Podemos odia a la prensa, tanto o más que Donald Trump

0
145

Por primera vez en la larga historia de la Democracia española, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha tenido que hacer un llamamiento al partido Podemos para que cese la campaña de acoso personal y en redes sociales a periodistas «a los que amedrenta y amenaza» cuando discrepan con sus informaciones.

En un comunicado hecho público este lunes, la Asociación de la Prensa madrileña, da cuenta a la opinión pública que ampara a un grupo de periodistas que han presentado una queja ante la organización profesional, al sentirse acosados y presionados por la dirección de Podemos, encabezada por Pablo Iglesias, así como por personas próximas a ese círculo político. Estudiados los testimonios y las pruebas documentales aportados por estos periodistas, la Asociación de la Prensa madrileña «exige a Podemos que deje de una vez por todas, la campaña sistematizada de acoso personal y en redes» que lleva a cabo contra profesionales de distintos medios de comunicación que critican al partido o, simplemente, difunden Información que no es del agrado de los dirigentes. De este modo Pablo Iglesias se encuentra en la misma situación que Donald Trump, convencido de que todos sus problemas, son originados por la prensa y por los periodistas.

La APM, fundada en 1895, es una asociación profesional de Periodistas cuyos objetivos básicos son la defensa de las libertades de información y expresión, la promoción de un buen ejercicio profesional del periodismo y la preocupación por el bienestar de sus socios. Han sido Presidentes de la Asociación conocidos profesionales de todas las tendencias políticas, desde el director de El Liberal Miguel Moya, su fundador, hasta los republicanos Javier Bueno y Alejandro Lerroux, pasando por falangistas, como José María Alfaro, autor de la letra del himno de Falange «Cara al Sol».

No es la primera vez sin embargo que trascienden choques entre dirigentes de Podemos y profesionales de la información, especialmente, con los que cubren los actos del partido morado, con los que en ocasiones han adquirido tanta familiaridad que muchos informadores han aparecido en fotografías de todos, sentados en el suelo de salas del Congreso de los Diputados en un acto de fraternidad que a veces la opinión pública no ha entendido. Como no ha entendido el cambio que muchos periodistas, hasta hace muy poco muy cercanos a los sectores más conservadores del Partido Popular, y que ahora se han convertido en Podemitas incondicionales, dispuestos a denunciar a otros compañeros.

Por otro lado, se han producido incidentes públicos entre Pablo Iglesias y algunos informadores en ruedas de prensa (lo mismo que Trump con informadores en la Casa Blanca), como las ironías públicas de Iglesias sobre el abrigo de pieles de la periodista de El Español Ana Romero, una de las más brillantes de su generación, cuando le hizo una pregunta comprometida. O la prepotente actuación del líder de Podemos atacando públicamente al periodista de El Mundo, Ã lvaro Carvajal, profesional dedicado a la cobertura de la información de Podemos. En una intervención en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, con motivo de la presentación de un libro, Iglesias le citaba de forma reiterada, se mofaba de su persona con la complicidad de gran parte del público asistente y acusaba a los periodistas, y al redactor de El Mundo en particular, de publicar noticias falsas para medrar en su trabajo.

Ahora la alarma manifestada por la Asociación madrileña, que difiere poco de las críticas que muchos periódicos norteamericanos están haciendo con el comportamiento contra la libertad de expresión del populista presidente norteamericano Donald Trump con la prensa que le critica, o con la forma de entender el trato con los medios, del presidente venezolano Nicolás Maduro o el ecuatoriano Rafael Correa, autor de la Ley más antidemocrática de la historia de América Latina, según recordaba este domingo el Premio Nobel Mario Vargas Llosa, en el periódico El País. Este sería el modelo de Iglesias cuando Insiste en el control público de los medios.

Pero donde la presión sobre los medios y la agresión contra los periodistas adquiere carácter claro de amenaza y agresión, es en las redes sociales dentro de las cuales militantes y simpatizantes de Podemos no admiten la menor crítica sobre cualquier Información que no sea de alabanza al líder máximo. Si han sido capaces de crucificar a Iñigo Errejón, amigo de Iglesias, y fundador de Podemos, ¡qué no harán con cualquier informador que, reproduciendo simplemente unas declaraciones de otro militante histórico, Luis Alegre, se limita a reproducir un pronóstico bastante generalizado de que ahora Iglesias está cercado por un grupo de conspiradores, entre los que está Irene Montero, su jefe de gabinete, su compañera sentimental, su confidente y la portavoz parlamentaria que ha ocupado el puesto de Iñigo Errejón! Entonces toda una legión de zombis, salen de todas sus cuevas para insultar, mentir, desprestigiar y»¦ amenazar. Con toda seguridad, se volverá a reproducir, tras la publicación de esta crónica.

@oneto_p

Compartir