Los concejales engordarán el moche

0
74

Cuando en las grandes urbes del mundo la tendencia es hacia la integración de gobiernos metropolitanos, como está ocurriendo, por ejemplo, en París, en la Ciudad de México se insiste en la creación de cabildos y remedos de alcaldías dominadas por el centralismo.

Por eso es que mueve a risa la intención de la mal llamada Asamblea Constituyente «”que ni siquiera se constituye a sí misma»” de crear, a como dé lugar, la figura de concejales en cada una de las delegaciones políticas de la ciudad.

Y es que, independientemente de que el decreto de Reforma Política para el Distrito Federal señale la obligación de convertir a las delegaciones en alcaldías, parece que nadie quiere ver lo que hay detrás de esa payasada, como algunos lo han denominado.

Porque los concejales, que de entrada serían diez por cada demarcación y después se incrementarían, para lo único que estarán facultados será para aprobar el presupuesto delegacional y párenle de contar.

O sea, ¿habrá que pagar sueldo al concejal y toda su estructura, tan sólo para que cada año den su visto bueno al gasto de los dineros delegacionales?

Pues sí, porque así lo marca el artículo 122 constitucional que dio origen al decreto de reforma y todo el mundo a amolarse, sobre todo los ciudadanos, que deberán pagar ahora más burocracia y mordidas.

Y es que si ahora un delegado es el virrey que decide dónde y cómo gastar los dineros públicos de la demarcación, a partir de 2018 tendrá que pedir la autorización de su Concejo Delegacional y todo el mundo sabe lo que eso traerá.

Claro que podría suceder que cada concejal pare la mano para pedir una buena gratificación con el fin de aprobar tal o cual proyecto o, en su defecto, votarlo en contra.

El delegado que ahora se manda solo tendrá que empezar a comprar voluntades y repartir dinero entre los concejales, lo cual, por supuesto, significará más corrupción y menos obras en beneficio de la población.

Por eso es una vacilada lo de los remedos de alcaldías, que sólo servirán para crear más burocracia, corrupción y menos servicios»¦ Claro, y más puestos para los políticos que ya no pueden ser diputados, delegados o funcionarios, por sus historiales tan quemados.

Esto de las alcaldías es sólo un ejemplo de lo que un grupo de grillos, que sólo entre ellos creen en verdad que están modificando la historia política de este país, quieren hacer para justificar su presencia en los libros de primaria, como los constituyentes de la CDMX.

Vergüenza les daría escuchar todo lo que se dice afuera de esa Asamblea, que terminó en una réplica de cualquier órgano legislativo pueblerino, donde los partidos políticos se juntan a proteger sus intereses, sin importar los de la ciudadanía.

Por eso, si quieren un buen consejo: olvídense de su concejo.

CENTAVITOS… Luego de tanto insistir ante el gobierno capitalino para ampliar la Línea 7 del Metrobús, el delegado en GAM, Víctor Hugo Lobo, amarró la promesa de extenderlo hasta Cuautepec, en beneficio de miles de habitantes de las zonas alejadas de la ciudad. Durante una entrega de cobijas, el viernes pasado, el delegado Lobo y la diputada Nora Arias convencieron a Miguel à ngel Mancera de la bondad del proyecto que, por cierto, será más eficiente y más barato que el funicular de Eruviel à vila»¦ Lo dicho, el fin de semana el Senado y la Federación de Municipios de Argentina distinguieron con la presea Enrique Tomás Cresto a la destacada ambientalista mexicana Martha Delgado, por su contribución al desarrollo sustentable en América Latina.

Compartir