A propósito de politing:
 es un apoyo para el “EPPPAL”

0
119

“De latinos para latinos (by Latinos for Latinos) pues si mejor nos entendemos, mejor nos conocemos, ya que “NO” somos ni mejores, ni peores que nuestros queridos hermanos anglosajones… simplemente, somos diferentes…”. CSV

“Hispanizar”, “Tropicalizar”, “Criollizar”…y muchos otros vocablos, son conceptos que se están utilizando para resumir –en una sola palabra– lo que muchos sienten, proponen y presentan y ahora, están ya estudiando, explicando y defendiendo en varios (casi en todos) los campos de nuestra vida.

Y es que trasmitir las características y lengua hispanas, transferir las costumbres y tradiciones del trópico e involucrar las culturas y prototipos criollos, a las teorías, propuestas, supuestos, consejos de nuestros amigos, colegas, condiscípulos y “cuates” de otras latitudes, es ya una necesidad sentida en todos y cada uno de los ámbitos de nuestra realidad económica, política y social.

Ya el rótulo de “criollo” se lleva con orgullo, pues históricamente se asumen los vínculos y herencias españolas y amerindias en una suerte de mestizaje que hace desaparecer las razas para fundirlas en una sola o “criolla”. En muchas partes de este continente americano se da ya por extensión el calificativo de criollo a todo lo producido por criollos, enmarcado dentro de la “cultura criolla”: “caballo criollo”, “pan criollo”, “música criolla”, “arte criollo”, “vals criollo” y ahora esta novedosa “propuesta criolla” del “EPPPAL: Enfoque Propio de Políticas Públicas desde y para América Latina” que, por extensión, significaría hecha en este continente, en nuestra región y que idílicamente tiene un significado de que sea “de nuestra tierra”, “de la tierrita”…

Para las Políticas Públicas, como espejo que son de una “realidad”, la realidad es que esa “realidad criolla”, es una “realidad” distinta (bien distinta y muchas veces, marcadamente diferente) de aquella otra “realidad” de los países europeos y de esa otra “realidad” de los Estados Unidos de Norteamérica, Canadá y los demás países anglosajones. Para probarlo, basta con presentar –por ahora, en este corto escrito– dos (2) justificaciones, como testimonios de lo expuesto: (1) la realidad en la estructuración de las Políticas Públicas y (2) la realidad de la “polisemia” de la palabra “Política”.

(1) LA PRIMERA REALIDAD ES QUE…
–como bien se sabe– la perspectiva de las Políticas Públicas tuvo su origen en los EUA y tanto su desarrollo como su estructuración fue en ese país, en Inglaterra y, en general, en los países anglosajones. En todos ellos, los supuestos básicos sobre los cuales se estructuró su evolución y posterior desarrollo, estaba marcado por un panorama moldeado con –entre muchas otras– las siguientes cinco (5) características: (1) Un entorno democrático estable; (2) La existencia de numerosas organizaciones independientes del gobierno; (3) Un sinnúmero de Instituciones capacitadas tanto para recibir, como para aceptar y procesar las críticas; (4) La participación de muchas entidades que defendían y promovían el ejercicio del gobierno; y (5) La presencia de varios entes, involucrados con la marcha y la fiscalización de las directrices de todas y cada una de las decisiones públicas.

Semejante panorama dista mucho de existir en los países latinoamericanos. Por citar sólo un ejemplo, las democracias emergentes de la tercera ola de democratización o posteriores, están aún apenas construyendo las instituciones democráticas que componen los cimientos de una sociedad fuerte y organizada. Es más, aunque celebran elecciones competitivas –lo que constituye el piso básico de cualquier democracia, que puede ser más, pero nunca menos– no en todos los casos han logrado conquistar la estabilidad democrática conveniente y necesaria, para desvanecer los riesgos del regreso al autoritarismo, bien sea mediante la reelección indefinida o de plano, mediante golpes (de facto o simulados) a los poderes legítimamente constituidos.

(2) LA SEGUNDA REALIDAD,
Es la polisemia de la palabra criolla “Política”, pues todos los idiomas con ancestros latinos (y dentro de ellos, el nuestro) tienen sólo ese vocablo, para expresar tres (3) áreas bien distintas, pero también muy complementarias entre sí, que muy bien los anglosajones saben y manejan: “Politics”, “Policy” y “Polity”, cuyos campos, alcances y límites se presentarán en los siguientes artículos.

Estas dos realidades permiten aseverar que una de las ventajas que tienen los países en vías de desarrollo, es “No” cometer los mismos errores cometidos por los desarrollados, que ya recorrieron esos caminos. Esa, precisamente, es una prioridad del “EPPPAL: Enfoque Propio de Políticas Públicas desde y para América Latina”: entender y comprender lo que puede funcionar y aquello que –de plano– no nos sirve.

