Nociones, Definiciones y Conceptos sobre los Think Tanks

0
162

Torre de Babel

Nociones, Definiciones y Conceptos sobre los Think Tanks

 

Carlos Salazar

 

“A Think Tank (also called a Policy Institute) is an organization, institute, corporation, or group that conducts research and engages in advocacy in areas such as social policy, political strategy, economy, science or technology issues, industrial or business policies, or military advice. Many Think Tanks are non-profit organizations”. Linda Hunt, Entrepreneurial Society, Former Director and my colleague at “The London School of Economics and Political Science”

La dificultad para definir los Think Tanks proviene de la diversidad de objetivos que persiguen. La mayoriÌ a son entidades independientes y sin aÌ nimo de lucro que tratan de generar soluciones concretas a problemas puÌ blicos. Otros tienen motivaciones poliÌ ticas e ideoloÌ gicas, conocidos como los Think Tanks de partido. TambieÌ n los hay que tienen un caraÌ cter maÌ s acadeÌ mico.

En teÌ rminos generales, un Think Tank es una institucioÌ n formada por intelectuales y expertos en diversas materias que tratan de inspirar poliÌ ticas puÌ blicas a traveÌ s de sus estudios e iniciativas. Aunque algunos se limitan a investigar, en principio la mayoriÌ a trata de crear y difundir ideas para provocar un cambio en la accioÌ n poliÌ tica.

El teÌ rmino Think Tank sigue siendo auÌ n novedoso en la mayoriÌ a de los paiÌ ses de AmeÌ rica Latina. En principio, son organizaciones ubicadas en el amplio y heterogeÌ neo mapa del “tercer sector”: ni en el mercado ni en el estado. AsiÌ , por lo general, son Instituciones independiente, no gubernamental, sin aÌ nimo de lucro y en la que -en liÌ neas generales- se estudian temas con el fin de hacer llegar sus conclusiones a quienes toman decisiones. Hay algunos maÌ s acadeÌ micos y por consiguiente, menos vinculadas con los actores poliÌ ticos, en tanto que otros -cuya misioÌ n es la implementacioÌ n de poliÌ ticas puÌ blicas- se dedican menos a investigar, tomando los trabajos realizados por otras organizaciones para implementar proyectos y poliÌ ticas puÌ blicas especialmente en gobiernos subnacionales o departamentales. Hay tambieÌ n instituciones que directamente no investigan y se ocupan de empujar temas claves, hacia la agenda de poliÌ ticas puÌ blicas (advocacy institutions).

TambieÌ n se entienden como Think Tank, las instituciones investigadoras u otro tipo de organizaciones que ofrecen consejos e ideas sobre asuntos de poliÌ tica, comercio e intereses militares. Algunos estaÌ n relacionados con laboratorios militares, empresas privadas, instituciones acadeÌ micas o de otro tipo y normalmente se trata de organizaciones en las que trabajan varios teoÌ ricos e intelectuales multidisciplinares que elaboran anaÌ lisis o recomendaciones de poliÌ ticas puÌ blicas. Tiene estatus legal como institucioÌ n privada (normalmente en forma de fundacioÌ n no comercial) y defienden diversas ideas. Sus trabajos tienen habitualmente un peso importante en la poliÌ tica, las poliÌ ticas puÌ blicas, la actividad social, comercial, medioambiental y tecnoloÌ gica.

A pesar de no existir un consenso en torno a la idea, caracteriÌ sticas y propiedades de los Think Tanks, se ofreceraÌ n algunas de las definiciones maÌ s comuÌ nmente aceptadas. ValdriÌ a la pena ademaÌ s, confrontar si estas organizaciones que en otros paiÌ ses han cumplido un indudable papel de refuerzo de la democracia, se pueden copiar, o si es necesario adaptarlas ““y en queÌ forma- con el fin de que sean verdaderamente uÌ tiles para la solucioÌ n de los graves, estructurales y sobre todo peculiares problemas de nuestro medio latinoamericano en general y colombiano en particular.

