El cineasta mexicano Guillermo del Toro ganó ayer el Globo de oro como el Mejor Director por su película La forma del agua, en la 75 edición de estos premios que entregó ayer la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood en el Hotel Beverly Hilton en Beverly Hills. A la vez, se convierte en favorito para el próximo Óscar.

“Esperaba sonarme la nariz con esto”, bromeó Del Toro con su discurso en una hoja de papel.

“Desde niño he sido fiel a los monstruos. Me han salvado y absuelto. Los monstruos son santo patronos de las imperfecciones y nos permiten contemplar la posibilidad de fallar y de que hay que seguir adelante. Durante años he elaborado historias con emoción, color, luces y sombras. En tres ocasiones especiales, estas historias me han salvado la vida. Como directores, estas cosas no se quedan en la filmografía, hacemos un pacto con un demonio en el que le damos tres años de nuestra vida por un registro fílmico. Quiero darle la gracias a…”, expresó tras una pausa que justificó enseguida.

“Me ha tomado 25 años, dénme un minuto. No estaría aquí sin mi elenco, mi equipo y debo mencionar a mujeres fantásticas, sin quienes no estaría aquí. Mis monstruos les dan las gracias”, afirmó el originario de Guadalajara, de 53 años de edad.

La forma del agua contó con Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins, Doug Jones, Michael Stuhlbarg y Octavia Spencer como protagonistas. La cinta fue presentada en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia, el 25 de octubre de 2017, y su estreno en salas será el 12 de enero próximo.

El filme, nominado en siete categorías, también se llevó el galardón a Mejor Banda Sonora para Alexandre Desplat.

“Guillermo: tu película ha sido muy especial porque habla de tu humanidad, tu pasión y gracias por las cenas que compartimos en París y las que vendrán”, señaló Alexandre Desplat.

La forma del agua se desarrolla en 1962 y aborda la historia de una empleada de limpieza, muda, y de su colega quienes trabajan en un laboratorio del gobierno, donde descubren una criatura anfibia en un tanque de agua. La limpiadora hace amistad con la criatura y se enamora.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here