Sin embargo, hay cosas que ni aquí ni allá funcionan, como el candidato que aseguraba haber “hispanizado”, “tropicalizado” y “criollizado” su labor, al apoyar el “EPPPAL: Enfoque Propio de Políticas Públicas desde y para América Latina”, para que la corrupción quedara en sus “justas” proporciones… qué horror…

La metodología propia de los artículos de politing: esa sí, es la precisa

“Algunas personas están más interesadas en poner límites, que en abrir horizontes”. CSV

Con estas sencillos artículos sobre Politing, realizados desde recónditos, escondidos y apartados rincones de esta pequeña aldea global, se ha tratado –tercamente– de cumplir una tarea: tender puentes entre la academia y la comunidad para buscar la apropiación social del conocimiento concretamente sobre Politing y sus dos áreas generatrices: el “Marketing” y la “Política” campos éstos diferentes, pero bien complementarios entre sí.

Por eso, desde cuando llegó el autor a estas generosas tierras mexicanas como “Profesor Visitante”, uno de sus retos ha sido el de plasmar sus intereses, conocimientos y experiencias sobre “Politing: Marketing Político Integrado” de tal forma que se leyeran y entendieran y, así, se comprendiera lo que quería trasmitirles. Con este propósito, se dio a la tarea de escribir cada documento dentro de un particular estilo y una propia metodología: son artículos cortos, de dos cuartillas (con menos de 800 palabras y no más de 4.300 caracteres) de orden periodístico, título impactante, iniciados con una frase célebre que guarda estrecha relación con el contenido, redactados en lenguaje sencillo, ameno y de fácil lectura, terminación graciosa y cada uno acompañado de una caricatura… pero todos y cada uno con un tema de fondo que –además de ser de interés y actualidad para los lectores (oyentes televidentes y radioescuchas)– está desarrollado en forma académica y pertinente, acorde con la idiosincrasia y culturas latinas. Esa es la razón por la cual el autor acostumbra decir que México le abrió sus puertas, las universidades latinoamericanas sus aulas y la sociedad poblana sus corazones.

Como una de las peculiaridades del Politing es que no existe un manual ni texto que recoja su contenido, como tal no tiene aún bibliografía particular y propia. Por eso, no aparece bibliografía en ellos, ya que tienen –básicamente– el objetivo de proponer reflexiones en torno de esta nueva área del conocimiento. Con respecto a la bibliografía de sus dos áreas generatrices (el “Marketing” y la “Política”) tampoco se juzgó necesario incluirla por cuanto el tratamiento del tema, en cada artículo, motiva a que el lector amplíe su conocimiento bien sea remitiéndose a bibliografía adicional –que es considerable en extensión, actualidad y calidad– pero que precisamente, por estas mismas características, no es posible incluirla dentro de estos documentos.

Por otra parte, tampoco se juzgó necesario imponer una bibliografía selectiva, porque se cree que es facultativo –para cualquier lector motivado– el hecho de buscar, descubrir y encontrar bibliografía adicional con el fin de formarse su propia opinión que le permita –a su vez– elegir fuentes y lecturas adicionales y propias; y es que cada país, región, ciudad y aldea dispone de obras provenientes de su propia cultura y no se trata aquí de excluirlas, intentando hacer una selección parcializada, odiosa y subjetiva de sólo algunas de ellas.

De ahí que estos artículos sobre Politing y sus áreas relacionadas, están estructurados dentro de la “Andragogía”, entendida como el arte y ciencia de ayudar a aprender a los adultos, basándose en las reales y profundas diferencias entre niños y adultos. Por eso, se han aplicado algunas estrategias educativas, facilitadas por la metodología de estos artículos: (1) el reconocimiento de diferentes estilos de aprendizaje; (2) la Identificación de diferencias individuales entre los participantes y los grupos a los que se dirige el proceso; (3) la vinculación del material docente con las experiencias del participante y con su vida; (4) la estimulación de nuevas representaciones del conocimiento –de manera ágil, amplia y flexible– mediante la investigación, la búsqueda y las pesquisas independientes; (5) el énfasis en actividades de grupo donde el aprendizaje ocurre por medio de la interacción, autonomía, colaboración y negociación con los otros y con la realidad; (6) la observación pedagógica de las actividades docentes en pequeños grupos y la retroalimentación oportuna a los participantes; (7) el aprendizaje activo de experiencias con énfasis en problemas y la simulación de situaciones reales; (8) los ambientes de aprendizaje flexibles, abiertos, en un proceso dialéctico de acción-reflexión-acción; (9) la anulación de barreras de espacio, tiempo, contenidos, recursos para la adquisición de estrategias metacognitivas y adaptabilidad a nuevos contextos de desempeño; y (10) el uso de redes digitales para facilitar la interacción y el aprendizaje activo e interactivo.

Por eso, cada uno de los artículos de Politing tiene la extensión que se ha considerado como la más apropiada, con el fin de que cumplan las mismas dos (2) condiciones que tienen los más cotizados vestidos de mujer: que sean lo suficientemente largos para cubrir el tópico principal, pero lo suficientemente cortos para mantener vivo el interés y la imaginación de quien los mira…

Con politing: trabaje en forma efectiva, los tres campos de la política

“La tradición enseña que todos deberíamos: sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. Ahora, algunos alumnos proponen que se debe: trasplantar un árbol, adoptar un hijo y fotocopiar un libro”. CSV

Lo que ofrece el “Marketing” a las demás áreas –incluida la “Polí- tica”– es un camino a la Efectividad, pues su metodología permite realizar tareas al menor costo deseable (eficiencia) y con el mayor impacto posible (eficacia).

