Dos apuntes sobre las precampañas

0
147

El proceso electoral en México se encuentra en la etapa de las precampañas electorales y hay dos aspectos a resaltar que, a su vez, pueden marcar algunos indicios del proceso que se avecina.

El primero de ellos consiste en las posiciones que han adoptado los actores políticos, particularmente el PRI y PRD, respecto de las resoluciones emitidas por el Consejo General del IFE en cuanto a la prohibición de difundir la imagen de los precandidatos «únicos» (Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador) en la fase de los procesos internos de selección de candidatos. Lo preocupante se ubica en la disposición de los partidos a no hacerse responsables de sus malas decisiones y para ello están dispuestos a contravenir la legislación electoral.

El segundo aspecto se refiere a la serie de críticas que se desataron en las redes sociales hace unos días, en donde se señaló severamente un comentario de «mal gusto» emitido por un joven, miembro del PAN y servidor público en la Secretaría de Desarrollo Social federal (SEDESOL) en Michoacán. Más allá de lo criticable del comentario, el fenómeno desplegado muestra la fuerte disputa político electoral que están llevando a cabo los partidos en los medios electrónicos, especialmente el internet.

1) Actualmente el proceso electoral se encuentra en la fase de las precampañas en las que, de acuerdo con la legislación respectiva, los partidos deben resolver y seleccionar a sus candidatos a los distintos cargos públicos. No fue a capricho del IFE sino de los partidos que aprobaron las reformas a la normatividad, los que establecieron que estos procesos internos durarían varios meses, al menos hasta inicios del próximo año.

De manera muy adelantada el PRI y PRD definieron a sus candidatos presidenciales, los que ahora fungen formalmente como precandidatos «únicos», eliminando de tajo cualquier posibilidad de competencia interna y así, también, la participación de los militantes en la selección de los abanderados de sus partidos, como actualmente ocurre en el PAN. Una vez definido al candidato, se hace innecesaria una precampaña. En ese sentido, la aparición del precandidato «único» en los medios parecería más un acto de propaganda electoral adelantado y no tanto un proceso de convencimiento entre los militantes de su partido, rompiendo la equidad del proceso electoral de manera adelantada. Así lo entendió el Consejo General del IFE y por ello decidió prohibir la aparición de la imagen de los precandidatos «únicos» en la propaganda interna de los partidos.

Las críticas vertidas por Enrique Peña Nieto en contra de dicha resolución del IFE, acusando la ausencia de inequidad por que ni él ni López Obrador pueden aparecer en los medios de comunicación, a diferencia de los precandidatos panistas, no toman en consideración que la reglamentación electoral establecía de antemano dichos lineamientos. Lo que hoy estamos viviendo en dicho proceso es más el producto de un mal timing político en estos partidos y no tanto una oposición de la autoridad electoral a las postulaciones de Peña Nieto o de López Obrador pues, finalmente, sus propios partidos fueron los que definieron las reglas y los tiempos electorales.

2) El segundo punto refiere a la fuerte disputa política que se está llevando en los medios digitales. El más reciente caso registrado consiste en las críticas y ataques llevados a cabo en contra del PAN debido a los comentarios de «mal gusto» que publicó un joven panista y que, según se dio a conocer, labora en la SEDESOL1 en el estado de Michoacán. Más allá del comentario clasista expresado por él en contra del aspecto de un grupo de mujeres indígenas de la región en que se desempeña, este caso se asemeja a las diversas críticas vertidas en las redes sociales hacia Enrique Peña Nieto tras la pifia que cometió la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, o aquellas que mostraron otros errores durante discursos expresados en mítines políticos, así como los comentarios clasistas de su hija o incluso en donde se hizo mofa de su mala pronunciación del idioma inglés en algunas reuniones internacionales. Asimismo se incluye en esta lista de descalificaciones aquellas imágenes en las que la figura de López Obrador es trastocado y se le presenta como todo un hippie (por aquello del discurso de la «República Amorosa»).

En estas líneas no intento cuestionar la moralidad de estas críticas, burlas o ataques a los precandidatos presidenciales sino lo que quiero resaltar es que este fenómeno se está llevando a cabo en las redes sociales y muestra que al interior de los partidos, particularmente en los equipos de campaña, se están desplegando fuertes estrategias de descalificación de los opositores políticos. Los ejemplos que ponen son indignantes, el caso del joven panista y sus comentarios con sesgos clasistas es un botón de prueba, pero más allá de su contenido, finalmente importa la manera en que se hace «público» y se presenta a la opinión pública pues en el fondo tiene una clara intencionalidad política: descalificar al oponente por cualquier medio. Si esto no fuera así, no tendría relevancia política para la vida nacional lo que dicho panista exprese de su entorno.

Finalmente, estos puntos permiten sacar dos apuntes sobre el desarrollo del proceso electoral. Uno consiste en que los partidos políticos están dispuestos a cuestionar y, si pueden, pasar por encima de la legislación electoral, la cual ellos previamente aprobaron, cuando no se sienten beneficiados por las reglas del juego. Esto es preocupante para la estabilidad de la democracia mexicana. El segundo se encuentra en la intensa vitalidad de la confrontación política que se está desplegando en las redes sociales, espacio que no es regulado por la normatividad electoral. De manera que es ahí en donde están desplegando las campañas negativas que tanto se ha buscado prohibir, así como también es en las redes sociales un foro alterno en donde los partidos están presentes y buscan aprovecharlos al máximo para definir la agenda política y electoral.

* Es politólogo, Doctor en Ciencias Sociales con mención en Ciencia Política por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede académica de México. Actualmente se desempeña como investigador titular nivel A en El Colegio de Tlaxcala, A.C. Ha escrito diversos artículos para revistas académicas centrados en los temas de los partidos políticos, selección de candidatos y elecciones, especialmente enfocados a nivel estatal. Además ha participado en distintos foros de debate sobre la discusión del funcionamiento de los partidos políticos en México.

Contacto:

            email: gustavomtzv@gmail.com

            twitter: @gustavomtzvlds

            tel.: (55) 5538-5156

1.- Ver http://noticias.terra.com.mx/mexico/estados/mujeres-indigenas-huelen-impresionantemente-feo-panista,1659cc5e39184310VgnVCM3000009af154d0RCRD.html