-Axiomas de la banca española

0
125

POR LA ESPIRAL

«La comunicación fortalece los vínculos imperecederos»

La larga crisis económica que ha aquejado a España en los últimos años muestra atisbos de quedar en el ayer: el año pasado el PIB creció 1.4% y para 2015, las estimaciones oficiales cifran el crecimiento en torno a un 2.8 por ciento.

No obstante, la nación ibérica enfrenta todavía una serie de desafíos para poder cantar albricias y no es únicamente el lastre socioeconómico derivado del desempleo con 5 millones 545 mil 700 personas paradas o el asfixiante peso de la deuda pública sobre del PIB del 98.3%; el pendiente también está relacionado con el sistema financiero.

La banca española no concluye aún con su proceso de transformación, saneamiento y adelgazamiento. Además de las fusiones en stand by la liposucción a la que obliga tanto el Banco de España como el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Económica Europea conlleva la reducción de costos vía el cierre de más oficinas bancarias.

La economía que otrora presumía de sus elevados niveles de bancarización ha visto reducir un 30% el entramado institucional y el escenario desdibuja un mayor cierre de sucursales por lo menos hasta 2019.

En su conjunto el sector bancario español será más pequeño contará con instituciones de crédito de tamaño mediano y grande, en suma, la Ley de Darwin terminará imperando dado que las cajas de ahorro e instituciones pequeñas serán absorbidas.

Los parámetros de bancarización están alterándose al menos en cuanto a disponibilidad de sucursales per cápita refiere sobre todo en una economía que hasta hace relativamente poco presumía de la penetración de las sucursales en la geografía ibérica. «Ni un español sin cobertura bancaria», se decía.

De acuerdo con datos del Banco de España y la Asociación Española de Bancos (AEB) en 2008 había 46 mil 167 oficinas bancarias que daban empleo a 270 mil 582 trabajadores. La cobertura per cápita era de una sucursal por cada un mil 096 habitantes.

A principios de 2015 la reconfiguración era distinta, empero, sigue inacabada: el sector bancario ha adelgazado poco más del 30% con 32 mil sucursales en operatividad y una reducción considerable en su personal, tras perder el empleo 30 mil 582 trabajadores desde ejecutivos de cuenta hasta auxiliares de menor nivel.

La cobertura per cápita -en el primer trimestre del año- es de una sucursal por cada un mil 400 habitantes y la intención de las autoridades españolas es continuar con la ola de fusiones, concluir el saneamiento contable y aminorar la presencia física de las instituciones a fin de que el radio de cobertura ciudadana sea de una oficina por cada 2 mil 200 o 2 mil 500 habitantes.

¿Qué tan densa es la cobertura bancaria en España? ¿Corre el riesgo de la subbancarización con la estrechez en infraestructura física que se avizora? Si se le equipara con México, algunos datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) revelaron que en 1994 había una disponibilidad de una sucursal bancaria por cada 17 mil 962 habitantes; para el cierre de 2008 la cobertura per cápita era de una sucursal bancaria por cada 10 mil 771.54 habitantes lo que implicaba que el 86% de los hogares en México tenían entonces deficiencias de cobertura bancaria.

A finales de diciembre de 2014, la CNBV informó de la existencia de una red de 12 mil 700 sucursales en todo el país, lo que implica una cobertura per cápita de una oficina bancaria por cada 9 mil 448 habitantes.

Ahora bien, comparado el modelo bancario español con el resto de economías preponderantes de la locomotora europea, resulta que España es el país que más ha destruido su infraestructura en sucursales bancarias.

En el lapso de 2009 a 2013, España pasó de tener 44 mil 431 oficinas bancarias a 33 mil 713, un 24.12% menos; en tanto que Alemania, reportó 38 mil 851 sucursales en funcionamiento y en 2013, un total de 36 mil 155, un 6.93% menos.

El modelo germánico bancario que es utilizado de referencia en cuanto a atención per cápita distribuye una sucursal por cada 2 mil 023 habitantes.

Por su parte, en 2009 Italia tenía 34 mil 030 sucursales, con los años cerró 2 mil 271 para dejar en funcionamiento 31 mil 759 oficinas, en tanto que, Francia en dicho intervalo de tiempo pasó de 38 mil 311 a 37 mil 862 sucursales una reducción de 1.17 por ciento.

Compartir