Un gran adiós a Eduardo Sojo

0
189

Crónica Confidencial

ESTIMADOS LECTORES:

+Quien acostumbra viajar, sabe que
es necesario partir algún día

Paulo Coelho

 

Entre los panistas que durante la primera docena de años de este siglo ocuparon altos cargos en los gobiernos que ese partido logró ejercer, sin duda Eduardo Sojo Garza-Aldape fue el mejor de todos.

Sojo fue jefe de la Oficina de la Presidencia para Políticas Públicas y luego coordinador del gabinete económico en la administración de Vicente Fox y uno de los pocos que trascendieron al gabinete de Felipe Calderón, nada menos que como secretario de Economía, pero cuando llegó el momento de cambiar la Presidencia de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el INEGI -como sabemos, un organismo autónomo encargado de realizar las estadísticas y otros estudios que permitan conocer e interpretar la situación general del país-, hubo consenso general en que Calderón lo propusiera para sustituir a Gilberto Calvillo Vives.

Pero todo en esta vida tiene un límite y el último día de este mes será también el último de Eduardo Sojo al frente del INEGI.

El INEGI ha corrido con la suerte de ser siempre presidido por personajes de un gran valor profesional en sus respectivas especialidades. Su origen más lejano es la Dirección General de Estadística, creada en el año de 1882 como parte de la Secretaría de Fomento, Colonización, Industria y Comercio, que para el año de 1968, incorporada a la Secretaría de la Presidencia, fue denominada Dirección General de Geografía y estuvo adscrita a la Secretaría de la Presidencia hasta 1983, cuando pasó a ser el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Todavía la administración federal anterior ajustó algo más su nombre: Instituto Nacional de Información Estadística y Geografía, pero no sus funciones. Ha sido presidido por Pedro Aspe, Rogelio Montemayor, Carlos Jarque, Antonio Puig y los dos arriba mencionados.

Eduardo Sojo Garza-Aldape, economista de profesión, es un funcionario que ha sabido llevar con honor el calificativo de servidor público»¦ ¿Ha hecho política?… ¡Claro que sí!, pero nunca de la electorera ni la minúscula politiquería del montón y del escalafón, sino de la que se escribe con letras mayúsculas y a la cual se llega por los méritos profesionales y las cuestiones de gran alcance técnico, social e incluso político en que se ha participado; y en el INEGI, como ha sido su costumbre, deja su huella en el importante incremento rutas de investigación y de información que su administración incrementó.

No suele este espacio aludir en términos laudatorios a los personajes públicos, a menos de que sean mentes de gran altura y voluntades de gran entrega a las causas humanas. Hoy, en vísperas de que Eduardo Sojo Garza-Aldape concluya su gestión de dos periodos al frente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, dice de él lo que nunca antes dijo, porque existen diplomas en las mentes de muchos que lo han conocido y bastantes que han trabajado con él y avalan estas palabras.

Gracias a este panista único y lamentablemente irrepetible, por lo que le ha dado al país. Le mando a quien no me une ninguna relación amistosa, sino otra bastante escasa en encuentros, pero rica en buenas experiencias profesionales, mi profundo respeto. Y mi eterno reconocimiento. Y mis mejores deseos»¦

 

lmendivil@delfos.com.mx
m760531@hotmail.com

Compartir