“Son grupos de profesionales organizados privadamente o bajo auspicios gubernamentales, dedicados a la investigacioÌ n -en todas las disciplinas- y que comunican sus conclusiones al puÌ blico en general o a un puÌ blico especiÌ fico”. (Reforma EconoÌ mica Hoy, No 3, 1996).

“Son instituciones que realizan una actividad cognoscitiva relacionada con el proceso integral de poliÌ ticas puÌ blicas” (Reforma EconoÌ mica Hoy, No 3, 1996).

“Islas de excelencia que emplean permanentemente el pensamiento cientiÌ fico interdisciplinario, para procurar mejorar de manera sustantiva la poliÌ tica puÌ blica y construir un puente entre el conocimiento y el poder” (Yehezkel Dror, 1993).

“Son verdaderos y efectivos intermediarios entre el “conocimiento” y el “poder”. (Patriack Dunleavy: LSE: London School of Economics and Politicasl Science, en la celebracioÌ n de su primer Centenario, 1996).

“Son centros de pensamiento, conformados por personas de vuelo intelectual, que comporten una fe comuÌ n en la democracia pluralista y en la economiÌ a de mercado y que estaÌ n interesadas en debatir ideas h hacer estudios o investigaciones sobre aspectos de poliÌ tica puÌ blica. Difunden ademaÌ s, sus ideas por medio de revistas, folletos y libros y hacen pronunciamientos sobre temas de actualidad en este campo” (Trulluck, Phillip N. “Los institutos de poliÌ ticas puÌ blicas como propulsores del cambio” en Revista Ciencia PoliÌ tica, No 45, primer trimestre de 1997).

McGann los define como “organizaciones de investigacioÌ n, anaÌ lisis e implementacioÌ n de poliÌ ticas puÌ blicas que generan investigaciones, anaÌ lisis y recomendaciones en temas nacionales e internacionales  y a la sociedad en general, tomar decisiones de manera informada sobre temas de poliÌ ticas puÌ blicas”.

Para la Universidad de Filadelfia, son “organizaciones de investigacioÌ n, anaÌ lisis e implementacioÌ n de poliÌ ticas puÌ blicas” y productoras de materiales que permiten a las sociedades estar maÌ s y mejor informadas, a la hora de tomar decisiones”.

DariÌ o Abad Arango concebiÌ a a los Think Tank como “un grupo de personas que se dedicaban al estudio y anaÌ lisis de casos en especiÌ fico, generaban conocimiento relevante desde un punto de vista analiÌ tico y -a su vez- proveiÌ an mediacioÌ n de terceros entre las partes en conflicto. Normalmente en estas organizaciones trabajan varios teoÌ ricos e intelectuales multidisciplinares que elaboran anaÌ lisis o recomendaciones de poliÌ tica puÌ blica”.

En conclusioÌ n, los Think Tanks son dependiendo de su financiamiento, institutos privados o estatales, de investigacioÌ n de las ciencias sociales y de anaÌ lisis de poliÌ ticas puÌ blicas, donde trabajan un grupo de especialistas y varios colaboradores y los que se integran a los grupos de trabajo, grupos de reflexioÌ n, talleres, seminarios, grupos focales, etc.

