5 factores a tomar en cuenta en la elección 2018

0
549

Las campañas electorales han comenzado. A los esfuerzos de los candidatos y sus equipos, se sumarán algunos factores que podrían tener influencia para determinar el resultado final, razón por la cual los equipos de campaña buscan que éstos factores jueguen a su favor. Ahora abordaremos algunos de estos, considerando que pueden influir en la decisión del elector.

Los factores

Guerra sucia. Sin duda, una campaña negativa —como se vio en el 2006—, puede contribuir al resultado de una votación.

En esta ocasión, como también se ha visto en meses recientes, seremos testigos de la manera en que desde las sombras y a través de una red social, será difundida información comprometedora de uno o varios candidatos.

Ya se vio como se hizo en contra de Ricardo Anaya, además de lo que se está cocinando en contra de López Obrador. Se espera que este recurso sea el que marque el actual proceso electoral, además de que podría ser el factor que defina el sentido del voto de muchos ciudadanos.

La guerra sucia 2018 será algo a tomar en cuenta en los 90 días que durarán las campañas electorales.

Redes sociales. Dada la penetración de Internet a través de los teléfonos celulares, se espera que las redes sociales contribuyan no sólo como espacios para el intercambio de información y para la reflexión, a pesar de la presencia de perfiles que buscan incrementar la polarización y los enfrentamientos.

Las cifras del número de ciudadanos que utilizan sus redes sociales para informarse, nos da una idea de que tan influyentes pueden llegar a ser estas herramientas.

Otro elemento a tomar en cuenta para dar seguimiento a este factor, es la falta de regulación en este medio, lo cual permite que sean utilizadas las redes en cualquier tipo de estrategias, incluso aquellas que puedan ser consideradas negativas.

En Estados Unidos, de acuerdo a la experiencia de la pasada elección presidencial, una red como Facebook ayudó a que un segmento del electorado definiera el resultado gracias a los mensajes que recibieron electores en tres estados en los que la diferencia entre Trump y Clinton era menor al 5%; dichos mensajes resaltaban aspectos negativos de Clinton, en tanto ofrecían argumentos para votar por Trump a partir de elementos que se identificaban por los mensajes que los usuarios compartían en esta red.

Pronto se verá si en México comienzan a presentarse este tipo de estrategias a través de las redes sociales.

Las alianzas. Se trata de la primera elección presidencial en la que los principales contendientes están apoyados por alianzas electorales.

Cada una de estas coaliciones representan posiciones de poder que buscarán sacar adelante a sus candidatos.

Dos de los abanderados representan a partidos que gobiernan las 32 entidades del país, por lo que la operación en los estados a favor de uno de ellos, algo que pudiera influir en el resultado.

Asimismo, hay que estar al pendiente de cómo las candidaturas locales contribuyen a la causa nacional de los abanderados presidenciales.

La debilidad del INE. A no pocos preocupa la actual situación por la que atraviesa la autoridad electoral. Temas como el conteo rápido, la declaratoria de quién va como ganador al final de la jornada electoral, el manejo del muy posible conflicto postelectoral, así como la regulación de las actividades proselitistas y de la propaganda, son aspectos que deben estar en la mira ciudadana.

Es claro que las decisiones del Consejo General del INE no dejarán a todo mundo satisfecho, sobre todo si consideramos la actuación previa, que ha generado que sentencias del TEPJF modifiquen el sentido de las decisiones del organismo, además de las polémicas por declaraciones de sus integrantes.

Si el INE está o no a la altura de las circunstancias, es algo que veremos —lamentablemente— a lo largo de las campañas. Por lo pronto, lo sucedido con los aspirantes a candidatos independientes ha dejado la duda de que tan enérgico será el INE con quienes tratan de hacer trampa.

El votante. En 2015, vimos cómo algunos ciudadanos enviaban mensajes para protestar en contra de los partidos, promover el abstencionismo, la anulación de votos o, incluso, argumentar a favor del voto útil.

En esta ocasión, el votante podrá ser actor central en este proceso, el cual estará marcado por una alta competencia entre los candidatos.

La pregunta es si el votante podrá ejercer su libertad para decidir o sucumbirá a los intentos de manipulación de los equipos de campaña.

Del tintero

No hay que perder de vista lo que sucede en la CDMX, pues se perfila una batalla cruenta por la victoria. Otro tema a considerar, y que abordaremos en una ocasión futura, es el conservadurismo de los aspirantes presidenciales, en especial sobre temas como el aborto, matrimonios igualitarios y la objeción de conciencia. No son temas que atraen a las masas, pero sí que dan a conocer a los candidatos.

@AReyesVigueras