El Chirispiote 76

0
233

Número 76, 15 de AGOSTO de 2018

REVISTA VIRTUAL SATIRICA, LITERARIA Y POLITICA

EN JULIO COMENZÓ EL MOVIMIENTO DEL 68 EN MEXICO, PARA LOS LECTORES DEL CHIRISPIOTE VAYAN ALGUNOS POEMAS QUE FIGURAN EN LA ANTOLOGÍA “53 POEMAS DEL 68”, COMPILADA POR MIGUEL AROCHE PARRA, EDITORA Y DISTRIBUIDORA NACIONAL DE PUBLICACIONES, 1972.

Miguel Aroche Parra fue un infatigable luchador social, murió a la edad de 100 años en el 2017, consagró su vida a la lucha en favor del proletariado mal pagado, del campesino despojado, perteneció a esa generación de luchadores sociales en la cual figuran Valentín Campa, Miguel Ángel Velasco, Hugo Ponce de León, Carlos Sánchez Cárdenas, José Revueltas y otros no menos esforzados.

Tlatelolco nuevo

ANTONIO MENDOZA PEÑA

Tornado de la revista “Ya”, No. 5. Febrero 1969. D. F.

Nació en la Ciudad de México el 11 de septiembre de 1946. Poeta. Estudió Ciencias Políticas y Administración Pública en la fcpys de la unam, en donde es profesor.

“Un disparo, dos disparos y luego el traque­teo de las ametralladoras. El fuego de los fusiles fue precedido por tres luces de bengala color verde…”

La Prensa, México, 3 de octubre

Ayer hubo una matanza

y hoy amaneció de nuevo.

Y el 2 de octubre

la juventud que pide

su pan de Amor,

su pan de Verdad,

su pan de Libertad

a los mayores generales

que de eso no saben nada,

Tirando las tropas con sus fusiles

para escupir entre nosotros

la barbarie del siglo xx.

Mariposas fúnebres desplegaron las alas

y la imagen de tres culturas,

fue enorme sepulcro a tres niveles entonces

para dar cabida a tan impávidos muertos.

—El amor era el ruido de las sirenas,

libertad de las balas que silban cantos

y la sangre toda verdad.

Pero ahora no quiero dictarle

una mentada de madre

a la meretriz democracia

ni al viejo presidente;

pero quiero desahogarme

y no me sirve el llanto,

ni las palabras tampoco.

¡Ah, pero qué gran monumento

han erigido a la muerte!

Han sustituido al dios inútil

en el potro de los tormentos

por mi Jesucristo Armado que amo.

Y ahora digan que soy rebelde,

¡rebelde llevo en la sangre mi muerte!

Pero ahora escuchen, hermanos míos.

juventud soñadora,

“cadáveres para la publicidad”,

lo digo porque mi voz es negra:

ayer hubo una matanza, ayer

y hoy amaneció de nuevo.

Tristeza (fragmento)

JUAN BAUTISTA VILLASECA

La publicación de la antología Este México triste, de Juan Bautista Villaseca (1932-1969) reivindica la figura del poeta mexicano, médico de profesión, que con sus palabras dignificó la vida de los desposeídos, pero murió en el más absoluto abandono, señala a La Jornada el poeta e investigador literario José Manuel Recillas.

Tomado de “México en guardia”. No. 267

Agosto de 1971.

Octubre de 1968.

Las semanas no eran así.

con un olor a huesos

dormidos en la pólvora,

con calles orinadas por el miedo,

con tanques militares de veneno,

no parecían esquirlas

que las musas dejaron

sobre el tiempo,

ni había un río de sangre

en cada calle,

ni había tantos ojos

en las cárceles.

No sé si se ha exiliado el corazón

ni por qué duelen tanto

las letras de mi Patria.

Nosotros estuvimos allí

CARMEN DE LA FUENTE

Tomado del libro Entre Combate y Tregua, 1968.

Nació en 1918, murió en 2013, toda su vida fue intelectual de izquierda, dejó una obra vasta.

Hoy he sentido pena,

rencor por estos días

sordos a su desastre,

mancos de honor, teñidos

de absurda indiferencia.

Por una de esas calles

encuentro a una pareja,

tan joven la muchacha

que al balbucear parece

un pájaro que tiembla;

él en cambio platica

con pasión y los hechos

le nublan vista y lengua.

“Nosotros estuvimos allí”.

y un visceral espasmo

revive la tragedia.

Ese “allí” testifica la iniquidad,

la ciudad y los hombres

graneados; sobre el cielo de México

la verde luz,

principio del horror y las tinieblas.

“Nosotros estuvimos allí”

quiere decir, oímos,

escuchamos la sangre, el estertor, la muerte.

rozando nuestra espalda,

consumando el más frío genocidio.

Era el furor,

la piedra de un pávido molino

triturando la noche;

una madre corriendo con un párvulo al seno

exangüe ya

y el otro pequeñuelo enloquecido.

Y las balas silbando

cortando con su aullido los nombres.

haciendo dispersar el vocerío.

de ayes, gemidos y blasfemias.

Las paredes manchadas,

las ventanas como órbitas vacías;

el relámpago cruel, las bayonetas

como rebaño torpe que doblega

en un campo de rosas y de lirios

la vida azul,

la rotunda esperanza de la tierra.

¡Oh funesta marea

ola de sal, escombros,

incinerada y maloliente fiesta!

No podemos callar,

albergar tras de muros vergonzosos

nuestra cobarde y silenciosa pena.

He aquí nuestro dolor,

escuchad este llanto, esta protesta.

Los que murieron y no sabemos nada

Inédito

YAMILÉ PAZ PAREDES (1946) Tlatelolco, Oct. 6-68. Año de la represión.

