocrática eficientando la renta universal [3], que supone no solo recibirla sino no poder rechazar más de dos ofertas laborales y estar capacitado para utilizar sistemas digitalizados, que disminuyan el uso de documentos impresos y sellos postales. Todo ello dice Macron, implicarán la inversión de cuando menos 270 millones de euros, de aquí al 2020.

En Estados Unidos, se habla de 40 millones de pobres, de los cuales más de trece millones son menores de edad. Tener 12% de gente en edad productiva –entre 18 y 64 años- viviendo en pobreza en USA y 9% de los que han llegado a la tercera edad en similares condiciones, es imperdonable y más aun, lo es culpando a los inmigrantes en vez de hacer un autoanálisis de sus políticas financieras y sociales.

La pobreza, desafortunadamente es un fenómeno presente, que según los reportes –octubre del 2015- de Banco Mundial y el fondo monetario internacional afecta a 702 millones de personas en condiciones extremas. Debido a estos datos podemos concluir que Francia y los Estados Unidos ¿están en Bancarrota? Bíblicamente se reconoce que “a los pobres siempre los tendremos con nosotros”, en México el futuro presidente ha dicho hasta el cansancio que “primero los pobres”, ¿ello incluye un programa de reordenamiento de las ayudas para evitar una generación de beneficiarios nada productivos, que cual lapas, solo viven de succionar los recursos de quienes si trabajan y aportan a la riqueza nacional? ¿Sigue siendo el único compromiso de esos “rentistas” de la democracia, solo asistir a mítines y a las urnas según les indiquen las autoridades del turno? ¿Permitirán los fanáticos señalar a quien pretende pasar a la historia como “un buen presidente” acercarnos para hacerle notar lo que la corte de aduladores le muestra para convertirse en aislamiento de la realidad?

[1] El autoritarismo deriva de la imposición de la voluntad de quien ejerce el poder sin un autentico participación de aquellos a quien represneta. Da como resulatdo un orden social opresivo, carente de libertad y/o autonomía. Los anhelos y deseos del presiente,  puede ser rey o emperador, líder religioso, simple guía espiritual, o padre en una familia.
[2] Ello va de la mano de hacer obligatoria la escuela para jóvenes de 16 a 18 años, que luego deberán conseguir un empleo “razonable” lo cual se dificulta para quienes no estudian.
[3] Reuniendo en un mismo cheque diferentes prestaciones sociales –beca estudiantiles, payo a madres soltera o de muchos hijos, y pensiones por edad- para acabar con la dispersión de las ayudas, amen de buscar obligaciones relacionadas con la ayuda.