Análisis semanal: 27 de agosto

0
127

Poco que resaltar en el segundo mes luego de la elección presidencial: anuncios de proyectos o nombramientos de parte del presidente electo, caravanas de personas u organizaciones a la casa de transición para pedir algo al excandidato de Morena, desde el cumplimiento de promesas de gobierno, empleo o la resolución de añejas problemáticas, como en el caso del sindicato de la extinta Ruta 100.

También algunos sindicatos, como el del Seguro Social, han acudido a pedir democracia interna, en tanto que se empieza a detectar la presencia de personajes políticos de diferente filiación que buscan un acercamiento para integrar el nuevo gobierno.

En tanto, en la casa de transición todo es expectación por la oleada de ciudadanos que se acercan a la calle de Chihuahua en busca de algo, pero con la observación –nos hacen saber– de que sólo hay una persona que da las órdenes: López Obrador.

Estos hechos prefiguran algunos escenarios para el futuro cercano. En primer lugar, que seguirá el éxodo de militantes de otros partidos hacia Morena y, segundo, que será el de López Obrador un gobierno que descanse en la voluntad de una sola persona.

Pero también tantas promesas y anuncios anticipados ocultan que hace falta un verdadero proyecto en muchas áreas de gobierno. Especialistas hacen notar que la consulta por el nuevo aeropuerto oculta que no hay una propuesta de política aeroportuaria para todo el país, al igual que no se ha dicho nada del sector energético y el programa integral para esta materia detrás de los nombramientos o los anuncios de construcción de refinerías.

Así, aunque se espera que el próximo gobierno tenga buenos resultados por el bien del país, preocupa que no haya las suficientes definiciones en distintas materias que representen la respuesta a muchas inquietudes que no paran de surgir en México y el extranjero alrededor del gobierno de López Obrador.

En tanto la euforia ciudadana no ha disminuido, aunque en redes sociales empiezan a surgir voces que expresan decepción, además de que los anteriores defensores han bajado la intensidad de su trabajo.

La crisis de expectativas que se está esperando, es posible que se presente en el transcurso de 2019, mientras tanto esperaremos cómo le va al próximo presidente del país.

El meme de la semana

La imagen de la semana

Al igual que Peña Nieto, López Obrador se está volviendo amante de las selfies.

La Silla Endiablada

Algo que llama la atención no es la cantidad de gente que se acerca a la casa de transición, algo normal en esta etapa, sino la diversidad de peticiones que en esta ocasión se han hecho. Desde los que piden trabajo, ayuda para vivienda, becas, solución a un problema específico, viejas demandas sindicales, entre el catálogo de solicitudes presentadas.

A esto se suman las veladoras, pancartas, porras y un largo etcétera que ha hecho que esta fase de transición sea única en la historia del país.

Lo único que se puede esperar, es que el futuro mandatario corresponda a la alta expectativa que ha despertado entre la ciudadanía, tanto la que voto por él como la que no, ¿logrará satisfacerla?

@LosPinos_mx

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here