La persistente realidad

0
140

Tras la puerta del poder

  • A 11 días de la elección, las encuestas encuentran que los mexicanos no cambian sus preferencias
  • Hoy como hace meses, Enrique Peña Nieto saca entre 15 y 20 puntos a AMLO y a Vázquez Mota
  • El PRI demandó de Gobernación, IFE y Fepade blindar las elecciones de la violencia

Una y otra vez a lo largo del año, reflejo del año anterior, las encuestas han colocado a cada uno de los candidatos presidenciales con porcentajes de preferencias electorales que prácticamente no se han movido.

Una y otra vez la realidad del voto posible -que eso son las los sondeos- ha sido persistente en señalar a Enrique Peña Nieto como el puntero por un margen que oscila entre 20 y 15 puntos (cada punto representa a 500 mil posibles votantes) arriba de las preferencias alcanzadas por Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota.

Una y otra vez el joven priísta confirma en su proyección electoral, la de su partido, la del PRI, que en un contrasentido para muchos inexplicable desde que perdió por mucho en julio de 2006 la Presidencia de la República y la mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados, y otros muchos cargos estatales, ha venido consolidándose como el gran ganador en los comicios de 2007, 2008, 2009, 2010 y en los que van ahora en 2012.

Esa persistente realidad se confirma hoy mismo en las 4 encuestas dadas a conocer ayer por igual número de casas encuestadoras y medios que indican que a 11 días de la elección del 1 de julio Peña Nieto y su partido, el PRI, superan cuando menos por 15 puntos a Andrés Manuel López Obrador y sus partidos, el PRD-PT y Movimiento Ciudadano y a Josefina Vázquez Mota y su partido, el PAN, hoy en la Presidencia de la República.

Los sondeos dados a conocer ayer son muy similares entre sí. Todos ellos son avalados por la autoridad electoral luego de que han sido registradas sus metodologías por el IFE.

Así «El Universal» y Buendía y Laredo encontraron que Enrique Peña Nieto cuenta con el 43.6 por ciento de la intención el voto mientras que Andrés Manuel López Obrador suma 27.7 por ciento (15.9 por ciento abajo del priísta) y Josefina Vázquez Mota logra 25.1 (18.5 debajo de Peña) por ciento.

El diario «Excélsior» y Ulises Beltrán y Asociados hallaron en su sondeo que Peña Nieto alcanza 42 por ciento de preferencias mientras que López Obrador llega a 27 por ciento (15 puntos abajo del priísta) y Vázquez Mota llega a 29 por ciento (13 debajo de PN).

La encuesta de Parametría, que dirige Francisco Abundis, y que es publicada en «El Sol», «La Prensa», «Ovaciones» y todos los diarios de la OEM, indica que el mexiquense obtiene 43.4 por ciento de apoyos en tanto que AMLO llega a 29.2 por ciento (13.5 por ciento debajo de Peña) y Vázquez Mota a 23.6 por ciento (19.8 por ciento abajo del priísta).

Y la diaria de Gea-Isa, que publicó también ayer el diario «Milenio», dice que Peña logra 44.4 por ciento en tanto que López Obrador suma 27.1 por ciento (17.3 por ciento debajo de Peña) y la panista llega a 26 por ciento (es decir 18.4 debajo del mexiquense).

Si estos sondeos son ciertos -como indica la historia de cada una de estas encuestadoras-, a 11 días de la elección la distancia entre el puntero y sus seguidores es prácticamente insuperable.

En realidad se requeriría un milagro para que alguno de ellos alcanzara y superara en semana y media a Peña Nieto.

Sin duda lo interesante de esta tendencia en las encuestas es la persistencia de las intenciones de voto de los mexicanos a favor del priísta mexiquense Enrique Peña Nieto.

Una persistencia ciudadana que ha superado una de las campañas sucias más tenaces, perseverantes, tercas, apabullantes de todos los tiempos lanzadas por el PAN, sus legisladores y su candidata presidencial, contra un personaje y su partido.

Otro punto interesante que, a estas alturas de la elección, metidos ya en la recta final, a apenas 11 días de que concluya, no está definido el segundo lugar de la contienda pues en los resultados de una de las encuestas Vázquez Mota supera a AMLO y en otras dos hay empate técnico entre ellos.

Sólo una, la de Parametría, hay una separación clara de López Obrador sobre Vázquez Mota. Pero eso no significa que ese asunto esté resuelto.

