Nuevo Aeropuerto podría enfrentar complicaciones financieras

0
545
  • El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México informó al Congreso sobre los avances y complicaciones que enfrenta el proyecto
  • En caso de algún retraso en el arranque de operaciones del nuevo aeropuerto, plantea, se cuenta con una red de terminales en la Zona Metropolitana del Valle de México

La empresa Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México adelantó que la construcción de la nueva terminal aérea de la Ciudad podría enfrentarse a un problema de recursos por la volatilidad política o una crisis macroeconómica.

En un informe enviado al Congreso de la Unión sobre los avances del proyecto, el Grupo Aeroportuario advirtió en el apartado «Planes de contingencia», el megaproyecto no está exento de situaciones imprevistas.

«Se trata de una realidad inevitable para cualquier obra de infraestructura. Entre otros factores que pueden influir en el desarrollo de la obra en tiempo y forma están: suficiencia de recursos para financiar el proyecto en su totalidad y asegurar su conclusión», refiere el documento.

«(Así como) por disponibilidad de recursos presupuestales, que pueden ser afectados por condiciones macroeconómicas o volatilidad política».

En caso de algún retraso en el arranque de operaciones del nuevo aeropuerto, plantea, se cuenta con una red de terminales en la Zona Metropolitana del Valle de México que atenderían de forma emergente la demanda creciente de pasajeros, pero sólo mientras se pone en marcha el nuevo aeropuerto.

«Paralelamente sería necesario instrumentar acciones en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) que faciliten la optimización de su infraestructura, así como sus procesos sustantivos, como modernización de slots y equipos para ordenar aterrizajes y despegues. Además de las medidas que se toman actualmente», explica.

También se uniría a esta red el Aeropuerto Internacional de Toluca.

El informe fue entregado a la Comisión Permanente en respuesta a un exhorto que realizó el Senado el 3 de abril para que entregara un informe sobre el proyecto y saber si la obra se construye en tiempo o registra retrasos, y conocer si existe un plan de contingencia para la saturación del actual aeropuerto de no entregarse el nuevo en el 2020, como se promete.

El Grupo Aeroportuario informa que hasta el 31 de marzo, la obra física-financiera era del 27.33%, “sin embargo tiende a incrementarse en su construcción, pues debe tomarse en cuenta que previo al arranque se trabajó en diseño, contratación y adquisición de experiencia”.

Se estima que durante el periodo 2018-2020 la estrategia de ejecución del NAIM alcanzará tasas de crecimiento promedio mayores a las registradas hasta el 2017 y tendrá un comportamiento creciente, asegura el reporte.

Hasta el momento, la obra se está fondeando con 10 mil millones de dólares dividido en tres rubros: 6 mil millones de la emisión de bonos, mil 600 millones de la Fibra E y mil 250 millones de recursos del Gobierno federal.

Señala que el 87% de los 416 contratos firmados durante la construcción han sido por licitación pública, por un monto de 137 mil 873 millones de pesos, y el 98% de esos recursos son en obras públicas.