Propone Ortega a Madero mantener idilio electoral en Edomex

0
232

Jesús Ortega, presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), convocó al nuevo dirigente de Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, ir juntos por la gubernatura del Estado de México en 2011.

Jesús Ortega, presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), convocó al nuevo dirigente de Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, ir juntos por la gubernatura del Estado de México en 2011.

Calificó de esquizofrénicos a los perredistas que se oponen a esas alianzas electorales. Además, subrayó que varios de los inconformes forman parte del gobierno de Oaxaca, que encabeza Gabino Cué, quien llegó al cargo preciosamente por una alianza opositora que incluyó al blanquiazul.

Ortega, espera que el PAN también obtenga su interés por lograr un cambio en el Edomex. Además, subrayó que como presidente del PRD no perderá el tiempo en conflictos y disputas internas, porque «son inútiles y aberrantes para la población».

El perredista aseguró que envió una carta de felicitación al senador Gustavo Madero, en la que le desea éxito y la disposición para que la relación PRD-PAN sea de respeto y búsqueda de acuerdos.

Recordó que con la anterior dirigencia del blanquiazul, con César Nava, existía la disposición de ir en coalición en el Estado de México y en Nayarit, por lo que confió en las declaraciones del nuevo dirigente de AN en el sentido de que las alianzas fortalecen.

«Las alianzas políticas las hemos establecido de manera muy coyuntural, así sucedió en Hidalgo, en Oaxaca, en otras entidades de la República, en Puebla, y también esa misma actitud mantendremos en lo que respecta a las elecciones de 2011», anticipó.

Ortega aseguró que las alianzas con el PAN no significan no mantener diferencias con los panistas en otros rubros, por lo que, afirmó, el PRD tendrá una actitud crítica cuando así se requiera.

Ante la oposición de corrientes contrarias a él sobre ir en alianzas con el PAN en 2011, el dirigente del PRD las calificó de mantener una actitud esquizofrénica, que no ayuda al partido en su reposicionamiento rumbo al 2012.

En ese sentido, en un cierre de filas en torno al presidente nacional perredista, integrantes de Nueva Izquierda (NI) subrayaron que no aceptarán imposiciones unipersonales y de poderes fácticos externos a la institucionalidad de esa fuerza política con miras a los próximos procesos electorales

Los seguidores de Ortega ratificaron que dejará el cargo en marzo de 2011 con el reto de garantizar «que la renovación de la dirección no se convierta en una guerra civil de las fuerzas partidarias que terminen por debilitar al extremo al PRD, sin capacidad alguna de participar con éxito en la elección presidencial de 2012».

«Las definiciones sobre estrategia y candidatos para las elecciones del 2011 y también las que tienen que ver con el proceso electoral del 2012, las tomaremos en los órganos partidarios, en los términos de nuestros estatutos», destaca el resolutivo líneas estratégicas y programáticas.  

La corriente NI, que encabeza el propio Ortega, decidió en su congreso realizado el fin de semana pasado en Oaxtepec que se adelantará la elección de la dirigencia nacional en marzo de 2011, a pesar, enfatiza, que su gestión concluye hasta noviembre de ese año.

En cuanto a sus tareas inmediatas, subrayaron que están en puerta los procesos electorales de Guerrero y Baja California Sur, por lo que hicieron una amplia convocatoria para que se sumen a la intención de ganar dichos comicios, ya que de lo contrario, «estarán sirviendo al PRI».