Congresos locales deben homologar código penal en materia de pederastia

0
745
  • Durante 2015 y 2016 se registraron alrededor de 30 mil casos
  • México ocupa el primer lugar mundial en materia de abuso sexual, violencia física y homicidio en contra de menores, de acuerdo a la OCDE.

Redacción Indicador Político

El diputado Germán Ernesto Ralis Cumplido de Movimiento Ciudadano (MC) pidió ante la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados que se exhorte a los congresos locales a homologar sus códigos penales en materia de pederastia, para que sea considerado como delito grave, ya que en el periodo comprendido entre 2015 y 2016 se registraron alrededor de 30 mil casos.

El exhorto sostiene que en el primer trimestre del 2018, hubo un aumento del 8% respecto al año pasado. “Este escenario estadístico”, expresó el legislador, “ha colocado a México en el primer lugar mundial en materia de abuso sexual, violencia física y homicidio en contra de menores, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”.

Afirmó que la impunidad de este delito en localidades como Acapulco, Guerrero, lo ha convertido tristemente en un destino de turismo sexual para pederastas extranjeros de EEUU, Canadá, Inglaterra y Holanda. Este fenómeno también prevalece en ciudades como Cancún, Tijuana, Guadalajara y Tapachula.

En 25 de las 32 entidades no tipifican como delito grave la pederastia, por lo que se deja en libertad a personas que invaden o dañan la intimidad y seguridad de los infantes pagando una fianza que oscila entre tres y hasta mil 200 días de salario mínimo. Mientras que estados como Yucatán, Tlaxcala, Tabasco, Sinaloa, Quintana Roo, Querétaro, Morelos, Jalisco y la Ciudad de México sí consideran grave la pederastia. En Jalisco esta infracción tiene una penalidad que va de 12 a 20 años de prisión.

El legislador explicó que si bien el Código Penal Federal fija en los artículos 209 Bis y 209 Ter como castigo para este  delito la pérdida de la libertad, es necesario que los ordenamientos penales locales se homologuen, a fin de disminuirlo. También urge brindar estadísticas útiles que contribuyan a afrontar este fenómeno. Además, se necesita informarlos sobre cómo actuar ante un abuso y castigar a los culpables del acto.

Enfatizó que un abuso sexual abre decenas de consecuencias y padecimientos para los afectados en todas las etapas de su vida. Apuntó que las víctimas de abuso pueden presentar síntomas como ansiedad, inadaptación social, síndrome de estrés postraumático, afectaciones en el sueño, consumo de drogas y alcohol, conductas autolesivas o suicidas, depresión, masturbación compulsiva, exhibicionismo y problemas de identidad sexual.

“Dejar libre a las personas que cometen abuso sexual en menores, solo representa la tentativa de volver a cometer el delito; convirtamos la pederastia en un delito que no quede impune, pues el seguir evadiendo tal responsabilidad en las leyes de nuestro país, representa dejar en el abandono a la niñez”.