Sin reformas habrá estancamiento, o regresión: Diego Valadés

0
176

El jurista Diego Valdés Ríos, miembro del Colegio Nacional, asevero que el sistema constitucional mexicano necesita renovarse, y modificar la forma del ejercicio del poder y la relación del poder con los ciudadanos, pues de lo contrario el futuro de México sin reformas será de estancamiento o regresión.

El participar como moderador en la serie de Mesas Redondas «Constituciones en Movimiento» con la participación de analistas políticos como Roy Campos, Carlos Elizondo, Francisco José Paoli, y José Woldenberg, el Colegio Nacional concluyó así una serie de comentarios, análisis, propuestas  y conclusiones sobre la vida política de nuestro país desde nuestra Constitución de 1917 en las Mesas Redondas bajo el tema Constituciones en Movimiento.

Las Mesas Redondas fueron moderadas por los miembros del Colegio Nacional Héctor Fix Zamudio y Diego Valadés, quienes coincidieron los ponentes en que el clamor popular  va en el sentido de un cambio pero sobre todo por un mayor control en el poder, y surge el dilema, tanto de los que quieren la reelección como los que no la desean.

Lo que se tiene que hacer es prestigiar la Constitución como un modelo de vida, como una regla a seguir, y es por eso que hay que subir pero en mucho el prestigio de la Constitución.

Quienes claman por un no a la reeleción, creen que la reeleción va a empoderar más a los políticos y va a perjudicar al pueblo.

Y quien quiere la reelección es porque creen que así va a haber mayor control de la ciudadanía sobre el poder político y mayor representatividad social sobre se poder  político.

En ese sentido Roy Campos definió que la gente desconfía de los cambios en las leyes,

pues cree que es para defender intereses de los poderosos y no los del pueblo.

La ley no se aplica para proteger a la gente sino proteger a los poderosos;  con los pobres las leyes son más estrictas, agrega Roy Campos.

La gente se resiste a respetar las leyes porque hay quien viola las leyes y nadie los toca, siendo los policías y los políticos los que más abusan de ese poder que tienen de no respetar las leyes, reitera el experto.

Por su parte, Carlos Elizondo dijo sobre la Constitución que para la mayoría de la ciudadanía no están muy claras las reglas del juego que regulan su relación entre ciudadanos y el estado.

La Constitución de México, agregó, impone innumerables restricciones en la sociedad, pero al mismo tiempo no dota de capacidades al estado para ser la labor de regulación, de imposición de la ley que en otras sociedades existen. Tiene la Constitución mucha regulación y pocas capacidades, abundó.

Citó como ejemplo que una de las restricciones de la Constitución es en el sentido de que los ciudadanos no pueden sin ser miembros de un partido político participar como candidatos.

Son claras las restricciones en cuanto a libertad de expresión, pues tiene tantas restricciones sobre que se puede hacer y decir en materia de compra de espots, incluso crítica de adversarios con algunas sentencias del Trife, y demás.

Restricciones en materia laboral, incluidas en la Constitución: Elizondo.

Lo que más molesta de la justicia es la inequidad y la impunidad, y puso como muestra el amparo, pues éste es uno de los candados jurídicos que se ha vuelto el instrumento que disminuye la capacidad del estado para cobrar impuestos, para regular en materia de telecomunicaciones, para regular urbanamente la ciudad,  pues con un amparo,  cualquiera puede construir una torre donde quiera, y hay quien se ampara para pagar el predial y eso no es nada más que incapacidad del estado ante esa impunidad.

Compartir