Sr. Peña Nieto: Narro, ¿otra concesión a la socialdemocracia anti PRI?

0
170
  • El cese de Lozoya, si fue por la indisciplina financiera, comprensible
  • Narro y la socialdemocracia que hace la guerra al PRI liberal para sacarlo de «Los Pinos»
  • Zedillo y Fox, por legalizar la marihuana; y el segundo, hasta a Kate del Castillo defiende

¿Por qué Enrique Peña Nieto vuelve a entregar otra pieza de la corriente liberal-modernizadora, y en cambio regala el capelo cardenalicio a otro elemento adscrito a la corriente socialdemócrata de la masonería mexicana, como José Narro?

Es bien cierto que el joven Emilio Lozoya no sujetó el gasto de Petróleos Mexicanos durante 2015 y se excedió la friolera de 23 mil 209 millones por encima de la meta previamente fijada. Si esta es la razón auténtica de su desplazamiento, entonces Enrique Peña Nieto está ofreciendo una lección de buen gobernante:

 

1.- En el pasado, ni Presidentes priístas ni los Presidentes del Maximato Zedillista, hicieron algo igual»¦ en ninguna de las secretarías de Estado o dependencias y empresas paraestatales y demás. Nunca sancionaron al infractor o al mal administrador.

2.- Así que si el reemplazo del joven Lozoya se debió a que no cumplió con sus metas, hecho que afectó las finanzas públicas nacionales en plena crisis del petróleo, no cabe la menor duda de que resulta plausible.

3.- El que llama poderosamente la atención de los analistas políticos y los analistas de Inteligencia es el nombramiento como cardenal, esto es, como secretario de estado, a José Narro, ex rector de la UNAM.

  • ¿Por qué esa debilidad de Peña Nieto?
  • ¿Qué representa su incorporación al Colegio Cardenalicio, en términos de relaciones de poder entre las corrientes masónicas en pugna en nuestro país, rumbo a las elecciones del 2018 y la definición del destino nacional?
  • ¿Por qué esa concesión a las logias socialdemócratas, en las que los analistas de Inteligencia encapsulan a Narro?

Narro, quien ha exaltado al masón socialdemócrata Salvador Allende, ha sido reiteradamente «galardonado» por la facción que encabeza Luis Maldonado Venegas, quien se ha dedicado, por cierto, a alcanzar la presidencia de infinidad de membretes que le permiten, por llamarlo de alguna manera, competir con entidades para-masónicas como la «Academia Nacional» «“que tiene como uno de sus principales benefactores a Vázquez Raña, ahora en el medio televisivo»“, y la Sociedad Mexicana de Geografía Estadística, de la que por cierto el veracruzano Maldonado ha sido presidente en dos ocasiones.

Maldonado Venegas, como bien se sabe, es junto con Dante Delgado Ranauro, el operador de la masonería socialdemócrata para la conformación de la estrategia partidista interesada en acabar con el PRI liberal.

Pues bien, Maldonado creó su «Academia Metropolitana» y luego, empleando la «Academia Nacional de Historia y Geografía», entrega «reconocimientos» a quién quiere. Uno de los agraciados fue precisamente José Narro, a quien convirtió en «presidente honorario» de la segunda de dichas entidades. Pero lo desafortunado es que ¿cómo fue posible que Maldonado haya realizado tal designación, criticada a soto voce por muchos, dado que dicha «Academia» (la ANHyG) ha sido patrocinada desde el año 1949 por la propia UNAM, por decisión del entonces rector, Luis Garrido? Narro, por lo demás, hubiera rechazado la oferta del veracruzano, al indicarle que no podía aceptar un título así, siendo patrocinador de dicha Academia. Pero en fin.

Por cierto, en la reunión celebrada en 2014, estuvieroncomo miembros de la directiva, «José Elías Romero Apis, presidente de la Academia Nacional, Jorge Cruz Bermúdez, actual Secretario de Educación Pública del estado de Puebla, Carlos Antonio Herrera, Moisés Rosas y Saúl Juárez Vega.»

Y con recursos públicos, provenientes de la «BUAP» (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla), Maldonado Venegas «“quien fue secretario de Gobierno y de Educación Pública del actual gobierno poblano, que encabeza Rafael Moreno-Valle, se editó un libro del cual el socialdemócrata venezolano y José Narro, escribieron el pórtico y el prólogo, respectivamente. La obra es de Arturo Olmedo Díaz.

Es más, como bien se sabe, incluso Narro acompañó a los veracruzanos Maldonado Venegas y Dante Delgado en el apuntalamiento político de Juan Ramón de la Fuente, como una alternativa del zedillato, o sea de «los cachorros de Luis Echeverría», para las elecciones del año 2018. Estuvo con ellos en la entrega de otro de los «premios», «preseas» o «galardones» que tanto gusta de regalar Maldonado, al también ex rector, como se puede apreciar en la fotografía.

Lo mismo ha participado Narro en las Jornadas Internacionales de la Izquierda Democrática que gobernadores mexicanos de la masonería socialdemócrata han patrocinado, tanto el año pasado como el actual. Claro, habría que puntualizar que la de este 2016 fue suspendida en Puebla, no así en otros estados de la República, pues las sesiones se habían planeado con la participación del gobernador Rafael Moreno-Valle, después de que la asamblea del PRD en Puebla aprobara la alianza con el PAN. Sin embargo, como tal reunión aprobó lo contrario, luego de una golpiza en la que hasta los dedos le mordieron al amigo de Maldonado Venegas, Jorge Cruz Bermúdez, entonces Los Chuchos, Maldonado y demás, prefirieron que los trabajos programados para realizarse en la ciudad de Puebla, se efectuaran en otro sitio.

Pero de cualquier forma, ahí estuvo Narro. Participó.

De tal suerte que podrían ser citados muchos datos más en torno a la relación del exrector de la UNAM con la masonería socialdemócrata, interesada en derrotar al PRI.

Así las cosas, el nombramiento de Narro, como secretario de Estado, vuelve a desconcertar. Tanto, como el de Virgilio Andrade Martínez en la secretaría de la Función Pública, siendo del mismo grupo y ex asesor o contratista del gobierno poblano de Melquiades Morales, cuando Rafael Moreno Valle era secretario de Finanzas, y tanto Fernando Manzanilla como Luis Banck también cobraban, aunque como empleados. ¿Qué le parece?