Recorrido y EvolucioÌ n histoÌ rica de los Think Tanks

A partir de los años 1980 comienza a aparecer en la mayor parte de los paiÌ ses occidentales un nuevo tipo de organizacioÌ n creada a imagen de los modelos norteamericano e ingleÌ s. Estas agrupaciones, surgidas en el seno de la sociedad civil, elaboran un tipo de conocimiento praÌ ctico orientado y enfocado a definir o influir sobre las poliÌ ticas puÌ blicas del Estado. No se trata de un conocimiento teoÌ rico propio de la academia y de las universidades, sino de un tipo de subproducto experto dirigido a quienes toman las decisiones y cuyo objetivo es su aplicabilidad en el terreno praÌ ctico. Las temaÌ ticas de trabajo de estas agrupaciones son variadas, pero siempre relacionadas con asuntos puÌ blicos de alta repercusioÌ n social y/o mediaÌ tica, como por ejemplo: educacioÌ n, salud, pensiones, vivienda, delincuencia, energiÌ a, privatizaciones, planificacioÌ n urbana, defensa, cultura. Estas organizaciones tambieÌ n han asumido la discusioÌ n y en algunos casos la proteccioÌ n de los denominados temas “valoÌ ricos”: divorcio, eutanasia, derechos sexuales, contracepcioÌ n, interrupcioÌ n del embarazo, prevencioÌ n del SIDA, etc. A lo anterior se suma el desarrollo y aplicacioÌ n de una herramienta clave de influencia poliÌ tica y se trata de los estudios de  opinioÌ n puÌ blica (encuestas) que regularmente estaÌ n dirigidas hacia los poderes puÌ blicos y los medios de comunicacioÌ n.

En AmeÌ rica Latina los Think Tanks han comenzado a aparecer, pero su capacidad de influencia -en cada una de las etapas del proceso integral de PoliÌ ticas PuÌ blicas- todaviÌ a estaÌ muy lejos de la alcanzada por las instituciones estadounidenses, anglosajonas y europeas. En los uÌ ltimos años, sin embargo, se ha registrado un intenso desarrollo de organizaciones independientes creadas bajo el mismo espiÌ ritu de los Think Tank, algunos muy influyentes no vinculados a partidos poliÌ ticos y otros vinculados a ellos. En LatinoameÌ rica, se abrieron algunos institutos durante la deÌ cada de los ochenta, pero con una relativa fuerza en los noventa, muchos siguiendo el modelo planteado por uno de sus precursores en Inglaterra Sir Antony Fisher.

Cerca de cien años despueÌ s del establecimiento de los primeros institutos de investigacioÌ n econoÌ mica y social (Russell Sage Foundation, National Bureau of Economic Research, Brookings Institution), el afaÌ n de algunos filaÌ ntropos, economistas y poliÌ ticos se ha transmitido a la mayoriÌ a de los paiÌ ses. A pesar de que no existen cifras oficiales, estos centros han tenido un desarrollo y grado de influencia en la sociedad contemporaÌ nea impresionante y solo en EE.UU. existen cerca de 2.000 organizaciones dedicadas al anaÌ lisis de poliÌ ticas puÌ blicas y aproximadamente otras 2.500 instituciones similares del resto del mundo. Su tamaño y financiamientos son variables y fluctuÌ an, por ejemplo, en el caso de la CorporacioÌ n RAND, cuenta con maÌ s de 1.000 empleados y un presupuesto anual de maÌ s de 100 millones de doÌ lares, mientras que un taller de poliÌ tica maÌ s modesto, como es el Institute for Policy Studies de Washington, cuenta con menos de dos docenas de empleados y un presupuesto que oscila entre uno y dos millones de doÌ lares.

A partir del año 2000 se ha visto un nuevo surgimiento de varias de estas organizaciones, las cuales -muchas veces- sirven de plataformas poliÌ ticas personales que escapan al tradicional control partidario forman parte de los nuevos integrantes que se suman a los Think Tanks tradicionales. Varios autores reconocen tres generaciones:

(1) La primera generacioÌ n corresponde a los surgidos a principios del siglo XX, en los que se puede ver una fuerte orientacioÌ n acadeÌ mica y de investigacioÌ n. Considerados verdaderos institutos de investigacioÌ n poliÌ tica y caracterizados como “universidades sin estudiantes”, sus investigaciones eran de largo plazo, buscando formar una elite de opinioÌ n. No obstante, no teniÌ an una identificacioÌ n poliÌ tica, ya que se buscaba preservar la independencia de la organizacioÌ n. En general, la mayor parte de los Think Tanks surgidos en esta etapa estaÌ n dedicados al estudio de la poliÌ tica domeÌ stica y a la poliÌ tica internacional, pudiendo mencionarse a Brookings Institution, como el maÌ s representativo de esta generacioÌ n.

