Se alenta el PRD

0
347
Mientras los perredistas siguen deshojando una margarita «”que, por cierto, ya está muy deshojada»”, Morena mete el turbo y no sólo tiene candidata a la Jefatura de Gobierno, sino aspirantes a cada una de las alcaldías de la CDMX.

¿Qué significa eso?, que mientras los amarillos duermen la mona, sus principales enemigos se echan a correr y, si ya de por sí iban adelante, cuando el sol azteca quiera arrancar no le verá ni el polvo a sus rivales.

Los perredistas se entretienen jugando a que si es Alejandra Barrales, Armando Ahued o Salomón Chertorivski, mientras Morena no tiene el menor empacho en aplicar el dedazo y lanzar incluso a verdaderos delincuentes como candidatos.

Dicen en el PRD que no quieren verse como los pejistas, que impusieron a Claudia Sheinbaum mediante una encuesta amañada. Como si a alguien le importara eso; a la hora de los votos la gente ni se acuerda.

Y mientras los amarillos ni siquiera definen representante para 2018 en la CDMX, los morenos ya hasta aspirantes a alcaldes tienen.

Parece que no ven que Andrés Manuel López Obrador ya inició su campaña en la capital y que es precisamente aquí donde concentrará su mayor esfuerzo para quedarse con la joya de la corona.

A los dirigentes amarillos les gana la soberbia y creen que con su pura estructura o con la coalición de Por la Ciudad al Frente, en automático ganarán la elección; están muy tontos.

El irse a encuesta para sacar candidato es un error tan mayúsculo, que incluso se sabe que Barrales, única perredista en la contienda por el puesto, ha dicho que si no va a ser ella. que de una vez digan quién y empiecen a trabajar con el bueno.

Quien crea que el Frente les hace un favor a ella, a Ahued o a Chertorivski al darles la candidatura, se equivocan; será la batalla más dura desde que son gobierno en la ciudad.

Y mientras el PRD duerme, Morena no tiene empacho para enlistar a delincuentes, perdonando de antemano si lo son.

Por ejemplo, lanzan para Gustavo A. Madero a Francisco Chíguil, el mismo al que los pobladores culpan de la muerte, en 2008, de nueve adolescentes en el bar Heaven, que durante su administración operó como giro negro.

Con todo y ello es el candidato, cuando ni en las ternas iniciales de las supuestas encuestas aparecía; es la necesidad de Morena de jalar votos de donde y como sea. Otro caso es el de Armando Quintero en Iztacalco.

La lista de candidatos deja ver el ajuste de cuentas al interior de Morena a raíz de que Ricardo Monreal aceptó quedarse: Martí Batres fue golpeado de fea forma y sus candidatos bajados.

El monrealista Néstor Núñez irá a la Cuauhtémoc, luego de que Batres lo quiso expulsar por ejercer voto de conciencia en la ALDF.

Está claro que a López Obrador lo único que le interesa es el mayor caudal de votos en la CDMX, incluso a costa de sus cercanos, como Bertha Luján, en Coyoacán; sabe que María Rojo le redituará más.

Y mientras los morenos se despachan con la cuchara grande, Miguel à ngel Mancera anuncia sus vacaciones, pospone la nominación y, por si fuera poco, pospone la reconstrucción de la CDMX hasta enero.

¿En serio está a favor del PRD?

CENTAVITOS»¦ Mientras los perredistas duermen la mona, hasta los maltrechos priistas caminan, pues ayer a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre se le vio más vivito que nunca como anfitrión en primera fila de Mikel Arriola en Iztapalapa. Tan goza de cabal salud, que el Cuau será el guía de turistas de su candidato y de su nuevo dirigente, Paco Olvera, en las delegaciones de la CDMX.