¿A qué juega el Frente en la CDMX?

0
81
Algo muy extraño pasa con el accionar de quienes impulsan la creación de un Frente Amplio Democrático para la Ciudad de México, pues mientras aparecen juntos y acaramelados por todos lados, a nivel territorio se pisan los callos.

Un ejemplo muy claro de lo que ocurre en la capital, es el que los operadores del panista
Ricardo Anaya siguen coqueteando descaradamente con el zacatecano Ricardo Monreal para que sea su abanderado en las elecciones de 2018.

¿Y qué tendría de raro que Jorge Romero, diputado local y líder de facto del panismo en la Ciudad de México, haya reactivado las reuniones privadas con el delegado en Cuauhtémoc para tratar de sumarlo?

Pues casi nada: que una de las que más desea ser candidata del FAD es la perredista Alejandra Barrales, quien ha apoyado en todo a Anaya no sólo para la alianza entre sus partidos, sino para que él sea el aspirante frentista a la Presidencia de la República.

Y eso es lo raro, ya que mientras Barrales apoya con todo a Anaya, los operadores del líder nacional panista en la ciudad le juegan las contras a la dirigente del sol azteca, a quien al parecer no la ven como la candidata ideal.

Igual de raro suena que la presidenta perredista se decante por el líder del PAN para llegar a Los Pinos, cuando su jefe Miguel à ngel Mancera ha manifestado su intención de ser el abanderado del FAD el año entrante.

Sobre todo porque la vía independiente que el jefe de Gobierno buscaba para entrar a la pelea parece que se le escurre de las manos; la fecha límite para registrarse en el Instituto Nacional Electoral (INE) como aspirante presidencial vence el próximo 8 de octubre; o sea, en seis días.

Y como la emergencia desatada por los sismos ata a Mancera en su puesto, nadie tomaría a bien que el gobernante antepusiera sus aspiraciones presidenciales a encabezar las tareas de reconstrucción en la capital.

Así que hacia fuera los integrantes del FAD «”incluyendo al dirigente nacional del Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado»” aparecen sonrientes y hermanados, pero hacia adentro sus equipos se juegan las contras.

Parece que el PAN quiere ganar todas, pues lo lógico es que ellos pusieran candidato a la Presidencia de la República y el PRD al Gobierno de la Ciudad de México, pero los suspiritos azules se quieren llevar todo.

Ambiciosos resultaron los jóvenes del rancio partido albiazul, porque nadie quisiera pensar que Romero actúa por su cuenta.

CENTAVITOS»¦ Quien se puso las pilas para frenar a los morenos en las acciones postsismo fue el perredista
Leonel Luna, quien conoce bien cómo se las gasta su exmaestro René Bejarano para aprovechar las tragedias y hacer clientela política. Al poner en marcha un plan de reconstrucción de viviendas de bajo costo en à lvaro Obregón, Luna toma la bandera de pastorear a los damnificados, pero con el apoyo del gobierno y sus recursos, le da mayor efectividad de respuesta, contrario a los morenos que sólo podrán protestar, pero no ayudar a los damnificados. Igual y el programita se puede extender a toda la Ciudad de México y servirle tanto a Mancera como al PRD»¦ Y hablando de actividades postsísmicas, Marco Rascón, quien surgió a la vida política-pública de la capital después del 85 con Superbarrio, venía impulsando desde hace semanas su asociación Con los Pies en la Tierra para buscar la candidatura independiente al Gobierno de la Ciudad de México. No es que Rascón aproveche las desgracias «”lejos está de eso»”, pero se sabe mover muy bien si de organizar causas ciudadanas se trata, y el terreno está puesto. Vaya coincidencia.

Compartir