El cuarto ultimátum

0
54
Luego de haber amenazado tres veces a los partidos de izquierda de que si no se unían a él antes de las elecciones mexiquenses del pasado 4 de junio se olvidaran de una alianza para 2018, Andrés Manuel López Obrador hizo un nuevo llamado a ir juntos el año entrante.

Esta vez, el tabasqueño especificó que el llamado no es para los partidos, sino para sus militantes, y que sólo el PT tiene un lugar seguro junto a Morena en las boletas del próximo proceso electoral.

El llamado cuarto ultimátum tiene su importancia porque en las pasadas elecciones del Estado de México quedó claro que un solo partido no puede ganar si no va aliado con otras fuerzas, pues la diferencia porcentual de votos puede ser de décimas para el ganador.

En el seno de Morena dicen que ellos son quienes más crecieron como partido, lo cual es muy debatible porque dependen de una sola figura, que es López Obrador, y ahí no les fue  como ellos hubieran querido.

Las encuestas internas en poder del tabasqueño muestran que por sí solo tenía 36 por ciento de simpatizantes en el Estado de México y en los hechos él fue el candidato de los morenos, pues apareció en todos los spots e hizo campaña presidencial.

Si Delfina Gómez, la hasta hace unos meses desconocida maestra, obtuvo poco más de 30 por ciento de los votos, quiere decir que hubo un decrecimiento de seis por ciento en las estimaciones de Andrés Manuel, que son muchos votos.

Quedó claro que si Morena y el PRD se hubieran unido, en estos momentos la izquierda estaría festinando un histórico triunfo en la tierra del presidente Enrique Peña Nieto, pero no ocurrió así.

El líder de Morena advirtió que en 2018 sólo irán en alianza con el PT, un partido tan débil que incluso perdió su registro en las pasadas elecciones y que por misericordia del PRI le permitió recuperarlo, pero que en los hechos no significa nada.

Los morenos tienen claro que necesitan del PRD, Movimiento Ciudadano y los demás minipartidos si quieren ganar las elecciones presidenciales, pero una vez más los desprecian desde ahora.

Aunque en realidad nadie les cree, pues ya antes habían lanzado ultimátums y cuando éstos se vencían establecían uno nuevo. O sea, su líder tenía que recular y volver a pedir que se le unieran; nadie jaló con ellos, excepto el mercenario del PT, que más que apoyo es carga.

El anuncio de El Peje de dejar a un lado a las otras fuerzas no hace sino empujarlos a consagrar su pretendida alianza progresista, que al menos al PAN y al PRD le ha dado muy buenos resultados en las urnas.

Está claro que con ello Morena se debilitará aún más rumbo al 18, pues si va en actitud de llanero solitario, y a ello se agrega que el poder de los gobernadores caciques es muy fuerte en cada estado, su futuro no es nada halagador.

Por eso el cuarto ultimátum suena de nuevo a la fábula de Pedro y el Lobo.

CENTAVITOS… Por cierto, esta semana le volvieron a tundir a la perredista Alejandra Barrales con lo de su millonario depa en Miami, lo cual la marcó ya de por vida y tendrá que cargar con esa losa. Lo curioso es que cada que habla de una posible alianza del PRD con Morena, de inmediato le cae un periodicazo, como para recordarle que la cosa es calmada y que por ahí no va el camino rumbo al próximo año electoral. ¿O a poco alguien piensa que en política existen las coincidencias?

Compartir