¿El día de la supremacía blanca…?

0
132

HERR ADOLF HITLER:

+Yo uso la emoción para la mayoría y reservo la razón para la minoría. Adolfo Hitler

Hay en Washington, la ciudad que puede convertirse en la segunda capital de su imperio, un museo denominado de Las Naciones Nativas, que trata la historia del saqueo realizado al llegar a tierra americana por los colonizadores ingleses, principalmente, los blancos que por ser entonces los superiores abusaron de su derecho al engaño y la matanza para fundar, en tierra ajena, lo que hoy es la nación más poderosa del planeta.

Usted retó a ese país a unirse en busca de/o a pelear por la supremacía en la Tierra supuesto que eran, ambas naciones y sus respectivos países, los más limpios representantes sanguíneos de la supremacía blanca.

Usted fue derrotado y prefirió el suicidio que la tragedia de ver su gran ambición destruida.

Pero hoy, 71 años después de que la supremacía blanca fuera la estadunidense sobre la germana, hoy es posible el inicio de la reconstrucción del sueño sobre las bases del designio que usted creó, bajo la idea de Alemania por sobre todos»¦ Esta noche su idea puede recrearse, paradójicamente, en el país que hace siete décadas se volvió, al derrotarle, el primer poder mundial de la nueva historia, pero ahora ha sido conquistado por sus ideas y es posible revivir el sueño de la supremacía blanca bajo la nueva divisa de América por encima de todos»¦

Ya su nuevo soldado, el ario descrito por su propio nombre: Donald, el que gobierna el mundo, y Trump y su antecedente Drumpf, ligados a la idea de triunfo, prácticamente ha abierto las puertas a su llegada, a través de sus ideas y de sus indiscutibles realizaciones hasta el momento en que su codicia y su, también, noción del triunfo le descarrilaron y el mundo sufrió grandemente todo aquello que usted generó. Hoy el mundo es peor; los que pelearon en las dos mayores guerras del siglo pasado lo único que hicieron fue empujar al mundo entero al mayor número de guerras de toda la historia humana y usted se encuentra a la cabeza de aquellos titanes de la perversidad»¦

Puede ser, herr Hitler, que con su genialidad y la modernidad militar, sobre todo la estadunidense, las guerras nuevas sean más productivas y decisivas para el triunfo final de la supremacía blanca. No hay solución mejor. La productividad de las nuevas guerras puede convertirse en la escala natural de las sub-razas humanas y su indicada posición en el proceso de la producción: amos y esclavos en sus diversas y respectivas categorías porque todos necesitamos de  todos, cada quien haciendo lo que le toca en el objetivo fundamental de una patria común, como usted pensó, pero del tamaño del planeta, porque la supremacía blanca tendrá el derecho a la colonización de todas las tierras y al dominio de todas esas sub-razas que las habitan»¦

Esperemos, herr Hitler, que Donald Trump corone el esfuerzo que lo tiene y un milímetro de ser el presidente, primero de los Estados Unidos; después, del mundo, bajo el designio del mensaje guardado en ese museo de Las Naciones Nativas que le comenté al principio, y con la mejor asesoría que pueda existir en la historia de la Tierra, a cargo de usted, venerado maestro»¦

Internet: m760531@hotmail.com;
Facebook: Leopoldo Mendívil;
Twitter: @Lmendivil2015

Compartir