El factor Margarita

0
81

La renuncia de Margarita Zavala a su candidatura por la Presidencia de la República es una pésima noticia para Morena y todos sus candidatos, sobre todo, para Andrés Manuel López Obrador, pues los puntos de la expanista pueden ser vitales en la contienda.

No es en automático que los seguidores de Zavala se pasen a otra opción porque ella se los diga, pues no son como los del partido pejista, que obedecen sin chistar cualquier indicación de su líder.

Aquí cada quien tiene sus propias convicciones y habrá que ver a quién de los candidatos beneficia eso, si al frentista Ricardo Anaya o al priista José Antonio Meade. Incluso, si a El Bronco, que se queda como único independiente; lo único seguro es que esos votos no serán para Morena.

Aunque los seguidores de Margarita son panistas convencidos, hay que tener en cuenta que optaron por el camino independiente, justamente, por no estar de acuerdo con lo que consideraron como prácticas antidemocráticas de Anaya al interior del PAN.

Están peleados a muerte con el llamado Joven Maravilla, quien hasta la fecha no pudo hacer una operación cicatriz con sus correligionarios, por lo que existe una gran posibilidad de que se carguen hacia Meade.

No es que sean priistas, sino que varios de ellos coincidieron con el abanderado tricolor cuando era funcionario federal y establecieron fuertes vínculos. Prefieren que él sea Presidente de la República y no Anaya… y menos López Obrador.

Además, todo mundo tiene presente que el expresidente Felipe Calderón —esposo de Zavala— tiene una estrecha relación con el salinismo y con Enrique Peña Nieto, por lo que es más factible que por ese lado incline sus esfuerzos políticos.

Y es que a nadie pasa desapercibido que desde hace algunas semanas hay una embestida oficial para tratar de que Meade repunte como sea en las encuestas y se convierta en una opción real para disputarle el triunfo a Andrés Manuel, que ya se empieza a preocupar.

Porque bien es cierto que, según las matemáticas, los puntos de Margarita no inclinan la balanza, sí generan percepción de que a El Peje le puede crecer un enemigo competitivo y ahí las cosas pueden empezar a dar la vuelta.

Esta renuncia pudiera beneficiarle más a Meade, se ve que le están metiendo todo para que levante, pero en caso de que no suba, quizá entonces en segundo beneficiado sea Anaya, con tal de frenar al líder de Morena, que ya se siente ganador.

La clave para que el frentista o el priista aprovechen la declinación de Zavala y se afirmen en definitiva como la opción que puede ganar la Presidencia de la República, pasa por el debate del próximo domingo, quien lo gane habrá dado un gran salto.

Pero el asunto pegaría también en la CDMX, pues si Andrés Manuel baja en las encuestas nacionales, en automático el tema repercutirá en la capital, donde Morena tiene pésimos candidatos en lo general y están esperanzados a lo que les aporte su líder.

CENTAVITOS… Y hablando de Morena, como que nadie entiende muy bien qué ganan con llevarse a Amalia García a estas alturas del partido. La exsecretaria del Trabajo capitalina no tiene territorio, no es líder de tribu y mucho menos tiene operación política. Amalia, quien desde hace años va en picada después de haber sido líder nacional del PRD y gobernadora de Zacatecas, se ve muy mal pasándose al otro lado cuando el barco se hunde. Más que ayuda, se convierte en una pesada carga para los morenos, que si ganan tendrán que pagar con un hueso a la zacatecana, a cambio de nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here