Cosas que se dicen sobre la transición oaxaqueña

0
67

La semana pasada, en la mesa de un café, alguien comentó su preocupación porque en las mesas de trabajo sobre la transición del Poder Ejecutivo del Estado de Oaxaca se habló de la adquisición de más de cien autobuses para la operación del famoso Metrobús en la capital de esta entidad, pero que no serían las unidades tipo acordeón, sino más pequeños.

Y para tales unidades no era necesaria la construcción de un carril de concreto como el edificado. Ups. ¿Será? Pues se sabrá a ciencia cierta cuando la administración saliente haga la entrega física de los autobuses, si acaso ya fueron adquiridos. ¡Más de cien! Y cada uno a un costo de millón y fracción.

O antes, cuando, en su caso, el gobernador Gabino Cué Monteagudo inaugure la obra y dé el banderazo de arranque al Metrobús.

Por cierto, la ruta de concreto aún tiene tramos sin terminar, y algunos tramos concluidos presentan chipotitos. ¿Dará tiempo entregarla terminada al 100%? ¿Probada y bien? ¿O la administración saliente endosará el problema a la administración entrante?

¿Qué no hay parque vehícular?

Queridos lectores, queridas lectoras, les pasamos el dato con la advertencia de que debe confirmarse. Dicen que en las mesas de trabajo sobre la transición del Poder Ejecutivo estatal, funcionarios salientes informaron que el gobierno oaxaqueño no tiene un parque vehicular propio.

¿Y por qué? Porque los vehículos para usos oficial fueron rentados. Ups. Entonces, funcionarios entrantes están pensando en que el gobierno debe tener sus propias unidades, pues al final sale más caro rentar; rentando se desembolsa el costo de la unidad y algo más, mucho más.

¿Y con quién rentarían los vehículos? ¿Rentaron todos o unos cuántos?

Cué, ¿curándose en salud?

El gobierno de Gabino Cué Monteagudo ayer informó reportes de la calificadora Standard & Poor´s, correspondientes al mes de septiembre de 2016; reportes muy halagadores. Les compartimos algunos datos:

«Que la actividad crediticia del Gobierno del Estado de Oaxaca registró una calificación de «mxA-» a escala nacional, mejorando con ello, su perspectiva crediticia al pasar de NEGATIVA a ESTABLE, al cumplir puntualmente sus compromisos de pago de corto plazo en el periodo 2013-2016.»

Que «estima que en los próximos 2 años (2017-2018), el Gobierno del Estado de Oaxaca registrará una menor presión en su desempeño presupuestal, derivada de la política de contención del gasto operativo que actualmente lleva a cabo la administración estatal, lo que habrá de contribuir para que el gobierno que entrará en funciones a partir del 1º de diciembre, logre superávits operativos (mayores ingresos presupuestales contra erogaciones por concepto de gasto y/o deuda) del orden del 2% en sus ingresos.»

Que «se reconoce que la administración de Gabino Cué Monteagudo se ha caracterizado por su política de transparencia y mejores prácticas fiscales que han fortalecido sus ingresos propios, merced a la reforma del Sistema de Pensiones realizada en 2012, así como al incremento a la tasa del impuesto sobre la nómina implementada en 2016.»

¿En serio? Y si se han fortalecido los ingresos propios, ¿por qué en las dependencias del Ejecutivo estatal, en el Poder Legislativo y en órganos autónomos hay quejas de que nunca hay dinero y siempre hay deudas con proveedores y con trabajadores? Claro, quizá dichos ingresos no se destinan al gasto corriente.

Por cierto, ¿ya pagarían su sueldo a los trabajadores de confianza del Congreso del Estado? Al viernes pasado, les debían un mes. ¿De quién es la culpa? ¿De Finanzas estatal? ¿O es problema interno de la Cámara de Diputados?

Retomando el tema. Los datos sobre la situación crediticia y financiera del gobierno estatal referidos párrafos arriba, parecieran hablar de que el gobierno saliente deja una administración sin problemas y una buena proyección para la administración entrante. ¿Es así? ¿O Cué se está curando en salud? Mmm»¦ algo así como diciendo: «Yo te entrego bien, después no sé».

Lo que se dice en Facebook de los diputados

Hace algunos días el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso oaxaqueño, Gerardo García Henestroza (PAN), declaró que el «Congreso no aprobará la Cuenta Pública sino justifica la inversión de cada peso», frase que sirvió de encabezado al comunicado respectivo.

Y cuando se publicó en Facebook, la lectora Martha Patricia Campos escribió en el muro: «Jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja»¦ no les han dado su lana».

Ups. Así anda el prestigio de los diputados de la actual LXII Legislatura del Congreso del Estado. Hay personas que creen que la pretensión de revisar la Cuenta Pública para aprobarla o no aprobarla, obedece no al cumplimiento de una obligación, sino a una estrategia para presionar al Ejecutivo estatal a liberar recursos para la Cámara de Diputados. ¡Imagínense!

Mmm»¦ sin embargo, es probable que efectivamente los legisladores hayan tomado la determinación de revisar la Cuenta Pública en los ejercicios fiscales 2014, 2015 y los primeros trimestres de 2016. Vienen arrastrando el pendiente. Aunque, según dicen, no pasada nada si no la revisan o si no la aprueban.

De hecho, el 30 de septiembre venció el plazo para la dictaminación de la Cuenta Pública 2015 y el cachito de 2016.

Correo: rosyrama@hotmail.com

Compartir