*La nueva relación estado-iglesia 2016, devolvería a la tumba a Benito Juárez

0
142

Cartelera Política

*Se despejan incógnitas de los cinco estados visitados por el papa en México

EXORCISMO DESDE EL VATICANO: Aun sin abandonar México, el Papa Francisco ha comenzado a permear no solo en la nueva relación Estado-Iglesia, o destacar los problemas nacionales sentidos por todos los mexicanos: corrupción, narcotráfico, inseguridad, desigualdad, tráfico de personas, sino la fuerza y penetración del mercado de religiones en el país «“anunciado hace 17 años por este espacio-, la «cultura del desastre» por la que atraviesa la República, temas abordados en discursos profanos-religiosos-políticos, de Francisco, Además de un sistema de partidos pobre deshonesto que no alcanzó el perdón del Vicario de Roma. Incluso se prestó para revelar las relaciones interpersonales al interior del gabinete y hasta distanciamientos de algunos destacados de la alta burocracia con la primera dama Angélica Rivera, como se evidenció en la recepción nocturna del viernes en el hangar presidencial, amén de la filtración de una limosna por 20 millones de euros a José Mario Bergolio por la visita, sumados a las estimaciones de mil 500 millones de pesos que costará toda la logística de cinco días.

Hace 16 años Cartelera Política adelantaba el nacimiento del mercado de las religiones en San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas con la teoría de la Liberación del obispo Samuel Ruiz, donde acude hoy Bergolio a rendir homenaje en su tumba a este obispo que despertó la atención del gobierno de Carlos Salinas con la aparición del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional en demanda de equidad para los pueblos nativos además de México, Guatemala, El Salvador.

Hoy si se levantara de su tumba Benito Juárez volvería a caer aterrorizado al derribarse las columnas que levantó contra una jerarquía católica de 400 años de opresión, al abrirse las puertas de Palacio Nacional al máximo representante de la jerarquía católica quien vuelve a ofrecer apoyo de la iglesia al gobierno mexicano de la que dijo la ha acompañado a lo largo de la vida de la nación. Efectivamente desde la evangelización, hasta el total poder concentrado que finalmente generó la separación iglesia-Estado, la guerra Cristera, hasta volver por viejos fueros con la reciente contra reforma al 24 constitucional que permitió el escenario de estos días de un presidente de la República comulgando públicamente en la basílica de Guadalupe, y las nuevas relaciones entre los Estados Vaticano-Mexicano, en una visible y renovada postración, donde ya no queda duda del relajamiento del estado Laico.

Las reglas de la política son claras y nada es fortuito. Bergolio consumado político escogió con precisión las entidades mexicanas que recorrería y quienes las gobiernan. Más allá de otros signos se privilegió a estados gobernados por el PRI y la Izquierda perredistas, esta última que logró el aborto antes de las 12 semanas o el matrimonios entre personas del mismo sexo, temas de misericordia abordados por el Papa al cuestionarse de quién era él para juzgar a los homosexuales. Chiapas además para abordar y recordar las desigualdades en una entidad de importantes riquezas naturales. Muchos se preguntan por qué Ecatepec fue escogido. Para encontrar la punta de la hebra se tiene que voltear al gobierno de Peña Nieto en el estado de México. Fue en esa diócesis presidida por Onésimo Cepeda cercano a las elites político-económicas y el escándalo «“como el fraude que hizo por 130 millones de pesos en 2010- donde comenzó a fraguarse el cambio de la relación de la iglesia en México. Cepeda acercó a Peña con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín que apoyaría las reformas en el Pacto por México. Lo mismo lo hizo con el Episcopado mexicano donde también participó como aliado de Peña el cardenal de Jalisco Francisco Robles Ortega.

En toda la visita hay diferentes signos que pueden encontrarse y verificarse a la luz de acontecimientos pretéritos. Como no fue gratuito que dirigentes de partidos mayoritarios en tropel acudieran a besar la mano del Papa y pedirle la bendición como bula para el perdón de sus fechorías en contra del pueblo mexicano.

Bendición que por cierto nunca recibieron, aunque ahora presumen que sí cuando agitó las manos el vicario para despedirse.

Qué pasó en el hangar presidencial donde se pintó la raya entre el grupo financiero del ITAM con Angélica Rivera. Como en política también cuentan las formas y actitudes, fue visible como por lo menos dos secretarios a la hora de la presentación al visitante, no existió para ellos la primera dama que no solo no saludaron, sino dirigieron su visita a otro lugar. En cambio otro de los presidenciables la efusión con ella fue de la mayor calidez. Sin duda las patadas en Los Pinos rumbo al 2018 están al orden del día.

Compartir