Análisis semanal: 25 de junio

0
485

Hablemos de la guerra propagandística. En lugar últimas semanas, los ciudadanos mexicanos hemos sido testigos de cómo se filtran llamadas telefónicas, se dan a conocer documentos —como facturas—, noticias falsas que buscan exacerbar el enojo social, además de una profusa difusión de encuestas.

Las elecciones, por lo visto con las acciones antes descritas, no se ganan con propuestas, sino con descalificaciones o comprobando la falta de ética de los adversarios.

Quizá es Morena el partido más afectado, pues al hacer evidentes sus contradicciones en cuanto a que es el partido de la honestidad, le restan apoyos ciudadanos.

Y es que la falta de respuesta ante casos como los de Layda Sansores, Fadlala Akabani, Ricardo Monreal y algunos más, además de la insistencia en denunciar un pacto entre López Obrador y Peña Nieto, hace que la diferencia que tenía a favor este instituto político se reduzca.

Ante una votación que se prevé cerrada, en donde además de la presidencia está en juego los votos para diputados federales, que son los que definen las prerrogativas para el año entrante, a los partidos les urge recuperar posiciones para evitar mayores fracturas internas.

Lo sabe el PRI, pues de eso depende su sobrevivencia; lo sabe el PAN, que podría enfrentar un encarnizado combate por su presidencia luego del 1 de julio; lo sabe el PRD, que también se juega su existencia como una de las principales fuerzas de izquierda; y lo sabe Morena, en especial su candidato, porque si no es ahora, no tienen seguro su futuro.

Es por lo anterior que se recurre a la filtración de llamadas, de documentos, a una guerra sucia que demuestra que los partidos no buscan un cambio en el sistema político —a pesar de lo que se publicó en sus plataformas electorales—, sino mantener sus registros y presupuestos.

Con todo, la elección del 1 de julio provocará cambios en el sistema de partidos —no sabemos si en el sistema—, por lo que una conclusión es que algo tiene que cambiar para que todo siga igual, nada más que con otros nombres en la punta de la pirámide.

El meme de la semana

La imagen de la semana

Algunos candidatos empiezan a pedir el voto diferenciado.

La Silla Endiablada

De acuerdo a lo aquí publicado, se puede afirmar que la última semana de campaña servirá como telón de fondo para los últimos esfuerzos para incidir en la decisión del electorado, lo cual significa que seremos testigos de más guerra sucia.

Así que a prepararse para escuchar más llamadas, para conocer más documentos incriminatorios, más denuncias, acusaciones y otros recursos de la guerra sucia.

Y si espera alguna propuesta, éstas serán a cuenta gotas, pues como se pudo apreciar en la actual campaña, las ofertas de campaña no son el principal instrumento para buscar el voto de los candidatos, a pesar de que declaren que es así.

Cuenta regresiva: Faltan 9 días para las elecciones.

@LosPinos_mx