Afilan cuchillos los caciques

0
66

Capital Político

Si las campañas políticas en el DF han estado de flojera, es cuestión de esperar una semana a que les suelten las manos a los candidatos a delegados y diputados locales, que son los caciques que realmente mueven las estructuras de la ciudad.

De acuerdo con la ley, los caciques delegacionales no pueden aparecer oficialmente hasta el 14 de mayo, en que estarán libres para recorrer sus territorios y desplegar todas sus mañas en busca de ganar la elección.

A pesar de toda la parafernalia y dinero que hay detrás de las campañas de los principales candidatos a sustituir a Marcelo Ebrard, ninguno de ellos ha demostrado tener control sobre el proceso.

El que más ruido hace es, por supuesto, Miguel à ngel Mancera, candidato de las izquierdas, por la gran estructura gubernamental y de las tribus del PRD, que lo han hecho lucir en sus eventos.

Pero a todo mundo le queda claro que sin esos grupos no puede moverse y que es un rehén; que le hace falta que aparezcan públicamente los capos para que lo puedan pasear en sus respectivas delegaciones y distritos sin restricción alguna.

Mancera necesita aguantarlos hasta que pueda sentarse en la silla del GDF y después pensar en deshacerse de ellos, porque es obvio que trae un proyecto distinto.

Beatriz Paredes, por su parte, depende completamente de la agenda del aspirante presidencial Enrique Peña Nieto, que es el que le está haciendo el caldo gordo porque lo que es el PRI, en el DF no trae nada.

Quizá la candidata priísta será la menos beneficiada con la salida de los caciques delegacionales, pues no tiene fuerza en ninguna, excepto en las que participan los ex perredistas Leticia Robles, Emilio Serrano y Adrián Rubalcava, que son à lvaro Obregón, Iztacalco y Cuajimalpa, respectivamente.

Además de estar atada a lo que haga Peña Nieto, Beatriz depende igual de lo que le consigan los líderes sindicales afines a su partido, que le organizan eventos en lugares cerrados.

Por eso su equipo le está apostando más bien a las redes sociales y a lo que puedan obtener en los debates que organizará el IEDF.

Por su parte Isabel Miranda de Wallace podría tener algún movimiento hacia arriba luego de que los caciques delegacionales de Benito Juárez y Miguel Hidalgo salgan a las calles, y de la realización de los dos debates programados; de Cuajimalpa no puede esperar mucho.

Peleada en un inicio con la dirigencia local del PAN, ante la que se rebeló, Miranda de Wallace se ha tenido que ajustar a los designios de los panistas, sobre todo ahora que su coordinadora es la diputada local Mariana Gómez del Campo.

Con el trabajo de los candidatos a delegados y diputados, de alguna manera elevará el rating de los panistas, incluida su candidata al GDF, aunque no le alcanzará para mucho.

De la panalista Rosario Guerra ni hablar; busca conservar el registro de un partido al que no pertenece y al que se fue luego de ser marginada por el PRI, donde nació, creció y desapareció.

Como quiera las campañas tomarán otro auge ahora que los caciques anden sueltos.

CENTAVITOS Ya se supo que a Marcelo Ebrard no sólo le hackearon el twitter, sino que la foto que se publicó en su cuenta es real. El Jefe de Gobierno se la pasó de lujo en un yate, que dicen las malas lenguas lo financiaron o Marco Antonio Solís El Buky, o Héctor Slim, el hijo del millonario empresario mexicano con quien hizo el viaje. Marcelito se la pasó de lujo en el yate, después en primera fila en el concierto de El Buky, que incluso agradeció públicamente su presencia y lo recibió junto con Rosalinda Bueso en el camerino. Como chamaco Marcelo se animó a bailar «tú me vuelves loco». El jefe de gobierno se veían medio tieso, pues se ve que el baile no es lo suyo; su esposa, por el contrario, trae el ritmo por dentro. Así que si alguien ve medio bronceado a Ebrard no es por sus giras de trabajo, por el tráfico que provocan sus obras o por la ceniza del Popo, sino por el radiante sol del puerto de Acapulco.

a.rueda@contactodf.com

Compartir