Descalificar, enfrentar y sustituir

0
271

Una colorada (vale más que cien descoloridas)

Felicidades a mis maestros en donde quiera que hora estén, en especial a las de secundaria y la de 6o de primaria: Emma, Heriberta, Carmelina, Esther, Cecilia, Estela Sra. Montiel, y todas las que me salvaron

Cuando un grupo de adolescentes «“lo mismo juniors que miembros de una pandilla de marginados»“ se proponen fastidiar una fiesta, su primer impulso es criticar a los anfitriones, esparcir rumores negativos y a final del día organizar otro evento en la misma fecha a igual hora. En la lucha de intereses comerciales y políticos, sucede algo similar. El 15 de mayo por ejemplo desde hace décadas en México se ha celebrado el día del maestro y, más allá de los actos protocolarios, los alumnos «“desde primaria hasta licenciatura»“ ocupábamos ese momento para reconocer la trascendente labor de quienes decidieron por vocación trasmitirnos su experiencia, sin deparar siquiera en que sus condiciones de empleo fueran favorables «“en términos de salarios, perspectivas de carrera profesional etc.»“ confiando en que su capacitación para llegar al frente del aula era la idónea, pues respetábamos su autoridad y salvo excepciones ellos nos cuidaban y hasta amaban. ¿Qué pasó para llegar al punto de dudar si aceptamos una oferta para dar clases? ¿Cómo es que la labor pedagógica dejó de ser una aspiración de muchos jóvenes en busca de desarrollo? ¿Quién paga o está interesado en el desprestigio de los docentes, sobre todo de centros educativos públicos?

Por lo pronto tanto en México como en Colombia el 15 de mayo tiene ya la competencia de una fiesta internacional instituida en 1993 por la asamblea General de las naciones Unidas. El día internacional de la familia, pretende reflejar a esta como «unidad básica en la sociedad» Dicha celebración acordada justo unos meses antes de que entrara en vigor el TLC ¿ha logrado «crear conciencia y movilizar a la gente para que ame, cuide y proteja a su familia? ¿Se estará avanzando en promover la igualdad de género y derechos de los niños en el contexto familiar ante el aumento incontrolable de familias cuyos padres son solo uno? ¿Será violencia doméstica, el abandonar a los hijos para acudir a una marcha de protesta, un mitin de proselitismo o peor aun llevarlos a marchar?

Por lo pronto el día del maestro mexicano ahora se nos presenta como la ocasión para los medios de denostar en vez de dar apoyo unánime a los docentes como postula la UNESCO, desde hace dos décadas[1] ¿De qué manera ha cumplido México este compromiso de aumentar la calidad de su sistema educativo? El gobierno actual ¿puede cabalmente apoyar a sus docentes, si estos están divididos y se prestan para maniobras políticas perversas? ¿Es leal para con México prostituir a las familias y a los maestros cuyos líderes en vez de dar clases se ocupan de pagar viajes al extranjero para «acusar» a su gobierno? Trágica es la pérdida de un hijo pero ¿animar a los padres, hermanos o familiares a tomar acciones de violencia y descalificación fortalece o debilita más al sistema educativo, y en general a México?

Por lo pronto la táctica de descalificar a la par del enfrentamiento en nuestro sistema sigue vigente: la CNTE contra el SNTE, las familias modernas que confían la vida de sus hijos a guarderías «“centro de desarrollo infantil se llaman ahora»“ prepas populares, escuelas «patito» de todos los niveles y hasta líderes «“religiosos, filosóficos, de acondicionamiento físico etc.»“ culpan a los maestros por la pésima ortografía, y las muy limitados aptitudes en física, química o matemáticas y con una serie de deformaciones conductuales[2] contra las familias nucleares tradicionales a las cuales se les califica de anticuadas o represoras.

Los artífices de mundo global y el comercio como sustento de toda la actividad humana, llevan en México más de dos décadas, descalificando «“a los gobiernos, las instituciones, los políticos»“ enfrentando «“a los viejos contra los jóvenes, los heterosexuales contra los homosexuales, las mujeres contra los hombres, los educados contra los nacos, los pobres contra los ricos, los nacionales contra los extranjeros y lo público contra lo privado»“ y sin que muchos los perciban han empezado a sustituir, la esencia misma de nuestra patria.

En la euforia de la alternancia, pocos prestaron atención a la substitución del modelo económico. Llegó un supuesto priísta que al marcar la sana distancia concretó el desmantelamiento institucional para sacar de lo público el patrimonio del pueblo en apoyo a quienes desde los 80 gustaron del modelo fraguado fuera de nuestra fronteras. Luego para mantenernos «encantados» vino la alternancia. El PAN y el PRD, llegaron para continuar sustituyendo, sin descuidar por cierto la descalificación y el enfrentamiento, este último en todo su apogeo durante los últimos tres años. ¿A quién conviene un presidente de imagen débil y vapuleado por los poderes fácticos? ¿Se sabe el nombre de los autores del fuego amigo? ¿Quién gana si la democracia que tanto festinamos es apabullada por el abstencionismo? ¿De verdad las familias lograron el pasado viernes un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo de la sociedad? ¿Están conscientes de la forma en que serán afectados sus hijos, si por la vía del voto nulo le dan el triunfo a los enemigos de México? Nos ha costado mucho «“no solo en recursos pecuniarios»“ el contar con marcos jurídicos que respaldan la democracia y los derechos de mujeres, hombres y niños.

¡No permitamos que una involución[3] propiciada por los traidores de adentro y los ambiciosos de fuera para sustituir lo bueno con algo distinto a lo que históricamente como pueblo hemos forjado!

 

[1] En 1994, esta entidad internacional decretó el 5 de octubre como el día mundial de los docentes. A estos los considera como «una inversión en el futuro de los países considerando que es imposible prever lo que los niños de hoy tendrán que afrontar durante su vida adulta, de modo que los docentes de ahora y de mañana necesitan las competencias, los conocimientos y el apoyo que les permitan satisfacer las distintas necesidades de aprendizaje de cada niña y niño de hoy»

[2] En el tan promocionado bullying, unos se empiezan a desarrollar como victimarios y otros como víctimas. Los niños aprenden a despreciar a la autoridad porque si un maestro intenta disciplinar se afrenta a los derechos humanos y si bien es real la presencia de abusadores sexuales, también lo es que cualquier compañero de trabajo o padre acelerado, puede acusar al profesor de pederasta, sin que haya autoridad judicial dispuesta a indagar seriamente y hacer justicia.

[3] «Los jóvenes hoy día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida y faltan el respeto a sus maestros» Sócrates

Compartir