En Morena andan nerviosones

0
474

Aunque, por supuesto, predomina el ánimo victorioso entre sus militantes, algo deben estar leyendo al interior de Morena en la CDMX que ha puesto a algunos dirigentes un poco nerviosos ante la cercanía del proceso electoral de julio próximo.

Y es que a pesar de que se mantienen arriba en las encuestas, han notado que la figura de Claudia Sheinbaum viene en declive comparada con la de Andrés Manuel López Obrador en la capital, por lo que el voto capitalino puede ser diferenciado. Al menos en los dos últimos meses la candidata de Morena a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México ha visto cómo pierde puntos, así sea por goteo, lo que ha puesto nervioso a más de un dirigente.

No porque Claudia se pueda desfondar, pues eso lo descartan por completo, pero sí el que pueda permitir que el segundo lugar se le acerque demasiado y, entonces sí, con la operación del aparato gubernamental les puedan dar un susto.

Resulta muy extraño que los morenos no hayan salido en la capital a presumir sus encuestas, y se apoyen en las que publican los diarios del país para montarse en la que más les convenga.

En las que ese partido tiene, Claudia se mantiene arriba entre 8 y 10 puntos sobre Alejandra Barrales, que son muchos puntos, pero el tema es que hasta hace unas semanas la ventaja era de hasta 20, casi dos a uno.

Por el lado del PRD tienen medido que la ventaja promedio de la exdelegada de Tlalpan sobre Barrales promedia seis puntos, que con una buena operación el día de la elección les puede alcanzar para un final de fotografía.

Otro tema que los tiene nerviosos es ver si, al final de cuentas —depende quién se posicione en segundo lugar en la carrera presidencial—, los que ahora apoyan a Mikel Arriola decidan darle utilidad a su voto y se lo entreguen a la coalición Por la Ciudad al Frente.

Aunado a ello, que los panistas y la clase media, que hasta ahora le han escatimado el apoyo a Alejandra, se decidan también por el voto útil, y todo eso se combine para que —junto con la operación electoral de los caciques— sean rebasados en la recta final.

Aunque el ánimo triunfalista sigue en la mayoría de los morenos, ya no se notan tan confiados como hace unas semanas, donde no se veía por donde se podían colar sus adversarios en la contienda.

Entre más cerca están las elecciones, más crece el nerviosismo, sobre todo porque no les da mucha confianza que el PRD y el gobierno capitalino no se hayan lanzado a embestirlos. Piensan que les están preparando una sorpresa y eso no les tiene tranquilos.

Dicen que todo se ve como la calma que precede a una gran tormenta.

CENTAVITOS… Parece que ahora sí José Ramón Amieva se fajó los pantalones al anunciar que su administración no está buscando que el gobierno reconstruya los inmuebles dañados por el sismo, y que los recursos se vayan a Fondo Perdido, como lo han solicitado algunos diputados del PRD. Y suena duro, pero el jefe de Gobierno tiene razón al decir que si se privilegia a unos con la reconstrucción gratuita, se estaría discriminando a otros, por lo que lo mejor es dar un apoyo equitativo a los damnificados. Qué bueno que Amieva no cayó en la tentación del populismo en plena época electoral, lo cual no quiere decir que deje de apoyar a las víctimas, sino todo lo contrario, nada más que buscará ser parejo.