Eligen a Quim Torra como nuevo presidente de Cataluña

0
350
  • En los próximos días deberá formar gobierno para que se levante la intervención de la autonomía catalana decretada por Madrid tras la fallida declaración de independencia del 27 de octubre
  • En una breve intervención tras la votación, el nuevo funcionario planteó su postura politica: «Viva Cataluña libre».

El Parlamento de Cataluña nombró este lunes como presidente regional al editor Quim Torra, candidato impulsado por el destituido Carles Puigdemont, para recuperar la autonomía regional y reanudar la lucha independentista con el gobierno español.

Torra, de 55 años, es miembro del ala dura del independentismo catalán, y fue designado tras una apretada votación de 66 votos a favor, 65 en contra y 4 abstenciones de la facción más radical del separatismo.

En una breve intervención tras la votación, el nuevo funcionario planteó su postura politica: «Viva Cataluña libre».

En los próximos días deberá formar gobierno en esta región con 7.5 millones de habitantes, requisito para que se levante la intervención de la autonomía catalana decretada por Madrid tras la fallida declaración de independencia del 27 de octubre.

La intervención podría ser aplicada de nuevo si los nuevos dirigentes se saltan la ley en su lucha por la independencia, advirtió el presidente español, Mariano Rajoy, quien se mostró cauteloso ante la investidura. «Vamos a apostar por el entendimiento y por la concordia pero de la misma manera que digo esto (…) garantizo que la ley y la Constitución española se van a cumplir», afirmó.

Torra se alinea con la estrategia de su antecesor Puigdemont, partidario de mantener la tensión con el Estado. En su discurso prometió ser leal al mandato de construir un Estado independiente en forma de república y trabajar sin descanso para ello una vez que forme gobierno.

Su elección este lunes fue posible gracias a la abstención de los cuatro diputados de la CUP (Candidatura de Unidad Popular), un pequeño partido independentista de extrema izquierda partidario de la desobediencia y la confrontación con Madrid.

También a facilitar el retorno al poder del «presidente legítimo» Carles Puigdemont, que delegó «provisionalmente» en él para evitar la convocatoria de nuevas elecciones tras meses de bloqueo político.

La oposición criticó esta subordinación al anterior líder así como la elección de Torra como sucesor, perseguido por una serie de antiguos artículos en los que vertía duras ofensas contra los españoles.