Un voto menos.., ¿de cuántos millares más?

0
117

+La burocracia es una máquina gigante manejada por pigmeos. Honoré de Balzac

DR. LORENZO CÓRDOVA V. CONSEJERO PRESIDENTE DEL INE:

BUDAPEST.- Hoy el apellido Mendívil se mantiene en este espacio, pero con el nombre Mónica, de mi hija menor que radica y trabaja en la capital de Hungría, donde además cumplió todos los requisitos de ley vigentes, pero no contó con la pereza y la desidia de la burocracia oficial mexicana, que le impedirá votar en la elección del uno de julio próximo y le manda, doctor Córdova, por este conducto, la crónica de su frustración, que seguramente comparte con quién sabe cuántos compatriotas más a lo largo y ancho del planeta:

“Hoy es 5 de junio de 2018, las elecciones en mi país son el 1° de julio y a pesar de haber dado un seguimiento casi religioso a partir del 15 de enero, no voy a poder votar; mi solicitud de voto extranjero fue rechazada, sabrá Dios por qué.

“… Cuando me enteré hace 6 años de que me vendría a vivir a Hungría, traté de hacer la solicitud para votar en el extranjero, pero en aquella ocasión me dijeron muy amablemente que el límite para hacer solicitudes de ‘voto extranjero’ era hasta finales de marzo. Lo entendí, obviamente no hubiera podido hacerlo antes porque la confirmación sobre mi cambio de residencia llegó a mediados de mayo; pero normas son normas. Lo entendí, lo acepté, pero me prometí que nunca más me volvería a pasar.

“Por esta razón, más o menos en octubre de 2017 llamé a la embajada de México en Hungría para saber cuándo debería registrarme. Me dieron las indicaciones para hacer la cita e iniciar la solicitud de ‘voto extranjero’. Hice mi cita —la fecha más próxima era el 15 de enero de 2018 (¿?¡!) así que confirmé dicha cita y esperé—.

“El 15 de enero… fui a la embajada y llevé absolutamente todos los papeles que pensé me podrían pedir. Hice la solicitud y aparentemente todo estaba en orden, pero me recomendaron revisar la página del INE unos 2 o 3 días después.

“Así lo hice y mi número de folio no apareció nunca. Llamé a la embajada millones de veces y cada vez la respuesta fue la misma: ‘La embajada es un órgano facilitador, pero no tiene injerencia en el INE, no hay nada que podamos hacer’. Para la llamada 1,000,001, la recomendación de mi adorada embajada fue bajar la aplicación a mi celular y hacer de nuevo el trámite por mi cuenta. GRACIAS, EMBAJADA…
Sin embargo este proceso tiene sus serias imperfecciones, la más importante es que el sistema no acepta códigos postales de menos o más de 5 dígitos; en Hungría los códigos postales son de 4. Por esa razón el sistema registró otro código postal. No tengo idea si se puso un cero de más antes o después de mi código real o qué pasó pero, como uno debe mandar también un comprobante de domicilio, asumí que con el comprobante se darían cuenta de esta situación.

“Como realmente me interesaba mucho participar en esta elección, a partir de ese momento di un seguimiento religioso, casi cada 4 días por semana, sobre mi solicitud y el 5 de febrero revisé que había una notificación de inconsistencia después del análisis jurídico, por lo cuál el 5 de febrero se solicitaba ‘subsanar’ dicha inconsistencia (cabe notar que entre el 18 de enero que completé el proceso en la aplicación para celular y el 5 de febrero estuve revisando el portal, llamando al INETEL, etc., pero apenas el 5 de febrero se solicitó esto). Al instante expliqué por teléfono y vía correo electrónico el tema del código postal y ‘subsané’ mi solicitud; sin embargo, el INE registró esto apenas el 9 de marzo, más de un mes después de enviados todos mis documentos “subsanadores”.

“… Amo ser mexicana, amo a mi país, pero odio a sus gobiernos y sus instituciones. Hoy más que nunca digo, desde lo más profundo de mi ser, ‘me dueles México’…

“… Éste es el paquete que esperaba recibir y evidentemente no recibiré, al menos no antes del 15 de junio que es cuando tendría que votar y enviarlo de regreso a México a la velocidad de la luz para que pueda llegar y contar antes del 1° de julio y, mientras tanto, en México tienen todos mis datos; todos los datos de alguien que saben que no se presentará a votar, por lo que podrían hacer cualquier uso de esta información (me acuerdo que cuando era niña era muy sabido que en elecciones anteriores, con tal de hacer fraude, ‘hasta los muertos votaban’…)”

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com    Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here