(2) La segunda generacioÌ n de Think Tanks surge a partir de la segunda guerra mundial ante la demanda de asesoramiento del gobierno de los Estados Unidos en poliÌ tica exterior frente al nuevo escenario que planteaba la guerra friÌ a. A este grupo pertenecen los denominados “institutos de investigacioÌ n contratados por el gobierno”, cuyo trabajo pasaba maÌ s por la elaboracioÌ n de informes para los organismos de gobierno que por la produccioÌ n de bibliografiÌ a especializada e investigaciones acadeÌ micas. A este grupo pertenece la RAND Corporation, seguÌ n algunos, pionera en el modelo de Think Tanks.

(3) La tercera generacioÌ n, a partir de 1970, es a la que pertenecen los advocacy Think Tanks, caracterizados por buscar influir en los debates poliÌ ticos, lo que explica que en ellos se combinaran la definicioÌ n de una posicioÌ n poliÌ tica o ideoloÌ gica con estrategias de marketing, asiÌ como una fuerte relacioÌ n con los medios y la opinioÌ n publica. Sus investigaciones son maÌ s cortas que aquellas de los Think Tanks de la primera generacioÌ n, por lo general revisan, reformulan y modifican investigaciones existentes. Un ejemplo de las organizaciones que integran este grupo es la Heritage Foundation.

Los primeros Think Tanks fueron independientes de los partidos. El ejemplo maÌ s tiÌ pico de este formato fue la CorporacioÌ n RAND, que comenzoÌ a actuar en EEUU a fines de la deÌ cada del ’40. Con el paso del tiempo, la relacioÌ n entre estas organizaciones y los partidos se ha ido diversificando. Algunos, mantienen la tradicioÌ n primigenia de neutralidad. Otros, han sido creados por los partidos poliÌ ticos con la finalidad expresa de proveerlos de insumos teÌ cnicos, programaÌ ticos e ideoloÌ gicos. Entre estos dos polos, existe una amplia variedad de esquemas.

Durante la mayor parte del siglo XX, los Think Tanks independientes que realizaban investigaciones y ofreciÌ an asesoramiento sobre poliÌ tica puÌ blica eran un fenoÌ meno organizacional que se encontraba primordialmente en Estados Unidos, con una cantidad mucho menor en CanadaÌ y Europa Occidental. Aunque en JapoÌ n hubo durante alguÌ n tiempo centros de investigacioÌ n y anaÌ lisis, eÌ stos generalmente careciÌ an de independencia al mantener viÌ nculos estrechos con ministerios o corporaciones gubernamentales. En el mundo ha habido una verdadera proliferacioÌ n de centros de investigacioÌ n y anaÌ lisis que comenzoÌ en la deÌ cada de los 80 como resultado de las fuerzas de la mundializacioÌ n, el fin de la Guerra FriÌ a y el surgimiento de problemas transnacionales. Dos terceras partes de todos los centros de investigacioÌ n y anaÌ lisis que existen hoy se establecieron luego de 1970 y maÌ s de la mitad a partir de 1980. En cuanto a regiones y seguÌ n un estudio del Foreign Policy Research Institute (FPRI) de Filadelfia, actualmente, hay 5.080 Think Tanks repartidos por todo el mundo. Dos de cada cinco estaÌ n en NorteameÌ rica (1.924); casi un cuarto en Europa Occidental (1.198); 601 son de Asia; 483 de Europa del Este; 408 de AmeÌ rica Latina; hay 274 en AÌ frica, y 192 en Oriente Medio. De estos 408 (8.03%) que se encuentran en AmeÌ rica Latina, la Argentina con 100, ocupa el octavo lugar a nivel mundial y el primer puesto de la regioÌ n, seguida por Brasil, con 38; y Chile con 30, informacioÌ n que contrasta diametralmente con la presentada en el Anexo No. 2 de este escrito.