Es decir, si eficiencia es “hacer más de lo mismo, con lo mismo” o “hacer lo mismo, más lo nuevo, con lo mismo”, con el Marketing se logra ser eficiente al obtener la mayor cantidad de resultados, con la menor cantidad de recursos; y se consigue ser eficaz, en la medida en que se alcance lo que se propuso lograr y satisfacer lo que previamente se formuló, ya que eficacia es el grado como se atienden, alcanzan y satisfacen los propósitos finales.

Pero si hoy el Marketing se utiliza con éxito en campos comerciales –donde nació como “Mercadotecnia/Mercadeo”– “NO” se puede trasla- dar sin ajustes/cambios/adaptaciones a campos políticos que incluyen lo electoral (campañas) y lo gubernamental (gestión).

De ahí que se proponga una nueva área de estudio/investigación/ acción: el Politing que va más allá del “Marketing Político Tradicional”, pues –entre otras– en este último, el 99% es sólo “Marketing” olvidando la “Política”. El Politing, entonces, permite ser eficaz (hacer las cosas “correctas”) y eficiente (hacerlas “correctamente”), es decir, ser Efectivo en los tres campos que cubre la “Política”:

  1. EL PRIMERO,
corresponde a la palabra inglesa “Politics” como Política. Aquí el Politing ofrece una alternativa efectiva (eficiente y eficaz) para buscar, conquistar y mantener el poder, en forma más completa que el “Marketing Político Tradicional”, al concebirlo éticamente y haciendo –entre otras cosas– que la “Política” participe en su estructuración, tanto o en igual forma como lo hace el “Marketing”. Por eso, el “Politing” se conoce como “Marketing Político Integrado”.
  2. EL SEGUNDO,
cobija la palabra inglesa “Policy” (Policies en plural) con significado de Política(s). Propone dirigir –cualquier organización– mediante la “Adminis- tración por Políticas-APP”, diferente a la tradicional “Administración por Objetivos-APO”, aseverando que lo importante NO es el destino (objetivos) sino el camino (las políticas).

Cuando estas Policy(ies) se generan desde/por/con el gobierno, se llaman “Políticas Públicas” y es la forma como el Estado/Gobierno, se comunica con nosotros, los ciudadanos. Aquí el Politing ofrece ventajas efectivas en dos (2) momentos: (1) El primero, es con el “Programa Político” (plataforma/propuestas) como compendio de intencionalidades de Políticas Públicas, que todo candidato debe (más que “vender”) “mercadear”, con el fin de que sus propuestas sean conocidas/adoptadas por los ciudadanos; (2) El segundo –cuando el candidato ya es gobernante– el Politing le colabora con el “Marketing de Políticas Públicas”.

  1. EL TERCERO
donde es útil el Politing, cubre la expresión inglesa “Polity” cuyo significado también es “Política” y corresponde a su institucionalidad, pues son las instituciones las que la soportan y le dan vida y dentro de ellas está la “ciudad” (“City) –como “institución” básica y fundamental– de la cual se ocupa el Citymarketing que, como parte integral del Politing, hace tangible la realidad política. “NO” es “vender” (como acto único) sino “mercadear” en forma efectiva (eficiente y eficaz) la “City” (con las profundas diferencias entre “Marketing” y “Ventas”).

Este tercer campo es complementario con los dos (2) anteriores, pues si un candidato quiere ser exitoso electoralmente, debe presentar –en su programa político– una propuesta seria y consistente sobre lo que piensa hacer (y ya elegido, debe cumplir) con respecto a esa “su” circunscripción electoral que lo eligió, y a la cual se debe enteramente (llámese territorio/región/país/ciudad) y debe proponer cómo quiere que la conozcan/diferencien/posicionen quienes visitan/habitan/frecuentan, esa “City”.

Desde el lado del receptor, también el “Politing” reivindica al ciudadano, al promover su participación activa en estos tres (3) campos: mediante la persuasión para legitimar el poder (politics), con la argumentación para estructurar la agenda de políticas públicas (policies) y con la evidencia institucional de jure y de facto en la “City” (polity).

Esta forma de concebir/practicar el Politing, invita a construir –desde nuestra particular óptica latina– el “Enfoque Propio de Políticas Públicas desde y para América Latina – EPPPAL” que equilibre/complemente/cuestione la generosa propuesta inglesa y el amable ofrecimiento francés de cómo hacer Políticas Públicas Latinoamericanas. Bienvenido, el Politing a cimentar y enriquecer esta nueva realidad hispano parlante en general y latinoamericana en particular.

Y es que la polisemia de la palabra “Política” –presente en todos los idiomas con ancestros latinos como el nuestro–, plantea dos posibilidades: la urgente e inaplazable necesidad de estructurar el “EPPPAL” o simplemente, quedarse mirando a los “tres tristes tigres, tragar trigo, en tres tristes trastos”.

@CarlosSalazarV

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here