Chatarrización de microbuses

0
82

DR. MIGUEL Ã NGEL MANCERA, JEFE DE GOBIERNO DE LA CDMX:

«Para inventar, necesitas una buena imaginación y una pila de chatarra». Thomas Alva Edison

En los días finales de marzo del 2008 murió por chatarrización uno de los primeros microbuses que entraron a la circulación en la Ciudad de México cuando el jefe de gobierno del Distrito Federal, Manuel Camacho Solís, puso en marcha ese subprograma del plan anticontaminación que, afirmaba, fue el más exitoso de cuantos se crearon en el mundo subdesarrollado.

En  su crónica sobre la muerte de Tío Sammy, el primer microbús chatarrizado, la reportera Nayeli Gómez dijo que «Fueron 16 años de servicio, miles de kilómetros recorridos, ganancias y muchas satisfacciones para su dueño»¦ Se trataba de un microbús modelo 1992, propiedad de don José Santos Martínez, quien se ganó el sustento familiar con ese vehículo. Lo que Nayeli no escribió, porque el gobierno de Marcelo Ebrard no dio a conocer, fueron las estadísticas de los accidentes viales, las víctimas fatales y los heridos que entre 1992 y 2008 muchos hermanos del Tío Sammy habían provocado, pero hasta su partida final Manuel Camacho se mantuvo convencido de que las peseras -como fue su primer bautizo popular- fueron la mejor solución a las combis que debieron ser íntegramente sustituidas por los nuevos vehículos, pero que persisten en diversos rumbos de la ciudad.

«”Pero eso es lo que podía financiar la gente -fue la explicación que Camacho me dio el 23 de abril del año 2007-. Es decir, cuando vienen los problemas de la ruta 100, viene todo el conflicto camionero de la época de Hank González, entonces la ciudad se queda sin camiones y luego sin dinero; y luego vienen los problemas sindicales»¦ Entonces comienza a surgir un transporte paralelo porque, por una parte, estaba creciendo el Metro, pero no era suficiente para satisfacer todas las necesidades de la gente. Entonces, lo que nosotros hicimos como política pública fue: hay que sustituir las combis que eran altamente contaminantes, por microbuses que tuvieran convertidores catalíticos. La diferencia de contaminación era notable y lo otro, que hubiera sido meter autobuses, no ha sido posible hacerlo en ninguna parte del país porque no lo puedes pagar, menos en una ciudad donde tenías el problema de precios controlados»¦

«”Pero contaminando más -le refuté-, por la serie de parches que se le hicieron al modelo original, que le restaron casi por completo sus características técnicas positivas para mantener las grandes ganancias de los concesionarios.

«”Eso -fue su explicación-, te lo puedo asegurar, fue una ventaja enorme respecto a lo que se tenía -las combis-  que Camacho no sacó de la circulación y tampoco lo hicieron sus sucesores, de manera que la política anticontaminante, como casi ha sucedido con todas las demás políticas públicas en México, nunca fue aplicada en su integridad.

Por lo anterior quiero pedirle, jefe Mancera, que nos determine la magnitud real que implica su decisión de desaparecer los microbuses. ¿Cuánto ha avanzado la deschatarrización desde que la inició Ebrard, pero no pasó de unas 500 unidades? A finales de 2015 se llegó a mil 600 microbuses de un total de 24 mil 778 unidades vehiculares, si agregamos motocicletas, vehículos abandonados y otros que cometieron faltas al Reglamento de Tránsito, pero eso no basta. Tiene usted que acabar  con la costumbre de gobernar a chorritos como lo hicieron todos sus antecesores.

Eso ya no sirvió y nunca servirỦ

m760531@hotmail.com
facebook: Leopoldo Mendívil
twitter: @Lmendivil2015

Compartir