Mikel le sangra votos al Frente

0
78

Podrán llamarle Fantasías Mikel e incluso ni siquiera pelarlo, pero lo cierto es que el priista Mikel Arriola ha ido sangrando la reserva de votos de los panistas que, a fin de cuentas, le pegan a la coalición Por la Ciudad al Frente.

Con sus posturas de ultraderecha sobre el aborto y las bodas gay, por ejemplo, que nada bien caen a los habitantes de izquierda de esta capital, ganó la simpatía de los conservadores que, si bien no son mayoría, sí votan.

Cuando Arriola lanzó sus críticas a las leyes liberales de la CDMX, muchos pensaron que se estaba echando la soga al cuello, pues el electorado lo iba a linchar, empezando por los propios priistas capitalinos.

Y es que antes que el PRD, los tricolores habían propuesto en las legislaturas de 2000 y de 2006 en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que se permitiera a las mujeres decidir libremente sobre la posibilidad de abortar, en caso de embarazos no deseados.

También, propusieron la eutanasia y la castración química a los violadores, iniciativas que fueron consideradas “muy de avanzada” y que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no se atrevió a apoyar.

Fue hasta que Marcelo Ebrard llegó a la Jefatura de Gobierno cuando, a propuesta del PRD, en Donceles se aprobó la interrupción legal del embarazo y se dejó el camino listo para las bodas gay.

Por eso llamó la atención que Mikel se pronunciara en contra de esas leyes, pues se dejó ver más papista que el Papa. En su momento, todos lo consideraron un grave error en esta ciudad de libertades.

Pero el priista no se echó para atrás, sobre todo, porque nada tenía que perder, pues todo mundo pensaba que su participación en el proceso electoral sería meramente anecdótica, ya que no tenía el menor chance de ganar.

Y sigue sin posibilidades de obtener el triunfo, pero sí se ha convertido en un factor de decisión en la contienda, sobre todo, porque muchos panistas tradicionales, que no vieron bien la alianza con el PRD, voltean a verlo.

Los azules del ala dura no se sienten representados por
Alejandra Barrales y tampoco por Claudia Sheinbaum, por lo que ven como opción a Arriola, porque es con quien más conectan.

A quien más afecta el activismo del priista es a la coalición frentista, pero solamente por lo que toca a la lucha por la Jefatura de Gobierno, pues en las alcaldías mantendrán su voto azul.

Claro que las encuestas que ubican a Mikel por encima de Barrales son un chiste, pero eso no significa que no haya crecido y que al final entregue mejores cuentas de las que su propio partido esperaba de él, a quien veían como un candidato testimonial.

En una de esas, saca más votos aquí que su candidato presidencial, José Antonio Meade, cosa que nunca se había visto en la historia tricolor; regularmente es al revés.

CENTAVITOS… Por cierto, el domingo se realizó el primer debate entre aspirantes a la alcaldía de Álvaro Obregón y fue notoria la ausencia de la campechana Layda Sansores, nombrada por El Peje su candidata oficial. No es que alguien haya extrañado a la veterana política, pero esos desplantes al electorado sólo se los aguantan a su jefe, no a ella.

Qué cinismo tirarse a la hamaca y esperar a que todo lo haga Andrés Manuel y se pueda subir en esa ola, porque qué flojera trabajar. A ver si en la ola pejista no viene algún remolino y se ahoga por flojita, pues no todos los obregonenses son morenos o manipulables.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here