Maestra de varias generaciones de escritores, admirada, además, por su simpatía por la izquierda, revolucionaria y crítica, Paz Paredes pasó su infancia en El Salvador, donde conoció la vida y el legado del poeta Roque Dalton (1935-1975).

…Y aún tuvieron la osadía de impedirnos

que les diéramos tierra

y poderlo querer por las pequeñas cosas.

No alcanzamos, siquiera,

a doblar la rodilla hasta sus bocas,

ni a preguntar por ellos a ellos mismos.

o a conocer su amor a las montañas

y qué simiente a diario iban sembrando;

si un día tuvieron hambre o bicicleta…

Tuvieron la osadía de impedirnos

que creciéramos juntos,

(Nos faltó tiempo para estar más cerca

y no podemos decir que les amamos)

De ellos, uno por uno,

sólo tenemos el último retrato,

la ira de su muerte

ondeando en cada puño.

(Nos faltó tiempo para estar más cerca)

llegamos al final de su voz,

y no sabemos nada.

Su voz, su amor y su certeza

no importaban.

Tan sólo eran cadáveres

—menos que eso—

que creciéramos juntos.

Tuvieron la osadía.

No podrán impedirnos que regresemos

y en nombre de su voz y de sus nombres,

de lo que sí sabemos.

a ellos, los podridos,

los que nacieron muertos,

les metamos un plomo

en cada muerte.

Entonces les pondremos un número

—serán bastantes—

Seremos más nosotros.

A quien corresponda

ELSA CROSS

Tomado de la Revista ¿Por qué?, No. 19.

11 de Oct. de 1968.

Elsa Cross (Ciudad de México, 6 de marzo de 1946) es una poeta, traductora literaria y ensayista mexicana. Es maestra y doctora en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en cuya Facultad de Filosofía y Letras es profesora titular de filosofía de la religión

Y bien, señores:

en la ciudad y el idioma que prefieran

tenemos quince, veinticuatro, dieciocho años,

cuerpos hermosos, saludables,

tenemos la cabeza y la conciencia claras

y derecho a vivir humanamente.

¿Hasta aquí vamos bien?

¿A alguien le parece injusto o torvo?

Casi todos tenemos

una gana profunda de armonía:

lo que nos pertenezca sea como nosotros

abierto y transparente,

la tarde mejor del mes de octubre.

Nos gusta la escuela.

Y también irnos de pinta al bosque

y poner a los maestros un apodo irrespetuoso

y sonar muchas veces con torpeza, ardientes,

el mismo sentimiento en la guitarra.

Nos gustan Los Beatles, las fiestas y el futbol

y todos amamos a una muchacha de grandes ojos negros,

a un muchacho

y pensamos en trabajar para casarnos.

Somos tan jóvenes aún

que no tuvimos voluntad ni tiempo de crear más intereses

que nuestra propia virtud de adolescentes locos

o de muchachos sabios y serenos.

Muchachos simplemente.

Violenta capacidad para el trabajo y el amor,

violenta también para la rebelión,

la ira,

el combate,

violenta, triste para la evasión y la anarquía.

Pero amamos, sin retórica, la belleza y la paz

y no nos gusta, señores,

a ninguno de nosotros, yo lo juro,

que un muchacho de nuestros mismos años

(ni cualquier hombre o mujer sobre la tierra)

se vuelva difunto o asesino en las guerras imbéciles,

sea aplastado por presupuestos o por tanques,

castrado, encerrado en la prisión.

No nos gusta que no le enseñen a leer

pero si a engordar políticos ladrones, *

a tener hambre y dar gritos solamente

para aclamar el acelerado desarrollo

y el nacional y unánime progreso…

Como que lo del hambre suena ya muy dicho

no les parece así?

Ni modo. Gracias a ustedes la miseria

en todos sus colores y niveles

es un lugar común.

(¿Miseria? ¿Cuál? si el generoso pueblo

costea nuestros estudios

y además paga fiestas, joyas caras. yates, pieles…)

Pero vamos al grano.

En dos o tres palabras. lo que pasa.

poderosos señores,

es que el mundo que ustedes nos heredan

es un poco demasiado puerco, viejo y podrido

y definitivamente no nos gusta

* Perdón por la redundancia.

       JUNTOS HAREMOS JUSTICIA

 

AVISOS

Nueva Edición de Los símbolos transparentesnovela del escritor mexicano Gonzalo Martré Será comentada por Pablo Gómez, Ivonne Gutiérrez, Vicente Francisco Torres, Carlos Gómez Carro y el autor.

La cita es el miércoles 22 de agosto a las 18 hrs. en el Centro Cultural José Martí (Avenida Hidalgo y Reforma).

La edición, en el 50 aniversario del movimiento estudiantil mexicano de 1968, a cargo de Distribuidora y Librerías Tauro.

Incluye viñetas de Jorge Aviña y prefacio de Roberto López Moreno.

DESDE AGOSTO APARECIÓ “LOS SIMBOLOS TRANSPARENTES” EN EDICIÓN ESPECIAL ILUSTRADA PARA EL 50° ANIVERSARIO DEL 68 MEXICANO, NOVELA DE GONZALO MARTRÉ.

EL 22 DE AGOSTO SERÁ PRESENTADA ESTA EDICIÓN ESPECIAL ILUSTRADA EN LA SALA MARTÍ A LAS 18 HORAS.

(Av. Hidalgo, entre Dr. Mora y Balderas)

 

DIRECTORIO

Fernando Sotres, Fundador y director general (RIP)

Gonzalo Martré, Subdirector

Francisco de la Parra de Grillas, epigramista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here