Cosas de la mota…

0
91

Crónica Confidencial

SEN. CRISTINA DÃ AZ SALAZAR,
PRESIDENTA COM. GOBERNACIÓN:

 

+La mariguana causa amnesia
y otras cosas que no recuerdo

 

Woody Allen

 

No sé por qué el mundo se hace tantas bolas cuando el tema son las drogas alucinógenas»¦ Como que todo se tergiversa; como que se ven colores estrambóticos, o todo se parece al cielo o, por el contrario, los colores son turbios y el cerebro se vuelve un infierno»¦

Y como todo es así en esas condiciones, aquéllos que se supone están en sus cabales y tratando, además, de arreglar el mundo de quienes lo gozan o lo sufren cuando andan drogos, para usar una voz que abarque todas las causas y los estados; de los que están en sus cabales le hablaba, arreglando ese mundo, de pronto entran en un estado que ¡caray!, hacen pensar, ¿se encuentran bien?

Algo como eso último he estado pensando desde que se formalizaron las conversaciones aquí en México para ver cómo se arregla ese asunto y sus efectos negativos y el primer acuerdo fue comenzar con la mariguana. Lo segundo que sucedió, aun cuando venía de tiempo atrás y, además, del exterior, fue dividir a la hierba por sus usos: médicos los primeros, lúdicos los segundos y se llegó luego de algunos meses de discusiones a la sabia conclusión de que los primeros usos se deberían considerar de gran apoyo para la humanidad por sus múltiples capacidades curativas y ya casi está nuestra Suprema Corte lista para liberarla de todo mal, amen»¦

Y me preguntaba, senadora, si los gringos prohibieron el alcohol, ¿en algún momento habrán discutido si sería conveniente retirarlo de los hospitales? Supongo que tenían muy claras sus diferencias de producto de uso médico y bebida de índole lúdica»¦ Y armaron el alboroto de la ley seca sin mermar el hecho de vaciar poca cantidad en una mota de alcohol para desinfectar heridas. Aquí, hace escasas semanas, casi se declaró fecha histórica el día en que se tomó el primer acuerdo verbal de levantar la prohibición de importar unas medicinas elaboradas con cannabinol para aplicar a unas niñas afectadas cuando, ¡por Dios, se trataba de aplicarlas a unas pequeñas!

Y bueno, ya al menos ese renglón está más que menos hasta burocráticamente aprobado. Ahora queda el rollo lúdico, senadora y mientras su colega panista Gil Zuarth se apresta a sorprender a la nación con su proyecto de Ley Agraria sobre la Siembra, Producción, Cosecha, Distribución y Venta de la Mariguana (o con h si usted desea); proponiendo que este último renglón sea considerado como el caso del maíz, que es operado bajo control del Gobierno de la República, así también que sea la mota, que para derribar su precio de droga ilegal. Conociendo cómo son los capos, no vayan a decidir que si no va a ser de ellos el negocio, entonces se van a morir todos los productores de mota de la República»¦ Ahí les dejo esto para que lo piensen»¦

De su parte, senadora, usted ha avanzado ya su proyecto de ley para eliminar el término «farmacodependiente» de la Ley General de Salud. Supongo que no habrá pensado en eliminarlo del diccionario de la lengua española»¦ Y ha propuesto que en vez de tan agresivo vocablo que más parece un hocicablo, se aluda, quizás, a los pacientes como personas afectadas de mariguanosis, heroinarro, cocainorerea, etc. para que no se les criminalice ni se les estigmatice.

Me apena decepcionarla, senadora, pero como el hábito no hace al monje, tampoco quien quiera molestar a quien usted pretende proteger, simplemente le soltará un ¡p»¦ vicioso! y la habrá hecho»¦

 

lmendivil@delfos.com.mx
m760531@hotmail.com

Compartir