Lo sorprendente también es que, a 11 días de la elección, Josefina Vázquez Mota y el PAN insistan en atacar a cada momento a Peña Nieto y al PRI a pesar de que todos los indicadores electorales, las encuestas en primer lugar, les dicen que esa campaña no tuvo ninguna ganancia para ellos y al parecer sí todo lo contrario.

Con seguridad en los días que vienen habrá nuevas encuestas que muy posiblemente ratificarán a las que aquí incorporamos para su información.

Habrá quizá alguna que discrepe de la mayoría y coloque a alguno de los dos seguidores, a Vázquez Mota o a López Obrador muy cercano a Peña, o hasta por encima de este.

Lo que aseguran los expertos, es que será muy difícil que el resultado final de la votación del domingo primero se aparte mucho de los resultados de estos sondeos.

Lo que está en juego para las casas encuestadoras es vital, de ser acertados dependerá su permanencia en el mercado de los sondeos.

Así que sus resultados reflejan y reflejarán la terca realidad de las preferencias electorales en México, esa que coloca a Peña Nieto lejos de AMLO y Vázquez Mota.

Y usted disculpará que no metamos en este análisis a Gabriel Quadri, quien no importa en qué lugar ande y quede, porque al final sólo representa a muy pocos mexicanos, y muy extraviados políticamente hablando. Sólo nos distraería y quitaría espacio.

AMENAZA DE VIOLENCIA

El diputado priísta jalisciense Arturo Zamora, vicecoordinador de su bancada en San Lázaro, fue el encargado de pedirle a la Secretaría de Gobernación que encabeza el panista Alejandro Poiré, para que esta dependencia no sólo garantice la seguridad de candidatos y ciudadanos sino que, junto con el IFE y la Fepade, de la PGR, se responsabilicen de la seguridad de los comicios.

El 1 de julio, indicó el legislador, el país no sólo elegirá a un nuevo Presidente de la República, sino a un nuevo Senado y una nueva Cámara de Diputados mientras que 6 estados votarán por nuevos gobernadores, alcaldes y 15 congresos locales, y en el Distrito Federal se elegirá un nuevo jefe de gobierno, 16 delegados y a los integrantes de la nueva Asamblea Legislativa.

«Todos ellos deben intensificar su labor para que en la semana y media que queda de campañas no se registren hechos de violencia que empañen el proceso democrático que vive el país.

«Exhortamos a la Segob a que cumpla puntualmente con su labor de garantizar la seguridad de candidatos y ciudadanos, así como cumplir el decálogo que anunció el pasado mes de marzo para que el gobierno federal frene cualquier uso electorero de programas sociales», agregó.

Zamora expresó la preocupación del PRI sobre algunos signos de violencia en las campañas presidenciales, y por ello exhortó a la Secretaría de Gobernación a estar pendiente de cualquier incidente que pueda derivar en hechos de mayores consecuencias.

«Se requiere una autoridad electoral más pendiente de cualquier campaña que pueda confrontar a los mexicanos, cualquier discurso que pueda derivar en violencia verbal o física y ahí el IFE tiene los instrumentos legales para frenar y sancionar a candidatos y partidos.

«El proyecto se llama México y los ciudadanos quieren ir a las urnas el próximo 1 de julio en un ambiente de paz, tranquilidad y transparencia.

«A eso le apuesta el PRI y confiamos en las autoridades federales y electorales estén a la altura del reto», dijo Zamora.

Consideró que México se encuentra ante la movilización electoral más amplia de la historia moderna, donde están inscritos en la Lista Nominal casi 79 millones y medio de mexicanos, que se espera acudan a las más de 143 mil casillas que se instalarán en todo el país.

¿MORELOS, AL PRI?

De las 6 gubernaturas en juego, en 2 el PRI sufrió para sacar candidatos sin rupturas. Estos fueron Tabasco y Morelos. Donde no hubo remedio fue en Chiapas donde finalmente se fue la senadora María Elena Orantes, quien dejó al tricolor para ser lanzada por el PRD.

Hoy el candidato del PRI ahí es el verde Manuel Velasco.

En Morelos hubo hasta golpes. Pero al final salió Amado Orihuela quien al principio no pegaba pero que a 11 días de la elección parece que finalmente se le metió a los electores quienes, según Consulta Mitofsky, le dan ya 42.9 por ciento de preferencias frente a 35.8 por ciento del senador perredista Graco Ramírez (quien parece que se queda de nuevo con las ganas de llegar al palacio estatal, pues con esta van dos elecciones en las que participa), mientras que el panista Adrián Rivera Pérez apenas suma 19.6 por ciento.

 

rvizcaino@gmail.com

Compartir