El Peje carga con Bejarano

0
96
A ver a ver, ¿cómo está eso de que René Bejarano no se va a tomar una foto con Andrés Manuel López Obrador para no perjudicarlo?

¿O sea que «”según él»” si no se toma la foto no existe y no lo perjudica, a pesar de que ya está a su lado?

Hasta parece broma, pero desgraciadamente no lo es, que Morena esté reclutando a lo peor de todos los partidos con tal de que le den votos y dinero, sin importar los antecedentes de quienes se integran.

Quizá su líder le apuesta a lo mismo que cualquier político corrupto: que la ciudadanía se olvide de los ladrones que son, al fin que ellos aplican con mucho orgullo eso de que los votantes no tienen memoria.

Si el propio Andrés Manuel López Obrador dijo que con Bejarano ni a la esquina, ¿por qué ahora acepta que el profesor de las ligas se integre públicamente a su partido, sin siquiera ruborizarse por su negro pasado?

La jugada de López Obrador es ganar la CDMX a como dé lugar, porque ya se dio cuenta de que no le alcanzará «”otra vez»” la gasolina para llegar a Los Pinos en 2018.

Le quiere echar toda la galleta a la capital, para quedarse con el principal bastión de la izquierda, y desde ahí seguir haciendo grilla y contrapeso del futuro gobierno federal, pero, además, posicionando a sus cercanos, entre ellos a sus hijos.

La incorporación de Bejarano está bastante clara: a la que públicamente «”como fue»” tenían que presentar en la plaza como flamante pejista es a su esposa, Lola Padierna, mujer con sobrada capacidad y trabajo, pero a la que el apellido de su esposo le pesa.

Esa jugada indudablemente tiene que ver con la rebeldía de Ricardo Monreal, quien se inconformó con la supuesta encuesta interna usada por el tabasqueño para imponer a Claudia Sheinbaum como candidata de su partido al Gobierno de la CDMX.

La idea es que Lola sea candidata a la futura alcaldía en Cuauhtémoc, en claro mensaje a Monreal, pues todo el mundo sabe que si el zacatecano ganó esa demarcación en 2015 fue por la traición que el de las ligas hizo al PRD para apoyarlo.

Con esta jugada, Monreal se verá impedido de imponer a Néstor Núñez como su sucesor, además, intentarán menguar su estructura delegacional, plagada de bejaranistas prestos a volver a apoyar a Morena, pero ya sin el de Zacatecas.

De esta forma, Bejarano quiere asegurar una delegación importante, con algunas diputaciones y al mismo tiempo reducir el marco de acción de Monreal en la demarcación, lo cual le significan importantes votos al pejismo.

El de las ligas piensa replicar el mismo numerito en las delegaciones que se puedan, a fin de reposicionarse, pues en el PRD era un cero a la izquierda.

Nadie se quiere imaginar qué han de haber sentido personajes como Leticia Quezada y otros exbejaranistas que traicionaron al viejo profesor por considerarlo acabado, y hoy lo tiene de regreso.

CENTAVITOS»¦ Y hablando de Monreal, el zacatecano se ha reunido prácticamente con todos los dirigentes contrarios a Morena para escuchar sus propuestas de hacerlo su candidato, pero todo ha sido en pláticas de café; nada formal. Quizá al de Zacatecas lo que le convenga es aguantar lo más que pueda en Morena «”hasta que lo corran y lo hagan víctima»” y después irse como independiente para que El Peje no lo acuse de traidor o integrante de La Mafia del Poder. Como ciudadano puede ser invitado por el Frente Amplio Democrático a que sea su candidato; el tablero político está caliente.

Compartir