Razones y Causas del Crecimiento y Desarrollo de los Think Tanks

Aquello que la izquierda liberal norteamericana consiguioÌ ganar en el aÌ mbito de la cultura y del mundo acadeÌ mico durante los años 60″™ y 70″™, no logroÌ ser traspasado a la poliÌ tica, donde los conservadores siÌ comprendieron el papel de la llamada “guerra cultural”, creando ““como respuesta- estos laboratorios de difusioÌ n de ideas. SeguÌ n Stenfacic y Delgado, el eÌ xito de la contrarrevolucioÌ n cultural conservadora de los años 1980 se habriÌ a debido a los siguientes factores:

ConcentracioÌ n en un pequeño nuÌ mero de ideas centrales con objetivos claros, unidas las unas a las otras de manera progresiva y encadenada (a diferencia de la dispersioÌ n de los temas de otras corrientes).

Coherencia ideoloÌ gica de las temaÌ ticas abordadas, reforzadas con planeacioÌ n estrateÌ gica basada en series de pequeñas victorias, puntuales y progresivas en el largo plazo.

MaÌ s que confiar en la fuerza propia y loÌ gica de las ideas, es necesario un trabajo coordinado e integral de persuasioÌ n.

Tener acceso fluido a financiamiento y una fuerte determinacioÌ n por obtenerlo de fuentes con afinidad ideoloÌ gica dentro de sectores empresariales.

Un enfoque efectivo y un uso intensivo de los medios masivos de comunicacioÌ n masivos (radio, televisioÌ n, perioÌ dicos, Internet).

Contar con una mejor gestioÌ n de “cerebros”, financiaÌ ndolos desde sus primeros estudios hasta su instalacioÌ n en estas entidades o en puestos de responsabilidad poliÌ tica (tutelaje). Generalmente se despliega un enorme esfuerzo en el reclutamiento de joÌ venes “promesas”.

Con respecto al escaso nuÌ mero en AmeÌ rica Latina, cabe la pregunta ¿por queÌ ?. La respuesta involucra aspectos relacionados con la forma como se organiza la academia en varios paiÌ ses de AmeÌ rica Latina y con la añeja relacioÌ n de mutua desconfianza entre la universidad puÌ blica y el gobierno. TambieÌ n puede ser porque los Think Tanks de AmeÌ rica latina no invierten en campañas de marketing para posicionarse internacionalmente. Otro factor, es el escaso valor que tradicionalmente le han dado los funcionarios puÌ blicos al conocimiento, sobre todo al de ciencias sociales, lo cual se hace patente en los exiguos presupuestos puÌ blicos que se asignan a la investigacioÌ n que se desarrolla en esta aÌ rea. Porque, como lo muestra la experiencia en Estados Unidos, la proliferacioÌ n y la influencia de los Think Tanks no habriÌ a sido posible de no haber habido dinero suficiente para darles vida, proyeccioÌ n y abrigo.

Es de esperar que a media que la poliÌ tica se abra al debate puÌ blico, los Think Tanks cobren importancia para los poliÌ ticos y los investigadores en ciencias sociales reciban invitaciones o tengan la propia iniciativa de formarlos. Sin duda, los tiempos ameritan que en todos y cada uno de los paiÌ ses de LatinoameÌ rica se establezcan varios de estos grupos que reflexionen, incidan y se posicionen en las poliÌ ticas puÌ blicas nacionales e internacionales y la universidad, cuando menos la de caraÌ cter puÌ blico, no puede hacerse a un lado de esta exigencia. El reto es que efectivamente se otorgue prioridad al intereÌ s puÌ blico y el conocimiento que se genere y gestione no sea puesto uÌ nicamente al servicio de unos pocos y hasta mezquinos intereses privados.

