No hay evidencia de que normalistas fueron incinerados en Cocula: EAAF

0
159

El equipo de forenses argentinos determinó que no hay evidencia biológica y física que permita concluir que los 43 estudiantes desaparecidos en 2014, en Iguala, Guerrero, fueron incinerados en el basurero de Cocula, como lo las autoridades federales lo han señalado.

Este martes el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) detalló que en el basurero de la municipalidad de Cocula ocurrieron múltiples incendios en diversos momentos, que si bien lograron identificar restos óseos de por lo menos 19 personas, no tienen evidencia de que corresponda a los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa

En conferencia de prensa desde el Centro Prodh, Santiago Aguirre, detalló que tanto el equipo argentino como el GEI evidenciaron que México tiene una grave falta de independencia en los servicios periciales, y en tanto no se saque de la procuraduría seguirá siendo necesario la intervención de peritos independientes.

En cuanto al dictamen, dijo que se trata de un dictamen multidisciplinario, integrado por más de 25 personas que cuentan con la acreditación necesaria, además de resaltar que su trabajo se hace público no como el realizado por la PGR, mismo que no se ha dado a conocer.

Añadió que continuar con indagatorias en el basurero, desde la perspectiva de los padres de familia, es pérdida de tiempo, distraerse de la búsqueda profunda que es necesaria realizar en un caso de importancia como este.

Por último indicó que el dictamen fue presentado este mismo día a la Procuraduría General de la República, que cuenta con su acuse de recibo, además de que ya se ha solicitado una reunión con la procuradora, Arely Gómez, para que de viva voz de los peritos tenga conocimiento de las conclusiones a las que se llegó.

Las evidencias e indicios recogidos en el Basurero de Cocula fueron analizadas por peritos del EAAF desde noviembre del 2014 a septiembre del 2015. El equipo multidisciplinario del EAAF que analizó esta evidencia proviene de las siguientes disciplinas: dinámica de fuego, antropología, arqueología, criminalística, balística, botánica, entomología, odontología, anatomía, genética, analistas de imágenes satelitales y fotografía. La necesidad de la interdisciplina y el permanente cruce de las conclusiones de cada área es fundamental en la investigación forense y ha sido indispensable para entender el sitio Basurero de Cocula.

Asimismo, indicaron que durante la recolección de las bolsas con restos en el río, los miembros del EAAF no estuvieron presentes, además de que la bolsa no fue encontrada en una diligencia formal que hiciera el ministerio público, sino que fue hallada por los buzos de la Marina y después anexada mediante oficia a la averiguación previa.

Así, el grupo sostiene que no hay evidencia científica para asegurar que esos restos provenían del basurero y que en el lugar hubo múltiples incendios de diversa intensidad a lo largo de años, pero ninguno de las dimensiones necesarias para quemar a 43 personas.

Este es el segundo reporte en que el EAAF rechaza la conclusión que presentó el gobierno mexicano sobre la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014, cuando los normalistas fueron atacados y detenidos por policías de Iguala y presuntamente entregados a miembros del crimen organizado quienes los incineraron en el basurero de Cocula, determinada como «verdad histórica» por el entonces procurador Jesús Murillo Karam.

De igual manera, en septiembre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aseguraron que tras encargar un peritaje independiente, se determinó que los normalistas no pudieron ser incinerados en el basurero.

Hasta ahora las autoridades han dicho que se ha identificado a dos estudiantes a partir de restos encontrados en las bolsas: Alexander Mora y Jhosivani Guerrero, aunque sólo con el primero se logró una identificación plena vía ADN.