PRI desmenuza causas de la catástrofe electoral del domingo

0
317
  • Organizaciones internas exigen reconstrucción del partido
  • El presidente del partido, René Juárez pide unidad a la militancia

Tras la catástrofe electoral que vivió el PRI el pasado domingo, militantes comenzaron las críticas a la actual dirigencia y urgieron la renovación democrática del instituto político. La organización Democracia Interna difundió una carta pública, en la cual culpa al presidente Enrique Peña Nieto de la debacle y exigió darle voz y voto de sus militantes.

César Augusto Santiago llamó a que dentro del partido rindan cuentas la dirigencia que encabeza René Juárez Cisneros, así como Aurelio Nuño, quien fungió como coordinador de campaña presidencial, entre otros.

Por su parte, el presidente de la organización México Avanza, Luis Figueroa Solano, envió una carta a Juárez Cisneros, en la cual le pide asumir la derrota como un grito desesperado de la ciudadanía que reclama congruencia. Pidió llevar a cabo encuentros donde los priístas decidan sobre su presente y futuro.

En respuesta, el presidente del PRI, René Juárez Cisneros, se reunió con coordinadores parlamentarios, así como con dirigentes de organizaciones y sectores, a quienes les pidió unidad..Dijo que hacia adentro van a edificar muchas cosas “para acomodarnos de cara al futuro, pero hacia afuera cuando esté el interés de la nación, vamos a actuar con un estricto sentido de responsabilidad”.

Otra organización, Democracia Interna, que encabeza el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, señaló al jefe del Ejecutivo Federal y a su gabinete de secuestrar al PRI e imponer candidatos que llevaron a la derrota.

“Peña y su gabinete son los principales responsables de esta debacle, como son responsables de abrir el partido a candidatos externos y de cerrar los espacios a la militancia; de imponer decisiones y candidaturas a placer; de promover cambios a los documentos del partido que atentaron contra las posibilidades democráticas con el pretexto de hacer más fácil la toma de decisiones, con frivolidad, con prepotencia, auxiliados por una clase política que se prestó a esa humillación a los priístas; con la complicidad de gobernadores, dirigentes de sectores y organizaciones”, dijo en el documento.

Añadió que es necesario esperar a que los ánimos se serenen para que el proceso de reconstrucción se lleve a cabo con equidad e inclusión. “Perder el gobierno de México es, otra vez, la oportunidad de renovarnos y de presentar un rostro distinto a la sociedad”, consideró.

La organización señaló que dentro de los errores que se cometieron estuvo privilegiar la postulación de jóvenes a gobernadores, sobre todo porque se confundió madurez política con amiguismo. “La percepción desde la sociedad de un gobierno corrupto aumentó el desgaste del partido que había apenas recuperado la Presidencia. El incremento en la inseguridad y la pobreza, y reformas estructurales cuyos beneficios no sintió la gente, socavaron aún más el apoyo popular al PRI y a su gobierno”, añadió.

“Después de la decisión cupular del candidato presidencial, prevalecieron las imposiciones, el amiguismo, el compadrazgo, los caprichos de una clase gobernante insensible y prepotente”, aseveró.  La estrategia de campaña presidencial, mencionó, fue fallida y culpó a Aurelio Nuño y a Enrique Ochoa.

“Que no nos gane una supuesta urgencia que tiene que ver con las necesidades del grupo todavía en el poder y no con la reconstrucción del partido, tan necesaria como el dar tiempo para que se dé en forma ordenada”, apuntó.

Por su parte, César Augusto Santiago, quien exigió que Enrique Peña Nieto, Enrique Ochoa, René Juárez, Aurelio Nuño y José Antonio Meade rindan cuentas por la campaña electoral.