 

CaracteriÌ sticas disitintivas propias y particulares de los Think Tanks

Los hay de varios tipos y colores. EstaÌ n los puramente econoÌ micos, hay muchos de corte poliÌ tico, estaÌ n los maÌ s acadeÌ micos y los que tienen un aire a “consultora econoÌ mica”. Con el proceso de institucionalizacioÌ n primero y de reforma del Estado despueÌ s, la demanda por investigacioÌ n, consultoriÌ a e ideas sobre poliÌ ticas puÌ blicas aumentoÌ fuertemente. Pero falta informacioÌ n sobre los matices que separan a unos de otros en aspectos de: coÌ mo se financian, queÌ demandas satisfacen, a queÌ objetivos apuntan. Lo cierto es que el mapa de Think Tanks se ha expandido en la AmeÌ rica latina y a esta altura no resulta sencillo detectar a queÌ se dedica cada uno y en definitiva, es complicado discernir queÌ diferencia a uno de otro.

Como no todos los Think Tanks presentan la misma dimensioÌ n, tamaño, presupuestos, finalidades, alcances…etc, resulta difiÌ cil distinguir a un verdadero Think Tank del que no lo es. En los uÌ ltimos años, conforme el teÌ rmino se ha puesto de moda, muchas entidades del aÌ mbito de la poliÌ tica y la economiÌ a se han llamado Think Tanks. Aunque todaviÌ a no existe pleno  acuerdo entre la comunidad cientiÌ fica sobre la naturaleza de un Think Tank, siÌ pueden apuntarse algunas caracteriÌ sticas:

1. los Think Tanks centran sus actividades en la investigacioÌ n sobre cuestiones econoÌ micas y de poliÌ ticas puÌ blicas, con el objeto de ayudar a que los asuntos puÌ blicos se gobiernen de la forma maÌ s eficaz posible.

2. Muchos tratan de mantener una cierta independencia orgaÌ nica e ideoloÌ gica, compatible con la adscripcioÌ n a una determinada corriente o grupo social.

3. Existe una clara excepcioÌ n, los denominados Think Tanks de partido, entidades que suministran ideas y programas a los partidos poliÌ ticos y sirven de escuelas de formacioÌ n de futuros gobernantes y sus cuadros directivos.

4. Una gran mayoriÌ a y sus respectivos promotores, defienden un espiÌ ritu de independencia, hasta el punto de que con ella se ha pretendido distinguir a un Think Tank de los grupos de presioÌ n, que tanto han crecido en los uÌ ltimos tiempos al abrigo de las estrategias de relaciones puÌ blicas.

5. Algunos suponen que los Think Tanks son establecidos con el propoÌ sito de servir al intereÌ s general, por encima incluso de sus afinidades ideoloÌ gicas y de la dependencia de ciertos grupos.

6. Otra caracteriÌ stica es que los Think Tank son centros de investigacioÌ n que intentan servir de puente entre la comunidad acadeÌ mica y la administracioÌ n puÌ blica.

7. Desarrollan una investigacioÌ n operativa a medio camino entre el trabajo de fondo y a largo plazo de la universidad y la gestioÌ n del diÌ a a diÌ a de los poderes puÌ blicos y ponen en contacto los resultados de la investigacioÌ n, con las necesidades de las poliÌ ticas puÌ blicas. Es decir, se han convertido en los mediadores del mercado de las ideas poliÌ ticas.

8. Otro punto importante es la cuestioÌ n de su funcioÌ n o rol al interior de una sociedad democraÌ tica. Como se ve, su influencia es mayor en la medida de que los partidos poliÌ ticos tengan un menor anclaje ideoloÌ gico y se encuentren en un espacio de competencia de ideas.

9. Mientras maÌ s fuerte sea la loÌ gica de mercado en el aÌ mbito del debate sobre lo puÌ blico, mayor influencia tendraÌ n estas organizaciones. El caso de la sociedad estadounidense es paradigmaÌ tico en este sentido, representando ““al mismo tiempo- el ejemplo maÌ s antiguo de esta tendencia.

10. Se encuentran Think Tanks muy similares, en los que variÌ an algunos matices, pero la funcioÌ n principal que cumplen estas instituciones es la generacioÌ n de ideas.

11. Hay dificultad para diferenciar los Think Tanks de otras instituciones como las ONG o incluso las empresas de consultoriÌ a. Si bien una frontera exacta resulta praÌ cticamente imposible de establecer, se puede decir -a grosso modo- que la principal diferencia con las ONGs es que estas uÌ ltimas prefieren la accioÌ n directa respecto de determinadas problemaÌ ticas sociales, mientras que los Think Tanks suelen priorizar los estudios destinados a influir en la creacioÌ n de poliÌ ticas puÌ blicas. Raramente actuÌ an en el terreno, pues su objetivo es orientar el debate puÌ blico y hacer que sus ideas prevalezcan al nivel de la decisioÌ n poliÌ tica. Ello no excluye que ciertas ONGs tambieÌ n elaboren estudios cuyo objetivo sea la creacioÌ n o la modificacioÌ n de determinadas poliÌ ticas puÌ blicas, pero esta caracteriÌ stica no constituye una condicioÌ n necesaria para su existencia, como siÌ ocurre con los Think Tanks. Respecto de las empresas consultoras, la diferenciacioÌ n resulta maÌ s obvia, pues eÌ stas buscan beneficios econoÌ micos directos y generalmente trabajan sobre la base de contratos. Su objetivo primordial no es el “bien puÌ blico”, sino la eficacia y la rentabilidad.

12. Los Think Tanks tienen una profunda vocacioÌ n por incidir en las poliÌ ticas puÌ blicas que los distingue de las universidades y de los centros de investigacioÌ n convencionales.

            13. Los Think Tanks funcionan con la idea de una “democracia de mercado”, aunque operan con meÌ todos tomados del mundo acadeÌ mico, los cuales combinan con taÌ cticas propias de la comunicacioÌ n publicitaria.

14. Si bien los Think Tanks se definen como organizaciones sin fines de lucro, no trabajan sobre la base de un voluntariado, como siÌ ocurre con muchas entidades surgidas a partir de movimientos sociales.

15. Los Think Tanks tienen profesionales contratados para “pensar” las poliÌ ticas puÌ blicas e influir en el proceso de toma de decisiones, lo cual implica un costo econoÌ mico no menor.

16. Los Think Tanks buscan influir en la toma de decisiones o intentar guiar el debate puÌ blico y sus propuestas apuntan hacia cambios estructurales del modelo “democracia-mercado”. En este sentido, difiÌ cilmente se las puede definir como funcionales al mismo, sobre todo cuando participan de lo que se conoce como un “mercado de ideas”.

17. Es innegable la importancia de la comunicacioÌ n y, en especial, de las estrategias de relaciones puÌ blicas y marketing en la actividad de los Think Tanks. Y es que al ser organizaciones de caraÌ cter eminentemente poliÌ tico y como su maÌ ximo objetivo es mejorar el proceso y contenido de las poliÌ ticas puÌ blicas, su trabajo se dirige a estudiar los problemas sociales para proponer soluciones poliÌ ticas.

18. El producto principal de los Think Tanks se centra el anaÌ lisis de las situaciones existentes y en el asesoramiento a cualquier persona “”fiÌ sica y juriÌ dica”” u organismo puÌ blico mediante la produccioÌ n de una numerosa documentacioÌ n plasmada en informes, expedientes y libros. Tienen un intereÌ s especial en comunicar el resultado de sus trabajos a todos aquellos individuos que estaÌ n involucrados y que participan en la elaboracioÌ n de las poliÌ ticas puÌ blicas.

 

@CarlosSalazarV

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here